Todo lo que sabés sobre bonos cambiará

Desde hace años, el mundo está sumido en tasas de interés negativas y los inversores migraron a los mercados emergentes en busca de rendimientos, pero ahora todo el tablero se mueve una vez más.

Tanto si estás dando tus primeros pasos en el mundo financiero o si sos un inversor experimentado, sabés que hay 2 categorías bien diferenciadas: renta fija y variable…

Y lo que te vamos a contar hoy es que todo lo que sabés sobre una de ella cambiará drásticamente.

En el mundo de las acciones, los inversores más famosos se mueven de un lado a otro, frenéticamente en busca del papel más rendidor, esté donde esté, sea en Wall Street o en otra latitud. La renta fija suele batirse entre aguas más calmadas, pero todo está por cambiar.

Quisiéramos comenzar con lo básico: los bonos (o renta fija) son instrumentos financieros de deuda usados tanto por entidades privadas como por gobiernos, y de estos últimos son de los hablaremos en esta nota.

Los gobiernos se endeudan con la finalidad de recaudar dinero para una variedad de propósitos que no vienen al caso. Los bonos públicos son su modo favorito de hacer esto y tanto grandes inversores como pequeños ahorristas aprovechan la situación: compran pequeñas parte de esa deuda para generar ingresos a un mínimo riesgo.

//

Un mundo con tasas de interés negativas…

La cuestión es que desde hace algunos años, los bonos dejaron de ser el refugio seguro de los inversores.

Toda persona, incluso los más jóvenes, saben las reglas básicas del ahorro: poner el dinero en un banco para que rinda intereses, que son pagados en un tiempo determinado. Es simple.

Las cosas cambiaron hace un par de años, debido a que un mayor número de bancos centrales empezaron a cobrar, en lugar de pagar, a los que hacen depósitos en estas instituciones.

Diego Martínez Burzaco, editor de Crisis & Oportunidad y economista jefe de Inversor Global, lo ha graficado así: “pido 100 dólares prestados por 10 años, pero como condición te digo que en ese plazo te devolveré 90, ¿te suena a buen negocio?. Esto es lo que ocurre hoy en el mundo”.

Oficialmente a esto se le conoce como política de tasas de interés negativa –NIRP, por sus siglas en inglés-.

//

¿Por qué son necesarias las tasas negativas?

La historia comenzó en 2014 con el Banco Central Europeo como protagonista. En diciembre, redujo a -0,3% la tasa que se cobra por el dinero que mantiene en depósitos interbancarios con vencimiento al día siguiente.

Y así se extendió…

A finales de 2015, un tercio de la deuda emitida por los gobiernos de la zona euro tuvo rendimientos negativos. ¿Por qué?

keynes

Las presiones inflacionarias dormidas y el riesgo de deflación preocupan a quienes fijan las políticas que buscan una reanudación en el crecimiento y ayudar a que los consumidores, compañías y gobiernos cancelen deudas.

Pronto la medida dejó de ser exclusiva para Europa e inundó al resto del mundo desarrollado. Cada vez se hizo más difícil encontrar tasas positivas y así fue como los inversores migraron hacia los mercados emergentes, abundantes en riesgo, pero también en ganancias. Sin embargo, todo parece cambiar una vez más.

¿Qué ha cambiado con los bonos públicos?

  1. Menos temor

Desde 2014, China ha replicado el miedo a que el mundo entre en una espiral deflacionaria, porque el país se ha  convertido en un socio comercial clave de numerosos países, tanto emergentes como desarrollados durante los últimos años, pero los esfuerzos del país asiático a la hora de estabilizar su economía ha propagado los efectos positivos en otras latitudes.

//

  1. Mejores precios petroleros

Los precios del crudo iniciaron su declive también en 2014 debido a que una mayor oferta de petróleo inundó los mercados, pero ahora empiezan a disiparse una vez que la OPEP finalmente llegó a un acuerdo respecto a un recorte en la producción del grupo.

  1. Cambios en los bancos centrales

La decisión el mes pasado del Banco de Japón de fijar su meta de rendimiento de los bonos a 10 años en 0% con la intención de mantener las tasas a mayor plazo en territorio positivo, generó atractivo en los bonos del tesoro para los ahorristas asiáticos y buenas perspectivas.

Las expectativas de que el Banco Central Europea altere, eventualmente sus reglas para comprar más bonos a corto plazo y menos a largos términos tienen el mismo efecto.

Si bien es cierto que los inversores aún se preocupan por las bajas tasas que rigen el mundo, ya no es tanto como antes. Un ejemplo lo dio la Reserva Federal de Nueva York al pasar de -0,76% a -0,38% la prima de término del bono del tesoro a 10 años.

Riesgo de inflación

Insólito en el mundo de hoy, pero la principal razón por la que los inversores deberían preocuparse por el avance de los rendimientos de los bonos del Tesoro es una de vieja data: la inflación.

En el mundo de los bonos a esto se le conoce como el riesgo por inflación. Cuando un gobierno emite un bono promete repagar el capital más un interés. Sin embargo, desconocemos cuál será el poder adquisitivo de dicho monto en el futuro.

Para comprenderlo mejor: en el caso de Argentina podés ver que todas las emisiones locales están atadas a una variable: Badlar, dollar-linked o CER, por dar ejemplos, o si no se encuentran denominadas en moneda extranjera debido a que el riesgo de inflación es tan alto que una emisión a tasa fija en pesos es impracticable.

Por cierto, en el Informe Especial que elaboramos hoy te hablamos sobre los bonos locales y cuándo perderán su atractivo. Recordá que acceder es totalmente gratuito.

Deja tu respuesta