¿Es acertado el éxodo de los activos emergentes?

Los inversores pueden encontrar determinados activos atractivos en estas economías pero deben saber que se tratan de apuestas riesgosas.

Los BRICS eran, hasta hace unos años, una ola imparable compuesta por los mercados emergentes que ostentaban un gran crecimiento económico, pero las profundas recesiones que enfrentan algunos de sus países, ha causado que este grupo se enfrente al olvido.

Lo cierto es que los inversores se desprendieron de los activos en los mercados emergentes una vez que el triunfo de Donald Trump en las elecciones se transformó en una de las operaciones más rentables por mucho tiempo.

Así es como la ola de ventas se propagó desde Asia hasta Europa, África y América Latina, con caídas de 4% en Indonesia, 4,5% del índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires y 6,8% del Ibovespa de Brasil. El daño se expandió también a los mercados de divisas, con luz especial en el peso mexicano.

Sin embargo, cabe preguntarse si todavía existen activos correspondientes a dichas naciones en los que valga la pena invertir. Al parecer, la mayoría de los analistas sugiere únicamente los brasileños.

En principio, la sigla BRICS se refiere a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, cuyo punto en común era la densidad de la población en cada uno de ellos. Por ejemplo, China e India tienen por encima de cien mil millones de habitantes, mientras que Brasil y Rusia concentran más de 140 millones, lo que les proporciona dimensiones estratégicas continentales, una gigantesca cantidad de recursos naturales y enormes cifras de crecimiento de Producto Bruto Interno (PBI) y participación en el comercio mundial.

La profunda recesión en Brasil y Rusia, aunada a la desaceleración económica de China, le asestó un duro golpe al grupo. Incluso, el año pasado, Goldman Sachs cerró su fondo BRICS después de que sus activos se redujeran a 100 millones de dólares, desde un máximo de más de 800 millones de dólares a finales de 2010.

Sin embargo, no todos concuerdan con GoldMan Sachs. Lucas Gardiner, de Portfolio Personal, ve potencial en Brasil: “en términos de renta fija, con excepción de Argentina, rinde 150/100 puntos básicos por encima de los países de la región y creo que es principalmente por aspectos políticos que deberían ir solucionándose con el tiempo. Creo que los bonos más atractivos soberanos son el Brasil 2034 y Brasil 2037 con rendimientos por encima del 5.50%”.

Gabriel Holand, director de HR Global, concuerda y recomienda los bonos soberanos brasileños pero también agrega los bonos corporativos de Petrobras: “creo que recuperaron mucho y tienen upside ante la próxima mejora del mercado amen de rendir una buena tasa”.

Asimismo, Rafael Di Giorno, manager de inversiones de Proficio Investment, explicó que de los Brics, sólo está invertido en Brasil y detalló que esto es así porque con las nuevas medidas macroeconómicas el país parece encaminarse al crecimiento en 2017.

“Los indicadores de confianza del sector industrial brasileño (según datos de Fundación Getulio Vargas) han comenzado a mejorar, sumado a la positiva balanza comercial y el incipiente éxito del Banco Central en su lucha contra la inflación (que se espera permita en breve la baja de la tasa Selic), posibilitan ser cautelosamente optimistas de cara al futuro de la bolsa brasileña”, informó Di Giorno.

Para los inversores interesados en la nación, el especialista especificó que: “en el sector industrial nos gusta Gerdau, alentada por el aumento en la demanda doméstica de acero. En el sector bancario veo con buenos ojos Banco Bradesco, una entidad con alta penetración que acaba de adquirir la rama local de HSBC. Por último, en el sector retail, una buena opción es CBD (Compañía Brasilera de Distribución) dueña de una de las mayores cadenas de supermercados del país”.

Además de Brasil, otra nación que puede generar ganancias en los inversores es la India, ya que es uno de los países a los que mayor crecimiento económico se le augura en el futuro.

Invertir en economías en desarrollo

A la hora de apostar por naciones emergentes es necesario tener en cuenta que son países embarcados en un proceso acelerado de crecimiento y desarrollo económico y que así como un día muestran números elevados en sus cifras de crecimiento, están muy expuestos a crisis y cambios económicos. Esto es así en parte porque se caracterizan por tener modestos ingresos por habitante y mercados financieros mucho más pequeños que el mundo desarrollado.

El riesgo del mundo emergente también es una chance para que los inversores menos conservadores puedan aumentar su capital más rápido. Y esto no sólo queda acotado al espectro de acciones, sino que también hay gemas en los títulos públicos. Como estos países tienen calificaciones crediticias inferiores a los avanzados, evidencian un diferencial de tasa que compensa el riesgo extra.

Nuevas oportunidades en el mundo emergente

El grupo BRICS bien puede haber pasado su gran momento, sin embargo, esto no quiere decir que todos los países en desarrollo están en la misma situación. El término MINT se usa para denominar a países emergentes en los que hay actualmente oportunidades de negocio: México, Indonesia, Nigeria y Turquía.

Se trata de naciones que desde 2014 adoptaron medidas propicias para intercambiar negocios e interesan cada vez más a los inversores.

Como posible opción para los inversores que buscan rentabilidades de dos dígitos en el corto-medio plazo, los MINT suenan como el destino ideal. Si el marco político se mantiene estable en las 4 economías, los economistas pronostican que en los próximos años, crecerán al 10%.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido