Ajustate el cinturón: 2017 viene cargado de volatilidad

¿Qué nos deparan los mercados para el próximo año? y ¿cómo nos preparamos? Contestamos estas preguntas y te contamos cuáles son las mejores opciones para encarar lo que se viene.

El año 2016 fue bastante parecido a una montaña rusa. Los mercados de valores no podían evitar las violentas ondulaciones en el precio de sus acciones, pero es parte del pasado. La pregunta es ¿qué nos depara el año 2017?

¿La verdad? Ajustate el cinturón que 2017 será otro año cargado de volatilidad

Ya faltan pocas sesiones para cerrar el ejercicio 2016. Si echamos la vista atrás, la volatilidad es lo único que representa perfectamente a la Bolsa.

Las perspectivas para el año 2017 no son diferentes: seguirá siendo un año con fuertes ondulaciones aunque, con subas muy jugosas para los mercados…

Hace un año, nos encontrábamos dibujando las perspectivas para este 2016 y, como siempre, estaba repleto de variables.

¿Cómo estará el petróleo en 2017?

De cumplirse, esas variables arrollaban a los mercados. ¡No celebres! Esos eventos al final se cumplieron, pero no fueron tan malos como se pensaba.

Para empezar, el desplome del precio del crudo.

Entonces sonaban mucho las estimaciones de Bank of America Merril Lynch que hablaba de un barril en 50 dólares para 2016.

Bueno, el barril llegó a cotizarse por debajo de los 30 dólares, un nivel que no veíamos desde el año 2003.

Para 2017, una vez llegado a un acuerdo de producción con Irán, las previsiones apuntan a que seguirán los vaivenes, pero el precio del crudo se incrementará en 30% durante los próximos meses, hasta los 60 dólares por barril y podría superar incluso los 85 para 2019.

Luego vino el Brexit…

¿Lo recordás?

¡Cómo olvidarlo! ¿no? El pasado 23 de junio, los británico votaron a favor de salir de la Unión Europea. A pesar de que no fue un resultado uniforme en todo el país, el gran peso demográfico de Inglaterra fue decisivo para inclinar la balanza a favor de su salida.

Nada fue previsto por los mercados…

Incluso 3 días antes se contaba cómo los activos de riesgo apostaban a que no habría Brexit.

Bueno, un día después, los mercados despertaron con fuertes caídas. No solo en Europa, sino en todo el mundo.

Todavía hay mucha expectación acerca de cómo se llevará a cabo el proceso y el impacto que esto tendrá a nivel económico no solo para la economía británica sino también para el resto de regiones que forman parte del conglomerado europeo.

Y Donald Trump

De último, el postre…

Por último, la victoria de Donald Trump. Cuando se hablaba de las elecciones estadounidenses, pocos podrían pensar que el republicano sería quien termina por sentarse en el despacho oval.

En este caso, aunque también era de prever una debacle de los mercados, no fue contundente como con el Brexit. De hecho, los índices tocaron máximos históricos.

Claro, las miradas están puestas en el 20 de enero y en lo que haga Trump una vez que sea nombrado Presidente de los Estados Unidos.

Y de ahí vendrá, de nuevo, la volatilidad

Con lo que sí hay algo a lo que tendremos que acostumbrarnos próximamente es a la volatilidad en los mercados y, si quieres estar en ellos, tendrás que aprender a operar en un escenario donde la geopolítica y los eventos inesperados seguirán dando vaivenes a los mercados.

¿Y los bonos?

¡Por supuesto que no los olvidamos en nuestro análisis!

Tras un periodo prolongado de deflación, la inflación empieza a repuntar en las economías desarrolladas.

Después de todo, los resultados de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos han sido interpretados como una nueva señal inflacionaria.

Donald Trump ha insistido en la necesidad de incrementar el gasto público y ha señalado que financiera la medida al emitir deuda.

¿Cuáles son las implicaciones para los inversores?

El mercado de bonos del Tesoro de los Estados Unidos ha repuntado considerablemente desde las elecciones norteamericanas y existe el riesgo de que aumente la inestabilidad durante el año 2017.

La volatilidad en 2017

Aunque será gradual, el endurecimiento monetario de la FED no crea un trasfondo especialmente favorable para los fuertes estímulos presupuestarios que se esperan con Trump.

Aunque podría ser una ayuda a corto plazo, esto crea una dinámica frágil en los mercados de bonos que podría cambiar fácilmente.

Por eso conviene estar atentos a las presiones alcistas que sufre el billete verde, dado que supone una amenaza para los mercados emergentes con un volumen importante de obligaciones en dólares.

A pesar de la dificultad del entorno, habrá oportunidades en los mercados mundiales de renta fija, sin perder de vista la mitigación del riesgo.

En deuda corporativo, lo más conveniente sería centrarnos en papeles a corto plazo, especialmente si creés que existan razones para una revalorización pronta.

Si estás expuesto a mercados emergentes, recordá tener en cuenta la coyuntura política y económica. Es decir, que parezca propicia para tener rendimientos atractivos sin poner en peligro la calidad crediticia.

Pero como manda la Bolsa, ¡vamos a prepararnos para invertir en la era Trump! Te lo contamos en el Informe Especial que hemos preparado de forma totalmente gratuita para vos.

Deja tu respuesta