Invertir en opciones: lo que necesitás saber para que te sea sencillo

Quizá hayas escuchado hablar de los call y put y te pareció algo complejo, pero hoy te lo explicamos todo para que te inicies en este mundo.

El mundo financiero se abre a toda clase de inversor. Una de sus muchas puertas de entrada son las opciones, esos contratos que dan a su comprador el derecho a adquirir o desprenderse de activos como acciones o índices bursátiles a un precio predeterminado.

¿Querés dominar los conceptos que envuelven a este mercado? Hoy tenés una oportunidad de oro

Una opción financiera es un instrumento que se establece en un contrato que da a su comprador el derecho, pero no la obligación, a comprar o vender bienes o valores a un precio predeterminado (strike), hasta su vencimiento.

//

¿Cómo invertir en opciones?

A estos acuerdos se les llamada “contratos derivados”, porque su valor proviene de un activo subyacente, que en este caso, son acciones.

¿En qué consiste una operación con opciones?

Según Nery Persichini, editor de Revancha Argentina, el tomador o titular, a través del pago de un monto de dinero (prima), compra el derecho a exigir a la otra parte (lanzador o emisor) la compra o venta de cierta acción a un precio fijo determinado en un momento dado del tiempo.

¿Qué es la prima?

La prima es lo que conocemos como el precio al que se realiza la operación, pagado por el comprador de la opción a su vendedor. Se negocia en función de la oferta y la demanda que establece el mercado, como ocurre con otros productos.

El valor de la prima lo determina el precio del activo, precio de ejercicio, tipo de interés, dividendos que se deben pagar, tiempo hasta vencimiento y volatilidad futura.

Hay dos tipos de opciones financieras: de compra (call) o de venta (put):

//

Opciones call

Una opción de compra (call) da a su comprador el derecho a comprar un activo a un precio predeterminado. El vendedor de la opción tiene la obligación de vender el activo en caso de que el comprador ejerza el derecho a comprar.

Interesa comprar una opción call cuando el inversor tenga expectativas alcistas sobre el mercado o haya una acción en tendencia.

También es adecuado si el activo ha tenido una trayectoria alcista fuerte, ya que al comprarla se pueden aprovechar las subas, si al acción sigue en alza, y tener limitadas las pérdidas, si cae.

Además, si un inversor desea en un futuro próximo comprar títulos porque van a subir pero no tienen los fondos necesarios, puede aprovechar la suba mediante la compra de opciones call.

¿Qué implica una opción call?

Esto implica poder adquirir la acción a un precio fijo, establecido por el inversor, de momento que cualquier suba por encima será ganancias. Si cae por debajo, las pérdidas son siempre fijas y conocidas, iguales a la cantidad que se pagó por la opcón call (prima).

Entonces cuesta mucho menos que comprar la acción y la relación coste/rendimiento es muy alto. Con pequeñas inversiones se pueden obtener altas rentabilidades.

Se trata de un juego. Quien compra un call espera que el precio de una acción suba y paga un monto para asegurarse el derecho de adquirirlo a un valor más bajo en el futuro y el emisor, en cambio, busca ganar con la prima cobrada y su expectativa es que el precio al menos no suba.

//

¿Cuándo vender una opción call?

Debés hacerlo en el momento preciso. El vendedor recibe el precio de la opción y, a cambio, en el caso de que el comprador ejerza su opción de compra, está obligada a vender al precio fijado.

Es aconsejable vender un call en estas situaciones:

  • Par asegurar ingresos adicionales una vez que se decidió vender las acciones
  • Si no importa vender las acciones a un precio fijado por el inversor y percibir un ingreso extra.

Lo cierto es que al vender un call generamos flujo inmediato de dinero y retrasamos el momento de pérdidas por bajadas en el precio de la acción.

Opciones put

Una opción put es un derecho a vender a un precio predeterminado hasta una fecha concreta. El vendedor de la opción de venta tiene la obligación de comprar el activo si el tenedor de la opción decide ejercer su derecho.

Interesa comprarla cuando se prevean caídas, porque se fija el precio a partir del que se gana dinero. Si la acción se derrumba por debajo, el inversor obtiene beneficio.

Conviene comprar una put cuando el inversor tenga acciones y crea que éstas tienen grandes probabilidades de caer a corto plazo o cuando la acción va a caer y se desea aprovechar esta circunstancia para obtener beneficios.

Si las expectativas son bajistas, una de las estrategias bursátiles es comprar estas opciones. Ninguna otra opción ofrece la posibilidad de ganar dinero con títulos que pierden valor, con el riesgo limitado si las previsiones no son acertadas y se producen un cambio brusco de tendencia. Las pérdidas quedan limitadas al pago de la materia prima; las ganancias se incrementan conforme cae el precio de la acción en el mercado.

//

¿Cuándo vender una opción put?

Cuando se vende una put, el inversor cede un derecho por el que cobra un precio.  A los ahorradores que contraten este tipo de productos les interesa vender esta opción en las siguientes situaciones:

  • Para comprar acciones con descuento
  • Cuando se crea que el precio de la acción entrará en un período de estabilidad y no va a caer.

¿Cómo generar mayores ingresos sabiendo estos conceptos? Te lo explicamos en el siguiente Informe Especial que es totalmente gratuita.

Deja tu respuesta