2 commodities que han generado 25% de ganancias en un año

Tanto el petróleo como el oro han tenido un ciclo deslumbrante y les queda un gran camino por delante. Descubrí como invertir en estas materias primas.

En 2015 nadie daba un centavo por los commodities. Era una de las peores inversiones del mercado y 2016 no perfilaba como el año del cambio, pero quienes nadaron contra la corriente y apostaron a este sector cosecharon rentabilidades de dos dígitos.

El regreso de las materias primas desde el infierno en que estaban sumidas a comienzos de año ha centrado gran parte de la atención de los inversores y ha generado una gran incidencia en el resto de mercados.

En particular, el petróleo ha tenido una mayor estabilidad que no demostraba desde el año 2014 y ha acumulado un sorprendente rally del 77,54% y en el oro se eleva hasta el 25%.

//

Invertir en petróleo

Hablemos del oro negro. Lo crucial es la cumbre de Argelia, un encuentro informal entre los integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otras potencias mundiales en busca de un congelamiento en la producción de crudo.

Aunque pareciera que esta vez hay posibilidades de que el cártel de productores petroleros decida recortas las cuotas de producción, también es cierto que parece que en el senado de la organización no hay quórum.

Petroleo

Arabia Saudita –el impulsor de la estrategia de inundar el mercado de petróleo para rebajar los precios y sacar a los nuevos productores- parecía estar dispuesto a tomarse una pausa, pero Irán no busca negociar en esa dirección.

Goldman Sachs ha sostenido que la cotización del petróleo del tipo Brent, usado como referencia en Europa, cerrará el año entre 45 y 50 dólares por barril en la que se mueve en la actualidad.

//

Perspectivas positivas

Hace semanas la Agencia Internacional de Energía (AIE) afirmaba que la demanda global de petróleo desciende más rápido de lo que se esperaba. El suministro de los países de la OPEP se mantiene fuerte, compensando la caída en la producción fuera de los productos tradicionales. En consecuencia, los desequilibrios en el mercado tardarían más en superarse de lo que pensamos.

El petróleo, como inversión está en medio de una fase de consolidación. En este caso, la tendencia a mediano y largo plazo es alcista.

El Departamento de Energía de los Estados Unidos dijo recientemente que aspira a que el petróleo alcance los 52 dólares en 2017.

El barril de petróleo estará casi 10 dólares por encima que el precio promedio durante 2016, actualmente en 43 dólares, un punto intermedio si contamos con que tocó piso de 26 dólares a principios del ejercicio y alcanzó un máximo de 50 dólares en fechas más recientes.

//

Invertir en oro

El oro lleva casi la misma revalorización que el petróleo durante los últimos 12 meses y acumula suba de más de 26%.

Durante los últimos años, los inversores habían olvidado el papel del oro como un activo refugio, pero la gran cantidad de retos a los que se enfrenta la economía y los mercados durante los últimos meses ha reforzado este rol.

Oro

No olvidemos los temores provenientes de China, el anémico crecimiento mundial, el Brexit o las ilusiones sobre una recuperación de los precios y la inflación en países como Estados Unidos.

Todo se conjuga para que el oro sea uno de los grandes ganadores durante 2016. Las turbulencias bursátiles han provocado que el metal amarillo avance hasta 1.330 dólares por onza y podría escalar hasta 1.440 dólares por onza.

Para que la previsión anterior se cumpla, la agitación de los mercados debería mantenerse, impidiendo que los inversores recuperen el gusto por los activos de riesgo que podrían ofrecerles mayor rentabilidad.

//

¿Oportunidad de oro?

Las elecciones en Estados Unidos se antojan clave para ese propósito, ya que pueden convertirse en el principal foco de incertidumbre de cara al último trimestre del año. De hecho, los expertos de Goldman Sachs han propuesto invertir en el metal dorado si Donald Trump gana las elecciones de Estados Unidos en noviembre próximo.

El hecho de que los inversores tengan dudas sobre si la Reserva Federal continuará los ascensos de los tipos de interés es otro de los factores que abre la puerta a una nueva suba del oro. De prolongarse demasiado el escenario de niveles de inflación podrían llegar a descontrolarse, dando nuevos motivos al mercado para buscar refugio.

Hoy en día, el oro está en medio de una fase alcista. Las métricas que se miden muestran que la tendencia a mediano plazo es bajista, pero a un período más largo podría aumentar.

Deja tu respuesta