¿Invertir en bonos argentinos? Antes tené en cuenta esto

Te contamos cuáles son los principales riesgos de apostar a la renta fija local y qué podés hacer para alcanzar rendimientos interesantes sin ser una víctima del sistema.

¡Invertí en bonos ya! Se trata de una recomendación que vemos cada vez con más frecuencia.

Después de toda la variedad de emisiones nacionales, provinciales y corporativas, en pesos y en dólares, y a tantos plazos, se abre una interrogante: ¿cuáles son los potenciales riesgos que asume un inversor al apostar por la deuda argentina?

La insistencia en esta recomendación de invertir en bonos esconde un secreto a voces: la salida del default tras el cambio de gobierno a manos de Mauricio Macri trajo optimismo y entusiasmo a los ahorristas locales.

¿Por qué hay tanto optimismo?

Todo se resume en un par de líneas…

//

El atractivo de los bonos argentinos

El 41% de los títulos públicos que circulan en el mundo, equivalentes a 25 mil millones de dólares, tienen un rendimiento negativo. Cerca de 30% no llegan al 1%.

Si bien Argentina atraviesa grandes problemas económicos como la inflación y el déficit fiscal, los inversores se ven seducidos por las altas tasas de los bonos argentinos, ante el reinado de las tasas negativas a escala internacional.

Bonos argentinos

Y los bonos vuelven a ser noticia porque en las últimas semanas se instrumentó una curva de referencia en pesos con un plazo a 10 años, un hecho monetario inédito para Argentina.

En la colocación se dieron a conocer los bonos que vencen en octubre de 2023 y de 2026, con tasas de 16% y 15,5%, respectivamente. Los montos obtenidos fueron por 22.767 millones de pesos, a 7 años, y 53.620 millones de pesos, a 10 años.

De acuerdo con el Ministerio de Hacienda y Finanzas, en manos de Alfonso Prat Gay, con la emisión de 2.500 millones de euros ya estaban cubiertas las necesidades de este año, por lo que los 76.387 millones de pesos pasan a cubrir las necesidades de 2017.

Posiblemente, durante los próximos meses veamos una nueva expansión del financiamiento en la deuda corporativa a través del mercado, apuntando a emisiones de mediano y largo plazo.

Los riesgos al invertir en bonos argentinos

  1. Una deuda in crescendo

Para finales del año pasado, Argentina tenía una deuda privada que rondaba el 20% del PBI, que resultaba ser baja en comparación con países limítrofes.

Por ejemplo, la deuda en Brasil alcanzaba casi 47% de su PBI, pero como un requisito para salir del default, Argentina tuvo que realizar la mayor emisión en la historia de un país latino, que vino acompañada de nuevas emisiones en pesos y elevó su deuda al 40% sobre el nivel del PBI.

Si Argentina se convirtió en un ser sediento de nueva deuda o no durante 2016, es un tema completamente diferente y merece su lugar en otra nota…

bonos corporativos

Si bien a través de sus emisiones de largo plazo, Argentina ha logrado mejorar su calidad crediticia, el mercado financiero ha anticipado mayores subas y el rendimiento de los títulos prácticamente se equipara con sus pares brasileños, uruguayos y peruanos.

El Bonar 2026 rinde hoy 5,9% en dólares, mientras que un bono peruano al mismo año genera 5,7%. En otras palabras, Argentina ha dejado de ser la gran oportunidad financiera de renta fija, por lo que hay que tomar recaudos y ser bastante selectivos a la hora de definir inversiones de largo plazo.

Vamos a ahondar en este punto…

Entre un mercado de frontera y uno emergente

Argentina comparte un espacio en el club de mercados de frontera junto a países como Jamaica o Trinidad y Tobago. Si bien hay casos en los que los bonos locales rinden menos que sus pares, hay otros en que los retornos son menores, lo que deja pensar que hay margen para recortar la tasa.

Un ejemplo es el bono argentino en dólares a 2019 que rinde 3,50%, menos que los bonos de Kenia o Pakistán, que están en 3,92% y 4,27%, respectivamente.

Croacia y Jamaica son otros ejemplos que rinden menos que el bono argentino a 2019 con una tasa de 2,9% y 1,7%, respectivamente.

Entonces al comparar la deuda local con la de mercados emergentes, tenemos que los bonos argentinos están lejos de ofrecer una seguridad comparable.

Evidentemente, los rendimientos argentinos son típicos de frontera y dentro de este segmento, están en un nivel promedio, lo cual abre posibilidad a que los títulos locales compriman tasas y se vuelvan más seguras.

//

  1. Riesgo al carry trade

El carry trade es una estrategia en la cual un inversor vende cierta divisa con una tasa de interés baja y compra una diferente con una tasa más alta. El objetivo de la estrategia es obtener como beneficio la diferencia entre ambos tipos, beneficio que puede llegar a ser jugoso dependiendo de la cantidad de apalancamiento.

¿Por qué nos concierne este concepto?

Lo cierto es que Argentina es una gran oportunidad financiera de corto plazo. ¿Cómo se usa en el caso local?

Un fondo norteamericano prefiere vender dólares en Argentina y posicionarse en Lebacs de corto plazo, que rinden 26,75% en pesos, frente al 1,75% en dólares que rinden los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años.

El riesgo en este caso es la volatilidad cambiaria, dado que un salto de esta clase puede licuar la ganancia en dólares. Sin embargo, la tasa de cambo se encuentra estable desde hace meses y las Lebacs ofrecen rendimientos interesantes aún, por lo que los inversores extranjeros ven la oportunidad de generar hasta 2% en ganancias mensuales en dólares.

No olvidamos que más arriba hicimos mención de los bonos corporativos, una oportunidad que querrías conocer a través de este Informe Especial  elaborado por el equipo de Inversor Global de forma totalmente gratuita.

Comentarios

Compartido