¿Quién ganó el debate en Estados Unidos? (No es Trump ni Hillary)

Los 2 candidatos bajarían el impuesto a las trasnacionales y subirían el gasto público para aprovechar un mayor flujo de ingresos al país. Te mostramos las compañías que se verán beneficiadas.

El último debate en Estados Unidos entre Hillary Clinton y Donald Trump estuvo repleto de acusaciones y controversia, pero ¿quién triunfó? Con la polémica del caso te venimos a contar que en realidad no fue ninguno de los 2…

¿Querés saber quién fue? Más adelante te vas a enterar.

Primero, tenés que saber que los candidatos llegaron al último debate en Estados Unidos con gran necesidad de convencer a los votantes indecisos de por qué el país podría ser peor con su oponente en la Casa Blanca.

Es por eso que, como última instancia,  Trump ha dado su argumento más excéntrico: que la elección presidencial de 2016 está diseñada para ayudar a ganar a Hillary Clinton y, por ende, dejó en suspenso si aceptaría un resultado desfavorable.

Al mismo tiempo, aún pesan las dudas sobre Clinton y las dudas concernientes a los correos electrónicos hackeados y nuevas revelaciones sobre el uso de su servidor privado de correo mientras era secretaria de Estado.

Sí, la polémica aún tiene mucha tela para cortar en los Estados Unidos…

//

El papel de las multinacionales

Pero si nos ponemos a analizar en frío, la discusión de fondo, hay un gran triunfador en los 3 debates…

Durante las discusiones, ambos han admitido, por ejemplo, que el actual régimen fiscal que grava a las empresas resta competitividad a las multinacionales y provoca que recurran a artimañas contables para evitar repatriar cientos de miles de millones en beneficios que generan en el exterior.

Entonces, independientemente de cuál de los 2 candidatos gane las elecciones presidenciales, las empresas que mantienen la mayoría de sus ganancias en el extranjero se verán beneficiadas, de acuerdo con el análisis de Goldman Sachs.

Durante el primer semestre de 2016, por ejemplo, las multinacionales dejaron de pagar casi 3.000 millones de dólares en impuestos porque las empresas decidieron reinvertir permanentemente el capital en el extranjero, sostiene un informe.

Tanto Hillary Clinton como Donald Trump están interesados en aprovechar ese flujo de ingresos y como incentivo se espera que los candidatos bajen los impuestos que las trasnacionales como Apple o General Electric pagan por llevar dinero ganado en el extranjero de vuelta a Estados Unidos a menos de la mitad de su nivel actual del 35%.

GENERAL ELECTRIC

La propuesta es la siguiente: reducir el gravamen a ganancias que antes no pagaban impuestos ayudaría a estas empresas al tiempo que proporcionaría un estímulo fiscal al país.

Tras el debate en Estados Unidos

Las encuestas dan mayores posibilidades de una victoria a Clinton y por ende, el Congreso continuaría dividido.

Según los economistas de Goldman Sachs, predicen que hay 50% de probabilidades de que un paquete de reformas fiscales sea aprobado en 2017. Eso ayudaría de inmediato a las acciones en la canasta de Goldman de 50 acciones en el índice S&P 500 con más ganancias en el extranjero.

El grupo incluye las siguientes empresas:

Empresas más grandes del mundo 2016 - Google Chrome

Más gasto público

Pero no son las únicas compañías que triunfan con ambos…

Si los demócratas y los republicanos coinciden en algo es que el país necesita más gasto público. ¿Quiénes ganan en ese escenario?

Se trata de empresas que obtienen más del 20% de las ventas de la generosidad estadounidense, desde acciones de defensa hasta manufactureras industriales y administradoras de salud.

Si nos remitimos a los hechos, durante 2016, han superado el desempeño del índice S&P 500 pero siguen siendo más baratas que el mercado en su conjunto. ¿Esto qué nos dice? Exacto, tienen margen para subir.

En el menú de prioridades de las plataformas de ambos candidatos es la infraestructura. Tanto Clinton como Trump contemplan incrementar el gasto público y eso es una señal para la economía luego del experimento de la política expansiva de los últimos años.

¡Esto es positivo! A los inversores les cuesta cada vez más encontrar gangas en un mercado bursátil que ha presenciado un incremento de las valuaciones a niveles que no se veían desde el inicio de año y hay un grupo de acciones que subirían independientemente del resultado electoral.

//

Invertir en defensivas

Dado que 99% de sus ingresos proviene del gasto gubernamental, acciones como Lockheed Martin o Huntington Ingalls Industries resultarían especial para los inversores.

lmt

El efecto alcanzaría a compañías de salud como Centene Corp., WellCare Health Plans Inc. y Molina Healthcar Inc., que obtienen el 100% de sus ventas del Estado.

CENTENE

La industria de defensa y aeroespacial, que tiene 15 compañías en la canasta de Goldman, se encuentra bastante subvaluada. Un índice correspondiente de acciones del S&P 500 se negocia a 17 veces las ganancias, 15% por debajo de la evaluación de referencia.

Dada la situación mundial, podría ser un área atractiva, no solo inmediatamente después de la elección presidencial, sino durante los próximos años, sin importar cuál sea el partido.

Lo cierto es que las industrias que saldrían beneficiadas con Clinton o Trump son del conglomerado de la infraestructura: puertos, ferrocarriles, agua y saneamiento, construcción, servicios públicos y transporte de petróleo y gas.

Si captamos tu atención y querés empezar a invertir en las empresas más interesantes de los próximos años entonces accedé al Informe Especial que elaboró el equipo de Inversor Global de forma totalmente gratuita para vos.

Después no digas que no te contamos…

Comentarios

Compartido