¿Cómo eliminarán el dinero en efectivo de la Argentina?

El presidente del banco central sueco, Stefan Ingves, ha asesorado a las autoridades locales para la eliminación progresiva del cash. Te contamos los detalles.

“Estamos recibiendo asesoramiento para desterrar el uso de dinero en efectivo”. Esa fue una de las noticias que Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central, compartía en clara referencia a Stefan Ingves, su homólogo sueco, quien logró que solo 1,5% de las transacciones en su país se efectuaran en cash.

La gran pregunta es: ¿cómo replicar este modelo cuando más del 30% de las operaciones se realizan en la informalidad?

La exitosa experiencia sueca, basada en la aplicación de nuevas tecnologías para optimizar el sistema bancario, es una suerte de espejo en el que Sturzenegger quiere verse reflejado: “una economía bancarizada es más justa, porque su formalización permite que las cargas tributarias se repartan más equitativamente”.

Lo cierto es que muchos critican la idealización del modelo sueco: lo tildan de utopía, porque se trata de dos realidades distintas, desarrollos económicos, PBI, culturas, idiosincrasias, entre otros aspectos.

//

Detrás de la bancarización sueca

A lo que apunta el titular del Banco Central es a reducir la ilegalidad y bajar costos operativos para bancos y comercios.

¿Qué se arregla con su método?

La cuestión es que al gastar mucho dinero, el país siempre tendrá alta inflación. No es un inconveniente específico para Argentina, sino que sucede alrededor del mundo. Tampoco se arreglará solo. Hay reglas que si se rompen generan problemas de una manera u otra.

Reducir el uso de dinero en efectivo

Tres condiciones antes de disminuir el uso de efectivo:

  • Normalización de la economía
  • Confianza y transparencia en los sistemas de pago electrónicos
  • Un marco jurídico y tecnológico adecuado

Aun así, no veremos los cambios del día a la mañana: la bancarización sueca llevó más de 30 años… ¿Qué ha sucedido en este período?

//

¿Los cambios por venir?

Los pequeños mercados se han adaptado a este cambio, los robos a mano armada en bancos casi han desaparecido, las transacciones en negro han disminuido sustancialmente y Hacienda controla mejor los movimientos de los contribuyentes.

Hoy día, el gobierno no permite a sus ciudadanos pagar los impuestos en efectivo y la mitad de los comercios no acepta el cash.

¿Cómo llegó a eso?

Entre las estrategias usadas sobresalió la concentración del sistema a través de la disminución de los puntos físicos de distribución de efectivo.

Además, el Banco Central sueco trasladó todos los costos de almacenamiento y logísticos de manejo de dinero a los propios bancos para desincentivar su uso, algo que aplicará próximamente Argentina.

Otra de las claves fue que, desde que está al frente del banco central, que priorizó la incorporación de la tecnología para reducir el uso de cash.

En ese sentido, los bancos desarrollan tres productos: una aplicación móvil que les permita a los usuarios hacer transferencias inmediatas y en forma remota entre celulares, así como una aplicación que contemple la posibilidad de recibir pagos con una tarjeta de débito.

Si un consumidor desea comprar un electrodoméstico por la Web, no debe hacerlo con crédito o débito, sino presionando pagar en el botón y el comercio recibiría posteriormente una transferencia electrónica de la cuenta del comprador, sin necesidad de intermediarios.

//

La billetera electrónica

Luego está la billetera electrónica, dado que el celular se ha convertido en una herramienta, casi imprescindible en la vida cotidiana y podría reemplazar incluso nuestra billetera.

Si tenés una copia de tus documentos personales, acceso digital a los bancos y fotografías de tus seres queridos. Lo único que hasta hace algunos años resultaba difícil de comprender era cómo llevar billetes y monedas ahí pero para eso hay una solución.

Más allá de verificar el saldo bancario o hacer transferencias, a la opción para hacer compras se le conoce como billetera móvil.

Según el especialista sueco, hay muchas partes del mundo donde todavía se usa el efectivo, porque aún les falta incorporar tecnología, pero lo cierto es que no hay necesidad de usar muchos billetes. “Hay una parte informal de la economía relacionada con el uso de dinero. Es muy difícil determinar qué viene primero: si el uso de billetes o la informalidad”.

En cuanto a qué pasará en el futuro con el dinero en el mundo, Ingves dejó una reflexión que abre muchas interrogantes: “El desafío es pensar si cada banco central tendrá que emitir su propia moneda electrónica”.

La pregunta es si es bueno o no vivir en un mundo sin billetes. Te lo contamos en el siguiente Informe Especial  que podés revisar gratuitamente.

Deja tu respuesta