¿Existen diferencias entre los conceptos financieros “sobrevaloración” y “burbuja”?

Se trata de dos conceptos distintos, que a veces se confunden. Por eso, en este artículo de Inversor Global te vamos a explicar detalladamente cada uno. 

Si estás dando tus primeros pasos en el mundo financiero o si en verdad ya hace algunos años que invertís en la Bolsa pero todavía no sabés con seguridad cómo diferenciar una “sobrevaloración” de una “burbuja” financiera, no te preocupes.

Sí, no te preocupes porque si bien es verdad que deberías tener estos conceptos en claro, en este artículo te vamos a ayudar a ponerte al día.

Básicamente es muy importante que diferencies los significados de cada una de estas palabras porque, como más adelante vas a ver, conllevan a consecuencias y accionar (de tu parte) distintas.

Prestá atención:

Sobrevaloración: un llamado de alerta

Cuando hablamos de sobrevaloración estamos haciendo referencia a que un activo (las acciones de una empresa, por ejemplo) cotiza por encima de su valor “justo”. Ésta se da muy a menudo, es algo bastante normal, y se produce con frecuencia.

Primero lo primero: hay que tener en claro de qué se trata que el valor “justo” de una empresa… eso es algo que no sabe nadie. Muchos economistas podrán tener su propia estimación, pero todas esas suposiciones no son más que opiniones subjetivas, no datos objetivos.

Debido a eso, es fácil entender que es casi imposible que una acción cotice a su valor “justo”, aunque supiéramos que ese valor “justo” son exactamente 10 pesos, por ejemplo.

Por eso, lo normal es que la cotización esté por encima o por debajo de ese valor “justo”.

Supuestamente, a 9,50 pesos estaría infravalorada y a 10,50 pesos estaría sobrevalorada. Sin embargo, en la práctica, se llama “sobrevaloración” cuando el activo cotiza claramente por encima de su valor justo, e infravaloración al hecho de que cotice claramente por debajo de su valor “justo”.

¿Y cuánto es “claramente”? Eso también es algo subjetivo, no hay reglas fijas.

Podríamos hablar de un 20%, pero también un 30%, ó un 50%. Para algunos la sobrevaloración comenzará en el 15% y para otros en el 25%. Como tampoco sabemos exactamente cuál es el valor “justo”, en un mismo punto una persona puede considerar que la cotización está un 20% por encima de su valor “justo” y otra que está un 26% por encima de ese valor “justo”, ya que cada una de ellas ha estimado un valor “justo” diferente de la otra.

La sobrevaloración, y la infravaloración, son situaciones normales y habituales. Una empresa que esté sobrevalorada en un momento dado, corregirá esa sobrevaloración antes o después (normalmente con una caída de las cotizaciones, aunque también podría suceder que la cotización se mantuviera estable o subiera y que el valor real de la empresa subiera más, eliminando esa sobrevaloración).

Burbujas que estallan

Las burbujas serían una versión mucho más peligrosa que la sobrevaloración… ¿por qué? Porque las burbujas estallan.

Es decir, estaríamos frente a una burbuja financiera cuando la sobrevaloración se vuelve extrema. ¿Y cuánto es “extrema” exactamente? Pues ocurre lo mismo que con el “claramente” anterior, no hay fronteras exactas.

Las burbujas no suceden habitualmente, sino en momentos puntuales, que suelen quedar en la memoria. Las burbujas, como la de las puntocom de los años 1999-2000, son algo que queda en la Historia, y que se recuerdan siempre.

Históricamente, las burbujas financieras han explotado en momentos en que los involucrados no cuentan con un plan de contingencia para atenuar los efectos de éstas sobre sus intereses. En múltiples oportunidades los expertos han discutido sobre la posibilidad de detectar las señales que denotan la formación de estas “burbujas”pero la realidad es que es muy difícil detectarlas a priori.

Comprar una empresa sobrevalorada es un error, que debe evitarse, pero no es una tragedia. Comprar en una burbuja sí es un error grande, casi podríamos decir que una “tragedia”. Hay compras realizadas en momentos de burbuja que nunca serán rentables ya que, por muchos años que pasen, el inversor que las hizo y las mantuvo no conseguirá ganar poder adquisitivo, o al menos harán falta muchas décadas para que deje de perder poder adquisitivo con esa inversión.

Hay que procurar evitar comprar empresas sobrevaloradas, aunque sabiendo que a no ser que seamos unos genios, alguna vez compraremos alguna empresa sobrevalorada. Y hay que evitar por todos los medios evitar comprar en una burbuja, porque eso si es un problema importante. No se preocupe, evitar comprar en burbujas es algo que está al alcance de cualquier inversor.

En resumen, en ambos casos, el precio del activo está por encima de su valor “real”, pero en el caso de las burbujas, el precio está mucho más por encima y si invertimos en ella quizás nunca sea rentable la inversión con el paso de los años tras la explosión de la burbuja.

¿Nos encontramos en la actualidad frente a una burbuja financiera? Para responder eso hemos armamos un Informe Especial de forma totalmente gratuita en el que obtendrás solución a esta duda.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido