Los mercados le temen más a Trump que a la FED: ¿por qué?

Si bien todos se han preparado para la suba de tasas de la Reserva Federal, lo impredecible del candidato republicano sigue causando pánico en Estados Unidos.

Hace un mes, el escenario era claro: Hillary Clinton sería la 45° presidenta de los Estados Unidos. Sin embargo, sus evidentes problemas de salud ahora preocupan tanto a electores como inversores, dado que Wall Street prefiere a la demócrata antes que a Donald Trump, más temido en los mercados que la suba de tasas de la Reserva Federal.

La tercera semana de septiembre se respiraba la angustia: la FED se reunía una vez más y el margen para subir las tasas ya era bastante reducido, pero contra todo pronóstico se mantuvo de brazos cruzados y postergó su decisión para diciembre.

En cambio, los datos suministrados por una encuesta elaborad por CNN Money, son elocuentes: 45% de los inversores con posiciones en Wall Street considera que si Clinton gana la presidencia será una buena noticia para la renta variable, mientras que 34% manifestó que Donald Trump es una mejor alternativa en este sentido.

En cuanto a cuál de los candidatos sería mejor para la economía de los Estados Unidos, 41% de los inversores se inclinan por Clinton y 33% por Trump.

//

¿Trump o la FED?

Pero ¿qué es más peligroso para el mercado de valores?, ¿acaso es peor Donald Trump o la suba de tasas de la FED?

Decían, hace un tiempo, que la virtud de los bancos centrales era su transparencia: no sorprender al mercado. Su previsibilidad en el manejo de la política monetaria, en tiempos tan complicados como los de hoy, era sin duda una virtud. ¿Por qué subir los tipos en diciembre?

Por mantener otra regla, más antigua que la anterior. Es decir, tomar medidas cuando se den las circunstancias y es que, quizá en el futuro, no se podrán adoptar.

//

¿Hay que temer una suba de tasas?

Durante las últimas ocasiones en que la FED ha actuado, lejos de generarse caídas en los mercados, los emergentes ganaron en términos de dólares. De hecho, hagamos un repaso histórico:

  1. El actual ciclo alcista de tasas es diferencia a los evidenciados en el pasado, ya que ahora hay una mayor gradualidad y menos velocidad respecto a las anteriores ocasiones.
  2. Las materias primas no tienden a generar fuentes bajas durante los procesos de tasas producto de que el dólar tampoco se fortalece
  3. En el mercado de acciones estadounidense, en casi ningún caso hay caídas.

¿Es Trump la peor pesadilla de Wall Street?

La lista de temores es larga: como presidente, Trump lanzaría una guerra comercial con China; podría aumentar los impuestos a los ricos; podría interferir con la Reserva Federal sobre la política monetaria; las relaciones de la Casa Blanca con el Congreso podrían romperse por completo.

Por ejemplo, Hillary Clinton no despierta la misma clase de ansiedad en Wall Stret. Ella preocupa, precisamente, por su debilidad.

Las razones en contra de Trump son obvias: nadie sabe dónde está ideológicamente, nadie sabe de qué sería capaz una vez en el poder, con tal de ser reelegido, o de aumentar su base de apoyo popular. Un día está a favor de las expropiaciones de propiedad privada para realizar obras; al otro día en contra.

Un día habla como un demócrata y al otro como un republicano. Con Clinton, se sabe que el Congreso se opondría a muchas iniciativas, pero al menos es un escenario previsible.

//

El doble discurso de Trump

Las empresas quedan en desconcierto por los comentario improvisados que hace Trump sobre asuntos cruciales de negocios y economía a diario desde que lanzó su campaña electoral el año pasado: ha denunciado los altos salarios de los jefes ejecutivos, la codicia de los banqueros y  las ventajas tributarias de los ricos administradores de fondos de Wall Street.

Trump también ha amenazado a gran cantidad de inmigrantes indocumentados, que permiten a las empresas estadounidenses contar con una gran oferta de trabajadores de bajos salarios.

Además, ataca a China y Japón por manipular sus monedas para ventajas comerciales y amenaza con iniciar una guerra comercial con China. Al mismo tiempo, ha declarado su oposición a dos importantes acuerdos de libre comercio que abarcan a los océanos Pacífico y Atlántico.

Incluso ha arremetido contra titanes estadounidense como Ford y Apple, porque fabrican una parte de su producción fuera del país, pero por el otro lado, corteja a líderes de la industria estadounidense con promesas de recortes de impuesto a sus negocios y elogia las habilidades de su colega magnate Carl Icahn, uno de los inversores activistas más exitosos de Wall Street.

Te has preguntado entonces ¿en qué invertir si gana Donald Trump? Te lo contamos en el siguiente Informe Especial que podés revisar de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta