El oro puede definir el futuro de tus inversiones

El comportamiento del metal dorado en los próximos meses puede ser decisivo para el resto de los activos financieros. Descubrí a continuación el porqué.

Como bien sabés, el oro es un activo refugio que sirve para proteger tus finanzas en épocas de turbulencia.

En esta oportunidad, más que recomendarte invertir en el metal precioso a modo de precaución, vamos a explicarte el rol decisivo que jugará en el futuro cercano el comportamiento del commodity, sobre el resto de los instrumentos disponibles en el mercado y que seguramente se encuentran entre tus inversiones.

//

¿Por qué el oro es la clave para descifrar los mercados?

Después de la gran escalada que vivió el oro, experimentó una corrección significativa que va de la mano con el sentimiento generalizado en los mercados y que ha provocado que el mismo llegue a un nivel clave para el devenir de los próximos meses. La relación existente entre el metal y las bolsas suele ejemplificar el temor que puede hacer o no en las plazas financieras mundiales.

Al igual que otros indicadores como la volatilidad de los índices, el volumen de posiciones en oro  a manera de refugio refugio es un medidor significativo del pánico que se hace sentir en el entorno global. Por eso, el camino a seguir por este activo es de vital importancia tanto para inversores que buscan la protección ante la tempestad, como para los que prefieren adoptar posiciones más agresivas. 

Las posiciones de compra o venta, efectivamente,  no las determina la dinámica del oro. No obstante, lo que sí muestra es una visión de cómo se encuentra el termómetro de los operadores en los mercados. Si el metal dorado se cotiza a niveles elevados, hay mayores posiciones defensivas y viceversa. Por eso, prestar atención al commodity en momentos como el actual es de suma relevancia para tu cartera.

//

¿Qué nos está diciendo el oro?

Partiendo del panorama macro, en Asia esta influencia se hace sentir con mayor fuerza ya que se trata de la región con mayor consumo de oro. En esa línea, recientemente se conoció que las exportaciones de China descendieron un 10% con respecto a septiembre de 2015, cifra superior a lo proyectado por los analistas. Al mismo tiempo, las importaciones se redujeron un 1,9%.

Esto tiene un impacto directo sobre la evolución del oro y de ahí sus últimos movimientos a la baja. El metal dorado, que había subido de manera impresionante en los últimos meses, acumula descensos de más del 7% desde septiembre, o que equivale a una pérdida de 40 dólares, luego de conocerse el buen estado de los índices macroeconómicos de los Estados Unidos.

Según los expertos, en lo que hay que centrarse ahora, es si la abundancia de inversores “alcistas” en el mercado en este momento podría causar un efecto de bola de nieve junto a los próximos datos de la economía norteamericana. Esto podría causar un movimiento a la baja en el precio del oro y un alza eventual para las bolsas sobre los niveles de cotización actuales.


//

Los analistas explican que en ese contexto, hay riesgo de que las posiciones largas se vayan deshaciendo en los próximos meses, a medida que los datos muestren consistencia. Sobre todo, por la posibilidad de que suban las tasas de interés en los Estados Unidos, lo que tendría un efecto claro en el desempeño del oro a partir de la fortaleza del dólar.

De esa manera, las estimaciones con respecto a la cotización del oro se ajustaron. Los analistas alegan que la tendencia al alza de este año ha concluido y prevén que el precio a fin de 2016 se encuentre en torno a los 1.200 dólares la onza. La caída por debajo de este nivel  a largo plazo no es buena para los alcistas.

De acuerdo con Estrategia de Inversión, es demasiado pronto para sugerir cómo se puede desarrollar el futuro del commodity, pero podemos establecer las características técnicas que ayudan a tomar decisiones operativas. 

//

Todo apunta a que el gran ganador para fin de año será el mercado de valores. El optimismo de los inversores por el aparente fortalecimiento de la economía estadounidense así lo abala y es momento de establecer posiciones, sin descuidar los instrumentos defensivos en caso de eventos inesperados.

Existe una manera de apostar por el oro, al tiempo que se invierte en acciones. En este momento los papeles de empresas mineras dedicadas a la explotación del metal se perfilan como una apuesta que podría duplicar el capital de los inversores de cara a 2017.

Para conocer los detalles sobre esta jugada, podés ingresar al siguiente Informe Especial, totalmente gratuito que Inversor Global elaboró exclusivamente para vos.

Deja tu respuesta