No todo vicio es sinónimo de buena inversión

Invertir en empresas dedicadas a la producción de cervezas puede sonar como una buena idea, pero lo cierto es que  hay más de un factor que atenta contra su rentabilidad.

La cerveza es la tercera bebida alcohólica más popular del mundo y la tercera en el ranking general, solo detrás de opciones obvias como el agua o el té. Hasta acá parece suficiente para considerarla una alternativa bastante sólida de inversión, pero no te dejes embriagar por el falso atractivo de esta industria.

Dejanos ponerte en contexto con esta industria primero:

AB Inbev, número 1 del mercado cervecero mundial y SAB Miller, que ocupa el segundo lugar, acordaron en octubre de 2015 una de las mayores operaciones corporativas de la historia al fusionarse en una sola compañía.

ANheuser

AB InBev tiene una fuerte presencia en América Latina, Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia, ya que vende marcas globales como Budweiser, Corona, Stella Artois y Becks.

Sab Miller comercializa marcas como Peroni, Pilsner, Miller, Fosters, Coors, Cristal, Costeña, Castle y Blue Moon, y tiene una fuerte presencia en África, además de estar en Asia Pacífico, Europa y América.

SAB MILLER

Con su reciente fusión, las dos cerveceras más grandes del mundo controlarían en conjunto un tercio de la bebida comercializada a escala mundial. De nuevo, ¿quiere esto decir que es una buena opción invertir a mediano o largo plazo en gigantes de esta industria?

Lo cierto es que no se trata de algo aconsejable por las razones que te contamos a continuación…

//

  1. Una vida más sana

Estados Unidos representa el tercio de los ingresos de Ab Inbev, el mayor productor de cerveza a escala mundial, y lo cierto es que cada día cobra más fuerza una tendencia que pregona un estilo de vida más sano y natural, según cuenta Carta Financiera.

En otras palabras, se impulsa un mayor consumo de agua y otras bebidas saludables con un menor consumo de alcohol, un factor a considerar si queremos invertir a largo plazo como recomiendan los grandes analistas del mercado, ya que la valuación de una compañía busca captar la capacidad de generar flujos en largos períodos.

  1. Pérdida en ventas

Dentro del consumo de bebidas alcohólicas, en los últimos años hay una tendencia de pérdida de market share de la cerveza y un mayor consumo de otras bebidas como el vino.

El market share es el porcentaje del total de ventas de un servicio o producto de una empresa o marca particular, medido con respecto a las ventas totales de bolígrafos de todas las marcas.

Esta es una tendencia que crece con especial fuerza entre los jóvenes. La preferencia de la cerveza respecto a otras bebidas alcohólicas habría bajado del 71% al 41% durante los últimos 20 años, una cifra que preocupa a la industria de cara al futuro.

//

  1. Más cervezas artesanales

Además, la participación en el volumen de ventas de las cervezas artesanales creció 12,8% en 2015 en relación con el año anterior, y las cervezas importadas en 6,2%.

Estas cifras son aún más importantes medidas en términos monetarios, ya que estas cervezas tienen un precio superior a las industriales.

Con este dato podemos ver que hay un gran sector que se ha mudado al sector más Premium.

//

Las expectativas al invertir en cerveza

Durante 2015, se vendieron 196 millones de barriles de cerveza en Estados Unidos, una caída del 0,2% en relación con el año anterior.

Si bien cualquiera podría interpretar que esto es una industria estabilizada, lo cierto es que las empresas esperaban que el consumo de cerveza aumentara tanto como lo hace la población, es decir, más bebedores por el efecto del aumento poblacional, cuya tasa en Norteamérica es de 0,8% anual.

Si lo vemos así, la baja en el volumen de ventas resulta un dato inquietante…

Menos vicios: una tendencia mundial

Con las razones de fondo, podemos darnos cuenta de que hay una nueva tendencia mundial que se traduce a la baja en el consumo de alcohol, debido a un caída en el consumo de cerveza en relación a otras bebidas y, dentro de su propia industria, también hay una creciente demanda de cervezas artesanales y de alta calidad en detrimento de las clásicas domésticas de producción masiva.

Si además revimos el últimos reporte anual de Inbev podemos apreciar que 2015 tuvo una caída en el volumen de ventas –medido en cantidades de litros vendidos- del 0,44% respecto al año 2014.

Con respecto a InBev, desde hace un tiempo el precio de sus acciones viene en subida, sin considerar el efecto de la fusión con SAB Miller, pero todavía no se observa una corrección del precio de acuerdo con las tendencias antes mencionadas.

En otras palabras, los fundamentos antes mencionados nos permiten concluir que las expectativas y el precio de la acción se encuentran sobrevaloradas. Por ello, no resulta aconsejable invertir en compañías como Inbev con la estrategia para apostar al mediano o largo plazo.

No todas las industrias ligadas al vicio tienen tan mal desempeño. De otro lado, hay una industria que no ha dejado de ganar dinero durante 2016 y que los grandes analistas recomiendan. Descubrí de cuál se trata en el siguiente Informe Especial elaborado por el equipo de Inversor Global de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta