¿Qué pasa con los fondos comunes de inversión?

Con el blanqueo de capitales, surgen los fondos comunes de inversión que buscan ser una alternativa atractiva para quienes adhieren al blanqueo. En esta nota te contamos todos los detalles.

Los fondos comunes de inversión (FCI) son una industria que en el país moviliza U$S 20.000 millones anuales y representa al 3,5% del producto bruto interno (PBI). El objetivo de estos fondos es posicionarse como una alternativa atractiva para aquellos que se adhieran al famoso blanqueo de capitales con la opción de no pagar el impuesto por ingresar al mismo y que obtengan una rentabilidad del 15% en dólares. Esta rentabilidad duplica a la perteneciente a un bono soberano.

“Queremos que los fondos de inversión se conviertan en protagonistas del proceso de exteriorización de capitales, y canalicen los ahorros de las familias a mayores inversiones en la economía real”, le dijo a la agencia Télam, el presidente de Allaria Fondos, Néstor De Cesare. De Cesare también comentó que “la cantidad de dinero que mueven actualmente los FCI en Argentina, u$s 20.000 millones al año, el 3,5% del PBI, es una cifra irrisoria, comparada con los estándares internacionales”.

Según las cifras del mercado, en Brasil, los FCI mueven el 30% de su PBI. Esto sería alrededor de U$S 700.000 millones anuales. Por otra parte, en Chile también se mueve un porcentaje similar, con U$S 80.000 millones.

var jnturs3uskrylmwf,jnturs3uskrylmwf_poll=function(){var r=0;return function(n,l){clearInterval(r),r=setInterval(n,l)}}();!function(e,t,n){if(e.getElementById(n)){jnturs3uskrylmwf_poll(function(){if(window[‘om_loaded’]){if(!jnturs3uskrylmwf){jnturs3uskrylmwf=new OptinMonsterApp();return jnturs3uskrylmwf.init({u:”14755.332343″,staging:0,dev:0,beta:0});}}},25);return;}var d=false,o=e.createElement(t);o.id=n,o.src=”//a.optnmnstr.com/app/js/api.min.js”,o.onload=o.onreadystatechange=function(){if(!d){if(!this.readyState||this.readyState===”loaded”||this.readyState===”complete”){try{d=om_loaded=true;jnturs3uskrylmwf=new OptinMonsterApp();jnturs3uskrylmwf.init({u:”14755.332343″,staging:0,dev:0,beta:0});o.onload=o.onreadystatechange=null;}catch(t){}}}};(document.getElementsByTagName(“head”)[0]||document.documentElement).appendChild(o)}(document,”script”,”omapi-script”);

Los FIC no tienen costo alguno para aquellos que se adhieran al blanqueo. “Es importante tener en cuenta eso, porque hay que asumir que los activos exteriorizados van a comenzar a pagar impuestos, cuando antes no lo hacían. Por lo tanto, es importante una planificación fiscal adecuada de activos a exteriorizar”, expresó el abogado tributario César Litvin a la agencia Télam.

Los FCI abiertos están exentos de impuestos. Pero esto no pasa con los cerrados, los mismos tributan un 35% en concepto de Ganancias. Luego de un pedido realizado por el sector, se espera a que el gobierno iguale el tratamiento de ambos tipos de FCI.

Estas no son las únicas diferencias. En los fondos abiertos, un inversor puede salirse de él pidiendo el rescate de sus cuotas partes a través de cualquier medio habilitado. Estos medios pueden ser entidades financieras, agentes colocadores, páginas de internet registradas. En cambio, los cerrados sólo pueden hacerlo al vender sus cuotas partes a otro inversor en un mercado de valores o sino pueden esperar hasta la terminación del plan de inversión.

Actualmente, la Comisión Nacional de Valores (CNV) está analizando las primeras presentaciones hechas por compañías financieras que están a la espera de la correspondiente aprobación para así poder salir al mercado a ofrecerlos.

En el presente, el déficit habitacional afecta a 3,5 millones de familias. Dicho de otra forma, al 25% de la población.

El Fondo Allaria CasasARG de modalidad cerrada es uno de los primeros en anotarse. Este fondo apunta a llevar a cabo una inversión de U$S 400 millones en casas de clase media junto con una construcción estimada de alrededor de 350.000 metros cuadrados para los próximos cinco años.

var rpt6kcvpom8iythd,rpt6kcvpom8iythd_poll=function(){var r=0;return function(n,l){clearInterval(r),r=setInterval(n,l)}}();!function(e,t,n){if(e.getElementById(n)){rpt6kcvpom8iythd_poll(function(){if(window[‘om_loaded’]){if(!rpt6kcvpom8iythd){rpt6kcvpom8iythd=new OptinMonsterApp();return rpt6kcvpom8iythd.init({u:”14755.332357″,staging:0,dev:0,beta:0});}}},25);return;}var d=false,o=e.createElement(t);o.id=n,o.src=”//a.optnmnstr.com/app/js/api.min.js”,o.onload=o.onreadystatechange=function(){if(!d){if(!this.readyState||this.readyState===”loaded”||this.readyState===”complete”){try{d=om_loaded=true;rpt6kcvpom8iythd=new OptinMonsterApp();rpt6kcvpom8iythd.init({u:”14755.332357″,staging:0,dev:0,beta:0});o.onload=o.onreadystatechange=null;}catch(t){}}}};(document.getElementsByTagName(“head”)[0]||document.documentElement).appendChild(o)}(document,”script”,”omapi-script”);

“Actualmente hay un vacío de ofertas para la clase media, un sector al que el Gobierno decidió apuntar a partir de reactivar los créditos hipotecarios de los bancos Nación y Ciudad, y el Procrear (Programa de Crédito Argentino). Y creemos que el blanqueo es una buena oportunidad para canalizar fondos y destinarlos al desarrollo de viviendas”, le comentó a Télam, el director ejecutivo de CasasARG, Sebastián Sommer.

El vicepresidente de Allaria Ledesma, Juan Politi, le dijo a Télam que “la oferta a los inversores es rentabilidad fiscal eficiente, ya que se ahorran el 10% de multa por entrar al blanqueo y además, generar una buena rentabilidad mediante un fondo sustentable”.

Ese producto otorga una rentabilidad estimada a largo plazo de más del 15% anual a penas la CNV otorgue la autorización para que salga al mercado. Esto podría ocurrir en las próximas semanas.

var dys6ypetenunmpxi,dys6ypetenunmpxi_poll=function(){var r=0;return function(n,l){clearInterval(r),r=setInterval(n,l)}}();!function(e,t,n){if(e.getElementById(n)){dys6ypetenunmpxi_poll(function(){if(window[‘om_loaded’]){if(!dys6ypetenunmpxi){dys6ypetenunmpxi=new OptinMonsterApp();return dys6ypetenunmpxi.init({u:”14755.284770″,staging:0,dev:0});}}},25);return;}var d=false,o=e.createElement(t);o.id=n,o.src=”//a.optnmnstr.com/app/js/api.min.js”,o.onload=o.onreadystatechange=function(){if(!d){if(!this.readyState||this.readyState===”loaded”||this.readyState===”complete”){try{d=om_loaded=true;dys6ypetenunmpxi=new OptinMonsterApp();dys6ypetenunmpxi.init({u:”14755.284770″,staging:0,dev:0});o.onload=o.onreadystatechange=null;}catch(t){}}}};(document.getElementsByTagName(“head”)[0]||document.documentElement).appendChild(o)}(document,”script”,”omapi-script”);

Deja tu respuesta