Bonos CER: ¿vale la pena apostar a una baja de la inflación?

En el mercado financiero resaltan activos con tasa atada a la aceleración de precios, pero la duda que surge es si les queda aún camino por recorrer.

La promesa de que la inflación bajará es cíclica: cada tanto tiempo el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, asegura que el ritmo empieza a desacelerar, pero en el mundo de las inversiones desconfiar de la fuente oficial puede resultar más rentable. En seguida te contamos cómo.

Parte de la estrategia del Banco Central (BCRA) para controlar la inflación ha sido la implementación de tasas de interés de corto plazo vía Lebacs en una escala superior al 30% durante 2016.

Este plan apuntaba a controlar el dólar evitando una escalada en el precio de la divisa que luego se trasladaría a precios en supermercados. El éxito de esta medida fue sinónimo para la caída económica aunque aún no se refleja en una disminución notable de la inflación.

Todo sobre los bonos CER

Por supuesto, en el mercado financiero resaltan activos financieros cuya tasa está atada al nivel de inflación: los bonos ajustables por CER.

Los bonos CER más conocidos son el Bogar 2018 (NF18) y el Discount (DICP), que exhiben una suba anual en torno al 20% para el primero y 25% para el segundo. Ambos están hoy en máximos históricos.

También está el Boncer 2021, un nuevo bono atado a la inflación que el Gobierno colocó por primera vez en una década, despertó el interés del mercado que evalúa como atractiva la tasa de inflación versus el nivel de devaluación en el tipo de cambio, al menos en el corto plazo.

¿Vale la pena apostar a los bonos CER?

La duda que surge es si aún les queda camino por recorrer…

Dada la suba significativa experimentada durante 2016 y contemplando que tanto el Gabinete económico como las consultoras privadas coinciden en que la inflación reducirá su ritmo eventualmente –todos creen que será en diciembre-, entonces ¿conviene comprar este tipo de activos financieros ante la oportunidad de que el BCRA no esté en lo cierto?

También es posible que el BCRA esté en la senda correcta para atacar y reducir la inflación en los próximos meses y años, de modo que invertir en bonos ajustados por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER).

¿Cuál es la conclusión?

Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global y editor de Mercado en 5 Minutos, no tiene a los bonos CER entre sus opciones favoritas en el mercado, aunque si el inversor piensa posicionarse en esta opción durante los próximos meses alguna rentabilidad podría dar.

Lo cierto es que la baja de la inflación no es tan agresiva como auguraba: se decía que en el segundo semestre la inflación oscilará entre 1% y 1,5%, aunque gran parte de la expectativa ya está incluida en los precios y las perspectivas de mercado.

“De seguir posicionando en bonos CER buscaría colocarme en la parte larga de la curva principalmente a DICP y PARP, aunque no es mi inversión favorita. Veo más atractivas otras opciones”, explicó Martínez Burzaco.

¿Cuáles son las alternativas a los Bonos CER?

En primer lugar están los bonos que ajustan por tasa Badlar, esa misma que es calculada por el BCRA con base en una muestra de tasas de interés que entidades de Capital Federal y Gran Buenos Aires pagan a los ahorristas por depósitos a plazo fijo de 30 a 35 día y de más de un millón de pesos o dólares.

En esa línea, entre los bonos en pesos atados a tasa variable Badlar más destacados se encuentra la serie BONAR, específicamente el Bonar 2017 (AO17), cuyo rendimiento en pesos es superior al 37%.

Según Nery Persichini, editor de Revancha Argentina, existe un driver que podría impulsar a la Badlar. Este radica en que las entidades financieras están solicitando al Central una actualización del monto de los depósitos que sirve de base para el cálculo de la Badlar, pasando de 1 millón de pesos a 10 millones, para mantener la concordancia con la suba de los precios y el dólar.

¿Por qué no apostar al dólar

Una segunda opción que es recomendable para armar una cartera de bonos en estos días es colocar una parte de nuestras inversiones en bonos dólar o dollar-linked, que pueden escalar en n rendimiento de 6% a 7% en el plazo medio.

Los bonos dollar linked son títulos de deuda emitidos por el Estado y pueden ser adquiridos o vendidos en pesos pero siguiendo como parámetro la cotización del dólar al momento de la operación en sí.

Dentro del universo de estos instrumentos de deuda, también existen otras opciones de atractivo, adicionales al Bonad 2016 cuyo vencimiento se da en octubre.

Entre ellos se encuentra Chubut 2019, con vencimiento en octubre de ese año y rendimientos de 12,5% al año, cuyos intereses se pagan trimestralmente y están atados  a una tasa fija de 4%..

Para aquellos que buscan activos con menor duración dentro de la amplia gama de los dollar-linked, se encuentra el Mendoza 2018, cuya fecha de caducidad está fijada para diciembre de 2018 y ofrece un TIR (Tasa Interna de Rentabilidad) de 11,7%.

Deja tu respuesta