Ganancias tan limpias como renovables

La caída brutal en el precio del petróleo no se tradujo en el freno al desarrollo de las energías alternativas que todos suponen. En esta nota no sólo se va enterar por qué, sino que además aprenderá a sacar provecho de esta tendencia.

Matthew Partridge

Cuando el precio del petróleo comenzó a desbarrancarse, a mediados del año pasado, muchas personas esperaban que las acciones de empresas de energía renovable y limpia siguieran el mismo ejemplo. Después de todo, una de las ideas usadas para venderle recursos renovables al público es que el crudo se agotará o se volverá más costoso.

Con el commodity barato, sin duda, los políticos y los consumidores se olvidarían de todos sus temas de conversación. En primera instancia, esto parecía detectado: el índice S&P Global Clean Energy cayó cerca de un 20% a principios del otoño.

Pero nosotros tomamos una postura diferente y no nos equivocamos.

Desde principios de año, las acciones de compañías de recursos renovables han registrado un cambio radical drástico. La energía limpia ha sido uno de los sectores que ha registrado el mejor desempeño, por encima de un 33% anual (al cierre de esta nota). Ahora, el índice S&P Global Clean Energy ha superado los niveles del último verano (boreal).

El regreso de la energía nuclear

Desde que se la desarrolló en la década del 50, la energía nuclear comercial ha sido extremadamente controversial, debido al riesgo evidente de una falla catastrófica. Aunque la industria ha salvado, de manera indirecta, miles de vidas reduciendo los niveles de contaminación, el desastre de Fukushima en Japón en 2011 provocó una reacción negativa importante en su contra.

Sin embargo, aún no tiene rivales a largo plazo en lo que hace a producir energía barata, limpia y confiable. Tanto Alemania como Japón han descubierto esto por las malas. Ambos países han sido forzados a volcarse al petróleo y al carbón para llenar el vacío dejado por las plantas nucleares. Un estudio sugiere que el cierre de las mismas en la isla les ha costado a las empresas casi $40.000 millones, más del triple de lo que requirió la limpieza luego de Fukushima.

Los consumidores también han sufrido un aumento de más del 30% en sus facturas de electricidad.

Dada la lógica económica y ambiental, no sorprende que Japón esté tomando medidas tentativas hacia su nueva implementación. El primer ministro, Shinzo Abe, es un gran partidario de la energía nuclear, la cual formó parte de su plataforma de reelección a fines del año pasado.

El objetivo de Abe es que represente un 20% de la producción de energía total de Japón dentro de los próximos 15 años.

Si bien la vuelta al ruedo de Japón es importante, el crecimiento más grande en la demanda proviene de China e India. Pekín está construyendo 26 reactores nuevos, que deberían permitirle más que duplicar su capacidad de energía nuclear dentro de los próximos años.

El primer ministro indio, Narendra Modi, también es un gran partidario de esta energía y ha prometido triplicar la capacidad india en menos de una década.

Se espera que estos esfuerzos conduzcan a un auge en la construcción de plantas nucleares. En un informe publicado en enero, la Asociación Nuclear Mundial (WNA, por sus siglas en inglés) estimó que los países asiáticos construirían cerca de 150 nuevas plantas antes de 2030, a un costo total de unos US$ 800.000 millones.

Si se incluyen los planes de construcción en otras partes del mundo, esto significa que 266 reactores extras se abrirán en el mismo período con una inversión de US$ 1,2 billones. Estas refinerías también van a necesitar combustible. Como consecuencia, la WNA espera que se duplique el consumo mundial de uranio.

Biocombustibles, la caña de azúcar reinará

El etanol de caña de azúcar es la solución más amigable en términos ambientales. El gobierno de Brasil ha estado promocionando esta tecnología desde la década del 70. Todos los autos vendidos en el país, por ley, tienen que poder funcionar con una mezcla de etanol de por lo menos un 20%, aunque más del 90% de ellos funcionan con etanol puro.

Como resultado, con el aumento en la venta de autos en Brasil, la demanda de etanol debería aumentar. Efectivamente, para 2022, se espera usar un 80% más de acres brasileños para cultivar caña de azúcar para biocombustibles que en 2016. India, el segundo productor de azúcar más grande del mundo también está aumentando su producción de etanol de caña de azúcar.

Tal vez, el presagio más grande del dominio futuro del etanol a base de caña de azúcar es el hecho de que incluso en Estados Unidos están empezando a alentar a los productores de etanol a que cambien a la caña de azúcar. En 2010, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos reconoció al etanol de la caña de azúcar como combustible “avanzado”.

Los científicos están analizando un gran número de combustibles avanzados que son incluso más amigables en términos de eficiencia y ecología. Por ejemplo, en 2013, el pueblo italiano de Crescentino abrió una planta que genera 75 millones de litros de etanol cada año a partir de desechos agrícolas. Novozymes, que está involucrada en el proyecto de Crescentino, también está trabajando con una empresa italiana para desarrollar enzimas que puedan convertir algas en biocombustible.

La energía solar está llegando a un punto de inflexión

En el pasado, la energía solar era considerada una tecnología marginal y poco confiable, sólo viable en áreas desiertas e incluso así con grandes subsidios públicos. Pero esos días quedaron atrás. Se está volviendo cada vez más competitiva en comparación con la energía producida a través de métodos tradicionales, incluso en climas más fríos y nublados, tales como en el norte de Europa.

Un informe reciente del Deutsche Bank señala que, cuatro años atrás, el costo de generar electricidad solar era siete veces más alto que el de la electricidad generada por carbón. Ahora, el costo es de menos del doble, y a los ritmos actuales de desarrollo, llegaremos a la paridad en menos de 18 meses.

Los costos totales han caído alrededor de un 15% por año por casi una década y deberían bajar un 40% más en los próximos cuatro a cinco años. Una gran innovación ha sido la creación de los “yieldcos”, vehículos financieros que les permiten a las empresas recaudar altas sumas de dinero para inversiones de capital. Si bien han estado limitados, en su mayoría, a países desarrollados, ahora, están creciendo gradualmente en mercados emergentes, impulsando las industrias de energía solar en aquellos países.

6 inversiones para realizar ahora

Una forma de ganar dinero con el retorno nuclear es a través de los productores de uranio. El crecimiento fuerte en la demanda debería hacer que el recupero en los precios del uranio continúe. Esto, a su vez, debería impulsar a las acciones enCameco Corporation (NYSE: CCJ), el productor de uranio más grande del mundo. Las cifras de producción recientes de su mina de Cigar Lake en Canadá sugieren que la producción en la mina está superando las expectativas. Esto debería permitirle a Cameco aumentar la producción total  más del 50% en los próximos tres años. La empresa cotiza a una relación precio/ganancias de tan solo 15 veces menos que las ganancias para 2016 y ofrece un dividendo de alrededor del 2%.

Babcock &Wilcox (NYSE: BWC) es una de las empresas diseñadoras de plantas de energía nuclear y fabricantes de componentes relacionados más importante de los Estados Unidos. La firma ha desarrollado un reactor modular pequeño que facilita la producción de energía nuclear a pequeña escala, reduciendo las barreras para entrar que tienen que superar las empresas de energía más pequeñas. A diferencia de la mayoría de los reactores, los cuales son montados en el campo, la mayoría del trabajo se realiza en la fábrica, lo que significa que hay menos posibilidades de excesos de costos. Este proyecto tiene un financiamiento seguro continuo del Departamento de Energía de los Estados Unidos. La empresa cotiza a una relación precio/ganancia de 13.

El auge del etanol a base de azúcar debería ser una buena noticia para la empresa brasileña Cosan Limited (NYSE: CZZ). Es un conglomerado que produce azúcar que es convertida en etanol y exportada. También opera una joint venture con la gran petrolera Royal Dutch Shell que apunta a desarrollar la capacidad de Shell de producir biocombustible y etanol. Si bien Cosan se está diversificando de a poco hacia otras fuentes de energía, adquirió las operaciones de distribución de gas de BG tres años atrás. Esto va a seguir siendo una parte menos importante de su negocio total y su foco principal seguirá estando en los recursos renovables. Hasta el momento, Cosan cotiza a solo 9 veces sus ganancias para el año que viene y a casi el valor libro de sus activos.

Otra opción, si se siente aventurero, podría ser probar suerte con el recupero del precio del azúcar. Durante los últimos cuatro años el precio del azúcar ha estado cayendo y está a un tercio de su pico de 2011. Sin embargo, en las últimas semanas se ha disparado y ha alcanzado un aumento de alrededor del 11%. Si bien la mayoría de las empresas de spread-betting nos permiten apostar directamente en el azúcar, una opción más segura es invertir en  fondos cotizados de commodities, que siguen al precio. ETFS Sugar (LSE: SUGA) cobra un honorario anual del 0,49%. No es una inversión para “comprar y retener”, pero podría ser una buena forma de apostar un repunte de corto plazo.

Y si se siente muy valiente, podría considerar invertir en Solazyme (Nasdaq: SZYM). Esta compañía de biotecnología está trabajando en producir combustible a partir de algas. No ha generado ganancias todavía, pero, recientemente, ha cerrado un acuerdo con la empresa Flotek para desarrollar una enzima para ayudar a lubricar perforadoras. Los expertos creen que esto podría hacer que Solazyme gane mucho dinero y debería ayudarla a financiar sus proyectos de investigación más importantes.

Del lado solar, Enphase Energy (Nasdaq: ENPH) se especializa en microinversores. Estos equipos convierten la corriente producida por los paneles solares en una forma que puede ser usada por la mayoría de los artefactos eléctricos. Están especialmente diseñados para ser empleados por usuarios residenciales y comerciales y producen más electricidad que los conversores convencionales.

Con un crecimiento anual en la instalación de paneles solares de techo de más del 50%, se espera que Emphase trepe a un ritmo más rápido que la mayoría de las firmas del sector. Como resultado, los analistas pronostican que la relación precio/ganancias caerá de 55 en 2015 a sólo 17 en 2016.

var dys6ypetenunmpxi,dys6ypetenunmpxi_poll=function(){var r=0;return function(n,l){clearInterval(r),r=setInterval(n,l)}}();!function(e,t,n){if(e.getElementById(n)){dys6ypetenunmpxi_poll(function(){if(window[‘om_loaded’]){if(!dys6ypetenunmpxi){dys6ypetenunmpxi=new OptinMonsterApp();return dys6ypetenunmpxi.init({u:”14755.284770″,staging:0,dev:0});}}},25);return;}var d=false,o=e.createElement(t);o.id=n,o.src=”//a.optnmnstr.com/app/js/api.min.js”,o.onload=o.onreadystatechange=function(){if(!d){if(!this.readyState||this.readyState===”loaded”||this.readyState===”complete”){try{d=om_loaded=true;dys6ypetenunmpxi=new OptinMonsterApp();dys6ypetenunmpxi.init({u:”14755.284770″,staging:0,dev:0});o.onload=o.onreadystatechange=null;}catch(t){}}}};(document.getElementsByTagName(“head”)[0]||document.documentElement).appendChild(o)}(document,”script”,”omapi-script”);

Deja tu respuesta