¿Cuál es el mejor momento para invertir?

El VIX, el índice que marca la volatilidad en Wall Street, se ha mostrado menos propenso a hacernos ganar pese a todos los eventos negativos ocurridos en 2016. Te contamos qué pasa.

2016 podría ser recordado como el año en que Wall Street se colocó una armadura y se blindó contra uno de sus peores enemigos: el miedo.

¿Por qué te decimos esto?

Por la simple razón de que el mercado norteamericano ha aprendido a absorber las malas noticias con mayor rapidez y menor alarma al pánico.

¿De qué otra forma podrías explicar que ni el Brexit ni Donald Trump lograron tumbar a los principales índices bursátiles de Wall Street de su pedestal?

Tal y como te hemos dicho antes: durante 2016, el S&P 500, el Dow Jones, el Nasdaq y el Russell 2000 se han colocado en máximos históricos a pesar de toda la incertidumbre en los mercados.

Al final, Wall Street nos ha regalado una extraordinaria curva en cada uno de sus índices y, gracias a ello, hemos sido capaces de maximizar nuestras ganancias.

Te probamos lo que estamos diciendo…

Detrás del VIX

El índice VIX, el código del Chicago Board Options Exchange Market Volatility Index, ha subido menos en 2016 ante escenarios negativos.

Se supone que cuando hay volatilidad, el VIX alcanza una cifra elevada y se correlacionan con caídas del S&P 500, indicándonos que hay miedo y pesimismo.

Por ende, cuando el VIX está en mínimos, hay alegría y confianza…

Aunque existen otros índices de volatilidad, como son el VXN para el Nasdaq 100, el RVX para el Russell 2000 y el VXD para el Dow Jones Industrial Average, el VIX es el más famoso y utilizado.

vix

La recuperación de Wall Street

Pero lo impresionante es que en el último año cada caída del mercado fue una oportunidad de compra. Los retrocesos fueron cada vez menos severos y la recuperación, más rápida.

¿Qué ha pasado?

Simplemente el mercado ha aprovechado esas bajas como oportunidades de compra a la vez que el VIX ha mostrado saltos menores, porque los inversores entran en manos caen en menos pánico.

Por supuesto, no te estamos diciendo que todos ganan: los bajistas siguen siendo los grandes perdedores porque es lo más riesgoso de apostar en Wall Street.

No es para menos…

El Black Monday

Desde mediados del año 2015, el mercado bursátil ha transitado varios escenarios turbulentos.

El primero fue el 25 de agosto de 2015, conocido como el Black Monday, que llevó al Dow Jones a 15.300 puntos, con una caída inter diario cercana al 7%.

Este evento pudimos observarlo de cerca con el VIX, que llevó al nerviosimo de los inversores a niveles del año 2008, en plena crisis financiera internacional, marcando una suba del 322% en cuestión de semanas.

La suba de tasas de la FED

Ya en enero de 2016 volvimos a verlo…

El mercado bursátil americano sufrió pérdidas regresando a sus niveles mínimos y provocando el peor inicio del año de Wall Street desde 1930.

Esas pérdidas se dieron después de que la FED decidiera elevar la tasa un cuarto de punto, sumado a la volatilidad en el mercado petrolero y las dudas respecto de la fortaleza en la economía China y los mercados emergentes.

¿Qué le pasó al VIX?

Este índice también incorporó el pesimismo rápidamente aunque con un nivel menor que el registrado en el evento extremo de agosto de 2015, subiendo 133%.

En ambas ocasiones el mercado absorbió la noticia con rapidez y representó una oportunidad de compra, para que la tendencia alcista de fondo se reanudara en un corto plazo.

Luego a mediados de este año tuvimos otro evento inesperado relacionado con el referendo en el Reino Unido, en el que ganó el Brexit.

El mercado también tuvo un impacto inicial negativo y luego retomó la tendencia alcista de fondo generando nuevos máximos.

De hecho, el VIX subió aunque en esta ocasión volvió a ocurrir lo mismo que había pasado en el evento previo. El índice del miedo subió en una menor escala respecto de lo ocurrido a comienzo de 2016 con la crisis petrolero, la suba de tasas de la FED y las dudas respecto de China.

La elección de Donald Trump

A su vez, el rally del VIX representó una tercera parte de lo que había subido en agosto de 2015 con el Black Monday.

El último todos creyeron originalmente que sería definitivo: la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos.

El mercado, como sabrás, reaccionó con pérdidas superiores al 4%. Dicho pánico fue absorbido con bastante rapidez y el mercado retomó la senda alcista y generar un nuevo máximo.

banner

¿Cuál es la conclusión?

El mercado ha aprovechado cada caída como una oportunidad de compra, de modo que nunca se ha anulado la tendencia alcista de fondo.

Por ende, el VIX asume los eventos negativos extremos con menos pesimismo ya que dicho índice ha generado un rally de menor magnitud.

La lección es que si elegís el pesimismo y apostás a la baja de las acciones en Wall Street deberás tener un nivel de acierto elevado y seguir el mercado día a día para aprovechar las oportunidades, ya que cada día son menos.

Esto no quiere decir que el mercado pueda generar un ajuste profundo o entre en un mercado bajista a mediano plazo, pero la fortaleza en la tendencia alcista aún es muy fuerte, a la vez que el nivel de pánico en cada ajuste es cada vez menor.

Si te quedan dudas respecto al máximo récord alcanzado en Wall Street, solo tenés que revisar el Informe Especial que hemos elaborado de forma totalmente gratuita.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido