Dividendos: ¿aún son la forma de alcanzar el éxito?

Durante el tercer trimestre, el Henderson Global Dividend Index determinó que hubo un descenso en el porcentaje que se paga a través de este beneficio. Te contamos por qué y cómo invertir en consecuencia.

¿Has escuchado alguna vez que invertir en dividendos es la receta más sencilla para alcanzar el éxito?

Quizá no, pero se trata de una de las estrategias más sencillas a la hora de buscar retornos por encima de la media a largo plazo y operar de forma segura en un mercado turbulento.

A ver, vamos a explicarlo de forma más sencilla

El beneficio que recibimos al invertir en una empresa viene de 2 fuentes:

  • Ganancias de precios

Pueden ser grandes y es posible obtener resultados atractivos en plazos breves. No obstante, es una variable difícil de predecir, dado que los precios suelen intercalar períodos alcistas y bajistas, lo que supone una volatilidad considerable.

  • Pagos de dividendos

Son una fuente de beneficios más estable y predecible, aunque el potencial de ganancia es más pequeño si se compara con las ganancias posibles vía distribuciones de capital.

¿Cómo funcionan los dividendos?

Lo cierto es que muchos inversores valoran la posibilidad de ingresos recurrentes en su cartera, sin tener que depender de variables como el ánimo de mercado o la situación económica de un país.

Los dividendos son una especie de beneficio que las empresas otorgan a sus accionistas como retribución, pero no todas las compañías tienen esta política, por lo que es imprescindible identificar cuáles lo hacen con regularidad si perseguimos un retorno fijo para la cartera.

Esta regalía es, entonces, una recompensa adicional a los rendimientos en las cotizaciones de las acciones pertenecientes a la firma en la plaza bursátil.

¿Siempre dividendos?

¿Y son buenos en épocas de incertidumbre?

Sin ir muy lejos, lo experimentamos a inicios de año: la caída del precio del petróleo, la incertidumbre de China y los países emergentes, el Brexit o las elecciones en los Estados Unidos, causaron una migración a los dividendos.

Pero he aquí la pregunta que nos ha llevado a desarrollar esta nota: ¿qué sucede ahora con los dividendos?

¿Conviene invertir en dividendos?

Durante el tercer trimestre de 2016, el pago de dividendos se redujo 4% respecto al mismo período del año anterior, de acuerdo con el Henderson Global Dividend Index.

Para colocarlo en cifras: las empresas del mundo distribuyeron 281.700 millones de dólares, la cifra más baja desde el segundo trimestre de 2015.

¿Esto puede influir en la evolución de las Bolsas?

Lo cierto es que los expertos de Henderson creen que hay 3 factores que explican esto, de acuerdo con Estrategias de Inversión:

  1. La caída de dividendos extraordinarios en los Estados Unidos
  2. El tercer trimestre es el período en el que más dividendos se reparten en zonas del mundo que hoy registran una ralentización del crecimiento de los repartos, como los mercados emergentes.
  3. La ralentización de los dividendos del país que más contribuye al reparto: los Estados Unidos.

¿Por qué cae esta inversión?

Vamos a desglosar este último punto…

En Estados Unidos, donde se reparten 40% de todos los dividendos del mundo, el pago se redujo 7%, hasta 100.400 millones de dólares.

Esa ralentización obedece a una pérdida en la fuerza del crecimiento de los beneficios de las empresas estadounidenses, a causa de la fortaleza del dólar.

Por otro lado, también notemos que los mercados emergentes redujeron el pago de dividendos por tercer trimestre consecutivo, un descenso del 7,1% con respecto al mismo período del año anterior.

Por último, hay un factor estacional, dado que el pasado trimestre Japón y Europa tuvieron escasa relevancia, que siguen su tendencia de mejora.

¿A qué apostamos?

De nuevo, ¿va a afectar esto a la Bolsa?

Dan Roberts, gestor del FF Global Dividend Fun de Fidelity, explicó que hubo un factor determinante para las rentabilidades de los activos durante los últimos 4 o 5 años: la política de las tasas de interés.

En este período, los beneficios han empeorado, demostrando una escasa mejoría en los cómputos empresariales.

El mercado en su conjunto se ha movido por las revisiones al alza de las valoraciones o la expansión de los múltiplos, para reflejar el efecto de los tipos de interés cero.

Lo que sucede es que los inversores están alejándose de las clases de activos que ofrecen rentabilidades reducidas y riesgos más bajos, como los activos monetarios y la deuda pública.

En opinión de Roberts, la caída de dividendos no tendrá impacto en los mercados. A pesar de la búsqueda de rendimientos por parte de los inversores, los distintos factores de la rentabilidad han sido los grandes dominadores de las Bolsas de los últimos 4 o 5 años.

En concreto, limitarse a seleccionar valores atendiendo a la rentabilidad por dividendo no ha conseguido batir a otros estilos durante los últimos años. En su opinión, se pueden obtener buenos resultados con la vieja estrategia de buscar ganancias.

Una que nunca falla es invertir en lo que ven los grandes gurúes de Wall Street como el Oraculo de Omaha, Warren Buffett, quien tiene, entre sus opciones favoritas varias empresas que generan dividendos.

Por eso hemos preparado gratuitamente un Informe Especial  en el que podés ver las acciones generadoras de dividendos favoritas del Oráculo de Omaha.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido