Prestamos personales: todas las opciones que tenés hoy

Tranquilo: en este artículo no te vamos a ofrecer prestamos personales. Lo que sí vamos a hacer es repasar la información disponible sobre estos y concluir si son una buena opción hoy en día o no.

Es probable que en los últimos meses, te hayan mandado mails o llamado con el siguiente pretexto: “has sido seleccionado para ser beneficiario de un prestamo personal“.

También es posible que o no tengas más ganas de escuchar sobre tu “beneficio” o  hayas considerado sacar uno.

Sea cual sea tu situación, este artículo te va a ayudar.

Y lo va a hacer por una simple razón: vamos a resumir toda la información que necesitás para saber si efectivamente son convenientes los prestamos personales en este momento y, llegado el caso, analizar cuál es el más competitivo.

Antes de continuar con la información, me gustaría comentarte que existen otras posibilidades para conseguir dinero en el caso de que lo necesites. Si querés saber de qué estoy hablando hace click en el link anterior.

¿Empezamos?

//

Prestamos personales: cuál es la situación actual

Seguramente, en los últimos meses, recibió algún llamado del banco ofreciéndole obtener más límite en su tarjeta de crédito o un préstamo personal “muy conveniente”.

En respuesta a esto, hay una muy clara: las entidades bancarias tienen políticas enfocadas en la captación de clientes por medio de éstos. Pero hay más incentivos: el consumo, aprovechando plazos más largos, y el pago de saldos en tarjetas, por la diferencia entre las tasas.

En el caso de los préstamos personales existe la posibilidad de sacarlos hasta en 60 meses y a una tasa fija, en momentos en que los plazos máximos para financiar con plástico rara vez superar las 12 cuotas.

En lo que respecta al CFT (costo financiero total) de los personales ronda, en el Banco Ciudad, entre 30,2 y 44,7%, en el Banco Provincia de Buenos Aires se ubica en 43,2% y llega al 58% en el Hipotecario y en otros bancos provinciales y privados, hasta ascender a un tope de 63% en el caso del Banco de Chaco.

//

Tasas de interés: ¿engaña pichanga?

Como seguramente sabés, y si no lo hacés lo vamos a repasar a continuación, la tasa de interés de referencia, la de la letra Lebac a 35 días, condiciona todas las demás tasas que podemos encontrar en el sistema financiero argentino.

Si bien desde fines de abril, ésta perdió casi 10 puntos porcentuales, el costo financiero que pagan los individuos por los prestamos personales cedió apenas 0,8 puntos porcentuales en el mismo período, una diferencia que en el sector explican por la eliminación de topes a las tasas, porque los costos de comercialización de créditos se han movido a la par de la inflación y por decisiones del Banco Central (BCRA), la suba de encajes, que encareció el fondeo de las entidades.

En lo que a tasas refiere, los usuarios y consumidores se están llevando la peor parte: el rendimiento de sus ahorros baja mientras que el costo de financiarse se mantiene.

Por un lado, las tasas de las letras Lebac caen a un ritmo muy acelerado y las que pagan los bancos por sus ahorros a plazo fijo acompañan (llegaron a perder 5,1 puntos porcentuales entre abril y agosto). Por el otro, el costo de financiarse a través de un préstamo personal prácticamente ni se inmutó frente a la política en cuestión (perdió solo 0,8 puntos desde abril).

Por el otro, la tasa de los famosos plazos fijos para minoritstas promedió 27% en diciembre y 27,3% en mayo –tras subas de menos de 1 punto porcentual respecto a meses anteriores–, siempre a más de 10 puntos porcentuales de distancia de las letras del BCRA. Los depósitos mayoristas reaccionaron mejor, pero siempre lejos de las subas de la tasa de referencia.

La poca mejora en el premio por ahorrar no impidió que desde noviembre, antes de la suba de tasas, los depósitos a plazo en bancos crecieran 20,3%, $ 8328 millones de nuevas colocaciones. En el mismo período la tenencia de Lebac fuera de las entidades financieras creció 257%, $ 238.489 millones comparando los promedios de noviembre con los de agosto. Los plazos fijos no fueron el mejor lugar donde aprovechar la suba de tasas.

//

Entonces, ¿convienen los prestamos personales?

En otras palabras, si necesitás dinero extra, pensá en pedirle a un amigo, familiar o encontrá alguna otra manera de conseguir un plus, ya que las tasas de interés que cobran los bancos por préstamos personales y también por financiamiento vía tarjetas de crédito llegó al máximo.

Sobre estas dos opciones, para el economista Jefe de Inversor Global, Diego Martínez Burzaco, “depende mucho del costo de financiamiento” la que sea más conveniente.

Sin embargo, y distanciándose de lo que muestra la tendencia sigue eligiendo la tarjeta de crédito: “Creo que hay más oportunidades de hacer negocios más rentables con la finanzas personales a partir de las tarjetas de crédito antes que sacar un crédito personal. También depende mucho el consumo que uno vaya a hacer. Si el consumo es muy alto, ahí quizás se priorice un préstamo personal. Para consumo menores, está la tarjeta de crédito”.

Si ninguna de estas opciones te resulta atractiva, vas a encontrar otras dos en este Informe Especial totalmente gratuito que hemos preparado para vos. No te lo pierdas, te vas a sorprender.

Deja tu respuesta