La acción ideal para tu portafolio

Los mercados siempre estarán condicionados por los eventos políticos y económicos de corto plazo. Pero si tu estrategia se mantiene alineada a lo que te comento debajo, tu cartera de inversiones brillará más allá de la coyuntura.

“¿Todavía ves upside en el mercado brasileño?”, le pregunté a Caio Mesquita, el CEO de Empiricus Research, la empresa de finanzas personales más importante de Brasil.

“Sí, por supuesto. Pero no tenés que mirar las ganancias actuales de las empresas, sino las que van a venir. Estamos saliendo de la recesión”, me contestó confiado y esperanzado.

Esto fue un extracto de la conversación que tuve con Caio en su visita a nuestras oficinas en Buenos Aires la semana pasada.

Y mi intriga pasaba por si todavía quedaba valor para invertir en las empresas brasileñas después del gran rally del 50% que tuvo el índice Bovespa (el principal indicador bursátil de ese país) en lo que va del año.

Claramente la foto de los balances de las empresas brasileñas, golpeadas por la recesión, no era muy atractiva, pero la película lucía mucho mejor.

Y esto sirve como disparador de lo que te quiero comentar a continuación.

Una de las maneras más prácticas y simples para detectar empresas con alto potencial es a través de los denominados múltiplos o comparables. Estos indicadores vinculan el precio de la acción con alguna variable del balance o del estado de resultados.

De allí se obtiene un número que debe usarse con fines comparativos en relación a cifras históricas de ese ratio para la propia empresa y en consideración con las otras empresas que forman parte de esa industria.

Caio me habló del ratio Precio / Ganancias, que es uno de los más utilizados en estas prácticas.

El P/G relaciona el precio de la acción con las ganancias por acción obtenidas por la empresa en los últimos doce meses. Como se observa, es una medida que mira hacia el pasado de los negocios de la firma.
​​​​​​​
El número que se obtiene indica cuántos años de similares ganancias se necesitan para recuperar la inversión inicial suponiendo que la compañía distribuye en forma de dividendos en efectivo dicho dinero a los accionistas.

Cuanto más bajo ese número, mejor para el inversor porque estaría recuperando antes su dinero invertido.

Sin embargo, el P/G encuentra algunas limitaciones no menores:

1. Cuando las ganancias por acción son negativas, el indicador pierde sentido económico.

2. El P/G mira las ganancias pasadas, lo cual no nos puede asegurar que se repitan en el futuro.

3. Raramente las empresas distribuyen todas sus ganancias en forma de dividendos en efectivo para los accionistas.

Si consideráramos las tres acciones más importantes de Brasil en función de sus P/G actuales, los valores serían los siguientes:

Petrobras Brasil (PBR): -5,68 veces.

Vale do Rio Doce (VALE): -5,29 veces.

Banco Itaú (ITUB): 9,5 veces.

Bajo esta premisa, uno como inversor nunca consideraría comprar acciones como Vale do Rio Doce o Petrobras Brasil ya que tienen P/G negativos. Esto es que las empresas no han generado ganancias para el inversor en los últimos doce meses.

Pero como te comenté, el P/G es un indicador que mira el pasado, mientras que la Bolsa mira el futuro y marca las expectativas. De allí que podemos explicar por qué PBR subió 161% en el año y VALE un 110%.

Cuando Caio me dijo “normalizar las ganancias mirando para adelante” hacía referencia a lo que se conoce como el indicador Precio / Ganancia Futuro (o  Price / Earnings Forward, en inglés). Éste se calcula considerando las ganancias por acción esperadas para los próximos doce meses.

Y acá, por ejemplo, la expectativa para PBR y VALE cambia drásticamente medida por los P/G Futuro:

Petrobras Brasil (PBR): 17,4 veces.

Vale Do Rio Doce (VALE): 22,98 veces.

Para ambos casos se esperan valores positivos, lo que indica que las firmas volverán nuevamente a la senda de las ganancias por acción positiva en los próximos doce meses.

De esta manera, el múltiplo Precio / Ganancia tiene importantes consideraciones a tener en cuenta por parte del inversor.

La versión P/G “a secas” nos sirve para comparar lo que pasó en relación a la historia de la empresa y a las empresas competidoras de la industria en un período de tiempo en el pasado (12 meses para atrás).

El primer paso del proceso decisorio será, entonces, optar por la firma de menor P/G.

La versión P/G Futuro nos sirve para ver cuál es la expectativa hacia delante del crecimiento de las ganancias de la acción.

El segundo paso del proceso decisorio será elegir por acciones cuyo P/G futuro sea más bajo que el P/G actual ya que esto nos indicaría que hay una buena “historia” de crecimiento de las ganancias por venir, beneficiando a los accionistas de la empresa en cuestión.

No es fácil encontrar estos casos, pero debería ser el camino a seguir para poder toparse con las alternativas de inversión con más potencial.

A tu lado en los mercados,

Diego Martínez Burzaco

P.D.: Recientemente, a través de un exhaustivo análisis, he descubierto una empresa que tiene un P/G significativamente más bajo que sus comparables con una historia de crecimiento de ganancias muy atractiva (P/G Futuro) para los próximos doce meses. Te invito a ver la investigación acá.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido