La señal más fuerte para ingresar al mercado de valores

La volatilidad es considerada como algo terrible por muchos inversores. En esta nota te contamos por qué no es tan terrible cuando llega al mercado.

Hoy parecería que todo lo que se habla en el mundo de las inversiones está relacionado con la volatilidad. Hace una semana que la palabra volatilidad ha inundado los titulares de las noticias de economía. El CBOE Volatility Index o “VIX” subió más de un 40% en tan solo unos pocos días.

De acuerdo a Boomberg, el Barclays Bank PLC iPath S&P 500 VIX Short-Term Futures ETN registró un volumen de operación mayor, el martes, que cualquiera de las corporaciones importantes que aparecen en el S&P 500, operando con un récord de 110 millones de acciones.

//

Pero a pesar de toda la habladuría de la temida volatilidad en el mercado, parecería que hay una importante deficiencia en el contexto. ¿Por qué la volatilidad a corto plazo en el mercado ahora es universalmente malo? ¿Cómo es que predice problemas a largo plazo para los inversores?

Si miramos de cerca la historia del mercado y la volatilidad en el mercado, podemos observar que los giros recientes no son causas de arrebatos. Contrario a lo que dicen la creencia popular y los titulares, la volatilidad no es un problema.

Últimamente, lo más divertido de toda esta locura con la volatilidad es que frecuentemente se ignora al hecho de que la reciente subida en el VIX no está siquiera cerca del pico de 52 semanas. El VIX, actualmente está cerca de 17, alcanzó un pico de 30 el 11 de febrero durante un duro comienzo de año.

¿Por qué entonces hay tanta melancolía y sentimientos de fatalidad por la reciente suba en el índice si ni siquiera es la “peor” del año?

Para los inversores, los movimientos previos en el VIX son menos importantes que cómo funcionan sus acciones alrededor del momento de estos movimientos hacia arriba en el índice de miedo. Unos períodos recientes muestran que las subas efímeras de la volatilidad en realidad han sido una gran oportunidad para comprar.

¿Qué ha pasado con el VIX?

Septiembre de 2015: El VIX alcanzó su máximo dos veces en septiembre de 2015, llegando a un pico de seis años y medio mientras la Fed contemplaba una suba de las tasas de interés. ¿Todo esto te suena? Luego de la suba en el índice de miedo, al final de septiembre de 2015, el S&P 500 tuvo subas de dos dígitos durante los siguientes treinta días. Desde entonces el índice ha subido alrededor de un 13% en total.

Febrero de 2016: El mercado estadounidense estaba volátil a principios de este año, luego de que el VIX subiera a mediados de febrero el S&P 500 sumó un 9% en los siguientes treinta días. Las acciones han subido un 13% desde entonces.

Junio de 2016: El VIX alcanzó su máximo cerca de 26 a fines de junio luego del voto por el Brexit. Treinta días después, el S&P 500 había subido un 4%. El S&P 500 está casi un 5% más arriba desde ese pico de junio.

//

La pelea de la volatilidad y el riesgo

En parte, los inversores asocian tantas problemáticas con la volatilidad porque últimamente ha habido bastante publicidad por las llamadas estrategas Smart beta que pretenden bajar la volatilidad de los portafolios de sus usuarios. Esto implica que los departamentos de marketing en la industria ETF tienen un interés especial en hacer que la volatilidad sea una mala palabra porque entonces vos vas a estar más inclinado a comprar sus productos como solución.

Generalmente, un ETF de baja volatilidad tomará un índice y lo alterará. Tal vez lo hará de igual peso en vez de que sea pesado de acuerdo a la capitalización de mercado o al enfocarse en compañías de baja beta. La meta de estos fondos y sus departamentos de marketing es convencerte de que tus inversiones de baja volatilidad también son de bajo riesgo.

Este marketing de la baja volatilidad no implica en absoluto que esas inversiones sean de bajo riesgo. Un claro ejemplo de esto es Dominion Resources que podrá tener un beta bajo y encajar para algunos con la descripción de una inversión de bajo riesgo. Pero una acción de utilidades sin crecimiento con un futuro P/E de 19 y un retorno a sesenta días de -5%, tiene sus propios riesgos.

Unos pagadores de dividendos estables son una buena inversión fundacional para cualquier portafolio y, en particular, en las actuales circunstancias de mercado. Pero vale la pena recordad que no existe un retorno sin riesgos en el mercado de acciones incluso para fondos que pretenden ser bajos en volatilidad.

La próxima vez que veas un titular que hable de que el VIX ha alcanzado su máximo recuerda esto y considerá correr hacia las últimas inversiones populares que prometan seguridad.

//

Deja tu respuesta