Alimentamos una burbuja financiera y no nos dimos cuenta

Desde la última crisis financiera, los inversores han preferido tener bonos antes que acciones y si por alguna razón hay un cambio de tendencia, explotaría la burbuja financiera.

Lo único seguro es que nadie sabe lo que va a pasar…

Sí, es una fuerte frase, pero es muy probable que las mismas personas que se equivocaron al predecir los resultados de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos y daban a Hillary Clinton como triunfadora, serán quienes intenten explicar qué ocurrirá de ahora en adelante.

¿Qué garantía tenemos de que no se equivocarán una vez más?

Quienes predijimos un Donald Trump presidente también estudiaremos con detenimiento lo que ocurrirá de ahora en adelante. Tenemos que jugar con las cartas que nos tocaron.

¿Qué cartas tenemos en mano?

Donald Trump podría conducir a una profunda recesión o a la explosión de una burbuja financiera. Están dentro del abanico de posibilidades. Lo que sí tenemos por seguro es que en los próximos testigos seremos testigos de una mayor volatilidad en Bolsa.

banner

Una burbuja financiera

Lo primero: ¿sabés reconocer una burbuja financiera?

Se trata de un fenómeno generado en los mercados como consecuencia de la especulación. Se caracteriza por una suba anormal y prolongada del precio de un activo o producto, de forma que el precio se aleja del valor real del producto.

Al final de una temporada, el precio de un activo alcanza niveles absurdos y la burbuja estalla, allí, en la cara de todos los inversores, que sorprendidos empiezan a vender masivamente cuando hay pocos compradores.

Un caso concreto para refrescar la memoria fue la burbuja tecnológica en Wall Street, en 1999, cuando el índice Nasdaq cayó 51% en menos de 2 años.

¿Vamos camino a una burbuja financiera?

En detalle, nadie conoce las políticas exactas de Donald Trump, pero podemos desplegar lo que sí conocemos:

  • Planea realizar una gran inversión en infraestructura
  • Reducir impuestos sin temor a los grandes déficit presupuestarios
  • Repunte de las ganancias corporativas y la inflación

¿Tenés alguna pista de a dónde nos dirigiría este cóctel? Te desgloso de forma simple:

Podría producirse un gran cambio en las preferencias de inversión, que podría conducir al mercado de valores hacia una burbuja.

Bonos antes que acciones: el génesis de la burbuja

Los fondos de bonos han recibido un flujo masivo desde el final de la crisis financiera en 2008. De hecho, ha entrado más dinero a los fondos comunes de inversión dedicados a renta fija que a los de acciones desde que inició la recuperación económica.

Sí, leíste bien, muchos han preferido los bonos a pesar de que estar en medio de una de las mayores tendencias alcistas del mercado de valores en la historia.

Vamos a probarlo con datos…

Entre 2009 y finales de octubre de 2016, se habían destinado 1,34 billones de dólares a fondos de inversión estadounidenses, pero en ese mismo período fueron 1,55 billones a fondos de bonos.

La conclusión es que durante una de las mayores etapas alcistas de Wall Street, fluyeron 200.000 millones de dólares más a bonos que a los mercados. Sin duda, las cicatrices que dejó la crisis financieras fueron profundas.

¿Cómo surgiría la burbuja financiera?

Por tanto, el escenario para la burbuja sería así: Trump implementa un gran programa de infraestructura, despega -finalmente- la inflación, aumentan los tipos de interés por parte de la Reserva Federal y quienes han invertido en bonos pierden dinero, porque las tasas y el precio de los títulos en renta fija son inversamente proporcionales.

La consecuencia estriba en que se produce una fuga de los fondos de bonos y el dinero termina en acciones…

Si se produce un viraje en las preferencias de inversión debido a un creciente nerviosismo de los inversores por las pérdidas sufridas en sus fondos de bonos, es posible que el mercado de valores sea el más beneficiado.

Con evaluaciones superiores a la media, como te decía más arriba, esto nos conduciría a una burbuja de la que se ha hablado desde hace muchos años.

¿Podemos darle marcha atrás?

Ni un partido político ni un presidente electo pueden controlar el gigantesco, cambiante y complejo sistema que implica la economía en los Estados Unidos o los mercados financieros mundiales.

¡Ojo! No es una predicción, peor más vale estar anticipados ante una amplia gama de escenarios, pero si le preguntaras a Donald Trump ¿qué crees que te diría?

Donald Trump y la burbuja financiera

De hecho, él ya respondió a estas dudas…

“Creo que estamos en una burbuja económica. Es una burbuja financiera”, dijo Trump en una entrevista al diario The Washington Post en abril, en referencia a la economía en general y no a un sector en particular.

Por eso, Trump aconsejó a los estadounidenses abstenerse de invertir en la Bolsa, ya que es el peor momento. Al mismo tiempo, subrayó que él podría cambiar esta situación porque en 8 años pagaría la deuda nacional que asciende a más de 19 billones de dólares.

Pero vamos a explicarlo un tanto más…

¿De qué depende una burbuja financiera?

El precio de las acciones depende de 3 factores:

El entorno económico actual

Las expectativas económicas

Situación financiera de las empresas

¿Y si te dijéramos que ninguna de las 3 explica los niveles récords alcanzados en el mercado de capitales?

Si bien la economía ha comenzado su camino hacia la recuperación, no deja de ser lenta y frágil.

Además, se redujo la especulación en el mercado cambiario, que es el menos regulado, lo cual provocó que bajaran los rendimientos.

En el mercado de capitales, los inversores voltearon a ver la opción con mejor rendimiento. Los precios siguieron subiendo, dando más porcentaje a los portafolios de los inversores.

Hagamos lo siguiente: te enseñamos a detectar burbujas financieras a través del siguiente Informe Especial  elaborado por el equipo de Inversor Global y al que tendrás acceso de forma totalmente gratuita.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido