¿Por qué repentinamente todos están invirtiendo en dólares?

Existen dos motivos que están disparando la dolarización de los ahorros en la Argentina. En esta nota te contamos todo al respecto, al tiempo que te presentamos  la alternativa de inversión ideal ante el escenario cambiario actual.

Luego de una inhabitual calma cambiaria que se mantuvo por meses, el dólar despertó.

Posterior a la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, la divisa comenzó a repuntar notablemente y hoy, su cotización supera la barrera de los 16 pesos.

Y es que los inversores han comenzado a volcar sus ahorros a posiciones en dólares por dos motivos fundamentales, que van más allá de lo que sucede en el contexto externo.

A continuación te los explicamos en detalle y lo que es mejor aún, te ofrecemos una alternativa de inversión para jugar a favor tanto del peso como del dólar y de esa manera, cubrir tus finanzas ante cualquier escenario.

1.Continúa el recorte en las tasas de interés

El Banco Central (BCRA) volvió a recortar las tasas de interés aplicables a las Lebacs, en 50 puntos básicos con respecto al ajuste realizado en la licitación de la semana pasada.

De esa manera, la tasa de las Letras a 35 días se sitúa en 24,75% actualmente, en un contexto en el que la inflación se desacelera.

En noviembre, la entidad redujo los tipos de interés en 2 puntos porcentuales, con cuatro ajustes consecutivos.

Seguro te preguntás qué tiene que ver esto con la suba del dólar y vamos a darte una respuesta…

Los precios de los distintos activos financieros se adelantaron a esta baja de tasas y en parte, por ello el dólar mayorista se disparó 15 centavos, los bonos ajustados por CER (basados en la inflación) presentaron alzas de hasta 2,4% y los contratos futuros del dólar, sobre todo los más cortos, con tasas implícitas superiores a las de las Lebacs también subieron.

Todo esto se traduce como una señal de dolarización de carteras.

Los contratos de dólar para cierre del año cerraron en 16,07 pesos en el Rofex, lo que implica una suba diaria de 0,88%.

  1. Surgen temores con respecto al futuro del plazo fijo

Otra noticia que ha estimulado el incremento de las inversiones en dólares tiene que ver con el proyecto de renta financiera que está impulsando el diputado y líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

En el marco de esta iniciativa, los plazos fijos mayores a 1,5 millones de pesos deberán pagar impuestos. En ese sentido, aquellos ahorristas con más de 125.000 pesos en este instrumento y que se dispongan a renovar sistemáticamente cada 30 días, -sumando 1,5 millones al año- formarán parte del grupo afectado.

La idea del proyecto es hacer que el ahorrista se vea obligado a inmovilizar el depósito a mayores plazos que a 30 días, por eso dice que se da con cada inversión.

Los expertos advirtieron que como precaución, en el mercado esto implica una aceleración en la demanda de dólares, en un momento en que la demanda neta de las personas físicas va de entre 800 millones de dólares a 1000 millones por mes.

De hecho, ayer la demanda de dólares saltó en el MULC, y no precisamente la comercial,ya que hubo muchas compras de minoristas a los que le vencen Lebacs y que, por las dudas, se están adelantando antes de que, eventualmente, salga a la luz el impuesto a la renta financiera.

Por otro lado, desde el proyecto de renta financiera se desprende un segundo aspecto que merece atención. El mismo tiene que ver con que probablemente bajo las condiciones que se proponen, el crédito de los bancos se va a encarecer.

En la plaza financiera estiman que las tasas de préstamos a empresas podrían llegar a subir entre 5 y 6 puntos si el proyecto de Massa sale tal como se propone hoy.

El encarecimiento de los créditos vendrá entonces por la dolarización de carteras de los minoristas, ya que con tasas reales negativas de 10% ninguno ahorrará en pesos y las entidades financieras deberán subir la tasa Badlar para compensar.

Una tasa del 21% hoy, deja una tasa efectiva de 15%, versus una expectativa de inflación del 22%. Ante este escenario, los bancos tendrían que salir a pagar más por los depósitos y eso encarecería los préstamos de más corto plazo, como consumo, tarjetas de crédito, prendamos y personales.

El principal problema para el Gobierno es que Argentina tiene una masa de ahorristas muy grande y muy sensible a las expectativas de su rentabilidad. Estas personas pueden soportar tasas negativas de 4 o 5%, pero no de 7 o 10% cómo sería con un impuesto, sin importar la escala. Sería un golpe muy duro que los haría migrar al as inversiones en dólares.

En qué invertir para apostar tanto a los pesos como a los dólares

Con un BCRA que aparenta no querer cesar en su proceso de baja de tasas, el abanico de opciones financiera rentables parece reducirse al dólar.

Sin embargo, existe un tipo de inversión que permite obtener rendimientos tanto en pesos como en dólares. Se trata de los valores de corto plazo.

¿Qué es un valor de corto plazo?

Son emisiones de deuda de corto plazo, de hasta doce meses, en las que una empresa te manifiesta que está desarrollando y busca financiamiento para materializarlo. Los ahorristas interesados en participar, reciben un interés por el capital suministrado.

Este interés suele ser mucho más alto que lo que hay en el mercado, ya sea de los plazos fijos o de los bonos. Esto sucede porque siempre una compañía tiene que ofrecer una tasa de interés un poquito más alta para poder presentar un valor agregado al inversor.

Los valores de corto plazo como las obligaciones negociables o los títulos públicos permiten entrar y salir sin tener que esperar que transcurran 30 días o un plazo determinado.

En horas el ahorrista puede tener su liquidez, ya que hay un mercado secundario en el que se compran y se venden estos activos, por lo que es posible tener rápido la disponibilidad de los fondos.

Las tasas son muy altas, y ese valor de corto plazo va a constar de una emisión en pesos y una emisión en dólares. La emisión en pesos es en Badlar, la tasa que pagan los depósitos mayores a 1 millón de pesos, más un plus de 4 o 5 puntos de tasa.

Cuando se compra un producto de este tipo, se adquiere el spread sobre la tasa Badlar y eso significa que cuanto más baja es la tasa de base, más alto es el spread.

Con 1000 dólares, vos podés entrar en la licitación primaria, cuando se emite el bono, en el mercado no competitivo, y ahí tenés la opción de suscribir la letra al valor de corto plazo. El rendimiento es de entre el 7 y el 8%, por lo que se trata de una excelente oportunidad de inversión.

Para conocer todo lo que necesitás saber sobre el tema, ingresá al siguiente Informe Especial, totalmente gratuito que Inversor Global preparó exclusivamente para vos. 

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido