¿Cómo funcionará la tasa de interés a partir de 2017?

Las Lebacs a 35 días dejarán de ser la referencia para la política monetaria, un plan que forma parte del régimen de metas de inflación el próximo año.

La tasa de interés anunciada cada martes es la noticia más esperada por los inversores porque aviva o desincentiva las oportunidades de negocio en pesos, pero las reglas de juego están por cambiar: ya no se tomará como referencia la tasa de las Lebacs a 35 días sino las de pases a 7 días.

En una conferencia de prensa, el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, dio a conocer la nueva política de metas de inflación de la entidad monetaria: una tasa a un plazo más corto –las Lebacs de menor duración son a 35 días- permitiría un monitoreo más ajustado.

En las operaciones de pases intervienen el Banco Central y las entidades financieras. Funciona así: una de las partes vende a la otra, títulos o bonos, en pesos o dólares, para recomprarlas una cantidad determinada de días más tarde a un precio convenido originalmente.

//

Los pases activos y pasivos

En los “pases pasivos”, el BCRA vende y luego recompra títulos, bonos o certificados de depósito, una operación que permite a las entidades cumplir con requisitos de liquidez.

En los “pases activos”, el BCRA compra al contado y luego revende títulos en pesos o en dólares, a las entidades financieras para asistirlas en casos de liquidez transitoria. Este tipo de acciones no puede representar más de un tercio de las reservas de libre disponibilidad del BCRA.

En ambos tipos de pases, la diferencia entre precio de venta y recompra es el que marca las tasas

¿Seguís sin entender?

Explicado de otro modo, el BCRA tomará como referencia el centro del corredor de pases a 7 días, es decir, el centro entre pases activos y pasivos, que tiene en cuenta cuánto pagan las entidades financieras para obtener préstamos a una semana por parte de la entidad monetaria y cuánto paga la entidad monetaria por la operación inversa.

//

¿Qué pasará con las Lebacs?

Del mismo modo, cada martes se comunicará la tasa como viene sucediendo con las Lebacs, tras la reunión del comité de política monetaria del BCRA.

Esto también quiere decir que las Lebacs a 35 días dejarán de ser la tasa de referencia de la política monetaria. Todo forma parte del régimen de metas de inflación de 2017, en el cual se prevé una desaceleración de la suba de precios hasta un rango de 12% y 17%.

En 2018, en tanto, la meta será la de una suba de precios de entre 8% y 12%, mientras que para 2019 sería de 5%.

El régimen de metas de inflación es un sistema para ofrecer a la sociedad una unidad de valor previsible y estable, que facilita la coordinación entre los actores de la economía, disminuye la inflación, mejora la distribución del ingreso y permite a los países crecer más.

De todos modos, este régimen no es una fórmula mecánica, sino que depende de un análisis constante del proceso de desinflación y de las expectativas del mercado, que será realizado por un Consejo de Política Monetaria.

//

¿Un modelo aplicable a la Argentina?

La gran duda que se abre entre los analistas del mercado es si el sistema que aplican países como Estados Unidos, Chile o Brasil funcionará en una economía en recesión como la Argentina, con un nivel de inflación por encima del 40% anual.

El esquema de metas fue usado con buenos resultados por Chile, Perú, Colombia e Israel, que demoraron entre 4 y 13 años en lograr una inflación de un dígito, pero luego la sostuvieron.

De acuerdo con analistas como Fausto Spotorno, economista jefe de Orlando Ferreres, el pase es un instrumento para hacer ajustes finos, a diferencia de las Lebacs que es mucho más bruto. Para que el sistema funcione, se necesita cierto equilibrio entre la oferta y demanda de dinero.

Esa es la hipótesis central del BCRA. De acuerdo con Sturzenegger, la demanda de dinero crecerá 20% en 2017, a la vez que anticipó que las transferencias del Tesoro se van a reducir a 150.000 millones de pesos.

El diario BAE cita al analista financiero Christian Buteler, quien comenta que el principal problema de este sistema de metas en Argentina es suponer que la inflación depende exclusivamente de las políticas del BCRA.

//

Salud al peso

Lo cierto es que Sturzenegger confía en que ese cambio de periodicidad le permitirá al BCRA pasar de 36 series de Lebacs en circulación a 9 series, lo que facilitará su negociación en mercados secundarios y permitirá tener mejores referencias diarias sobre las expectativas del mercado.

Una medida adicional: a partir de 2017 las Lebacs pasarán a ser licitadas una vez por mes para reducir el número de especies. Respecto a la nueva tasa de referencia, Sturzenegger indicó que antes de enero será definida.

El objetivo final del BCRA es devolverle gradualmente salubridad al peso, al asegurar que la inflación empieza a ir en descenso, algo para lo que se acotará además progresivamente la dominancia fiscal sobre la política monetaria.

La última pregunta es: ¿cómo hacer dinero con la tasa de interés? Te lo contamos en el siguiente Informe Especial elaborado gratuitamente para vos.

Deja tu respuesta