Una oportunidad de inversión para aprovechar en septiembre

Frente las posibilidades de una nueva suba en las tasas de interés por parte de la Fed antes de que finalice el año, los inversores  tienen a su alcance una alternativa financiera para obtener ganancias significativas en los próximos 30 días.

Si querés invertir en algo que arroje un rendimiento rápido y que al mismo tiempo sea un instrumento confiable, no podés dejar pasar de largo esta inversión en septiembre.

Nos referimos al oro.

Como bien sabrás, el metal precioso es una opción financiera segura porque se presenta como un refugio para los inversores en momentos de volatilidad, independientemente de que su precio se perfile al alza a futuro. Con el commodity, el valor de tu patrimonio se mantendrá intacto. De allí que sea tan confiable. Si a eso le sumamos un rally de avance en los próximos 30 días, no hay manera de perder.

Pero ¿por qué habría de subir la cotización del metal en el corto plazo?

En breve te lo explicamos…

//

¿Por qué invertir en oro en septiembre?

Luego del significativo incremento que experimentó en el marco de las turbulencias por el Brexit, el oro se pasea por valores cercanos a los 1.300 dólares por onza. De hecho, en lo que va de año, el metal precioso se ha mantenido dando pasos firmes en terreno positivo.

De acuerdo con los analistas, el commodity podría volver a superar sus máximos recientes en función de ciertos criterios técnicos y fundamentales en el mes de septiembre. Las expectativas del consenso de especialistas en el mercado parten de que  el oro ha ido consolidando durante la mayor parte del verano del hemisferio norte, niveles que superan las métricas de medias móviles y valores de resistencia, en momentos en que su cotización soporte supera los 1.310 dólares.

Según datos del medio financiero internacional Estrategia de Inversión, estacionalmente hablando esta consolidación ha tenido lugar durante la temporada más débil del año para el metal precioso y si éste puede fortalecerse en momentos en los que históricamente su comportamiento ha sido opuesto, el potencial de tener un buen rendimiento cíclico en los próximos 30 días es mayor, ya que se trata del mejor período para el metal según tendencias pasadas.

//

Desde el punto de vista de los factores fundamentales, los analistas citan el aumento de la demanda del oro por parte de India antes de la temporada de bodas tradicionales en octubre.

En este sentido, no hay que pasar por alto que la demanda de oro de la India es un componente crítico dentro del mercado físico del metal dorado. De hecho, la India consume más oro que cualquier otro país, a excepción de China. Las perspectivas sugieren que la demanda de este país superará la proveniente de los Estados Unidos y Europa juntos, por lo que no se trata de una variable menor de estímulo para el precio.

Así pues, la perspectiva de 18 meses del oro, muestra divergencias entre la evolución de corto plazo y de largo plazo. La zona de resistencia de la cotización del metal se encuentra entre los 1.355 y los 1.378 dólares en el futuro menos inmediato, por lo que sólo tendrá un potencial inicial de suba en torno al 2,9% sobre los niveles actuales, o lo que es lo mismo, 40 dólares. Una ruptura, como se espera, por encima de niveles claves, proporcionarían una potencial de revalorización del 3,2%.

//

La urgencia

Más allá de que se espera que el repunte del oro se presente como un comportamiento de corto plazo por  los factores descrito, existe otro elemento de suma importancia que podría provocar la baja en el precio del metal luego de septiembre. Se trata de las decisiones a tomar por la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) con respecto a su política monetaria.

Esto se debe a que un incremento en los tipos de interés conllevaría a una apreciación del dólar como es natural. En consecuencia, el valor de los metales preciosos denominados en la moneda tiende a bajar y es esto precisamente lo que sucedería con el dólar si la máxima entidad monetaria estadounidense decidiera incrementar las tasas antes de cierre de año.

A la fecha, el consenso de analistas de Wall Street sugiere que existe 80% de posibilidades de que una suba tenga lugar en los tipos luego de septiembre (en las reuniones de la Fed en noviembre o diciembre).

La convicción en la plaza de que este escenario tendrá lugar es tal, que los futuros de oro para diciembre cayeron 4,3 dólares o 0,3% en la última semana, hasta los 1322 dólares por onza y desde que la Fed se pronunció a favor de un incremento en las tasas, estos instrumentos han retrocedido 1,5%.

//

Por su parte, el índice U.S. ICE Dollar (DXY) que replica el comportamiento de la divisa, ascendió, 0,3% con la noticia.

Todo indica que en el mercado se da por hecho el incremento de tasas, por lo que el momento para apostar en corto al oro es ahora.

Entre las alternativas disponibles para invertir en el metal se encuentran las acciones vinculadas a empresas mineras, que desde 2005 acumulan un alza de 200% en términos de valor, según dato de Market Watch.

También es posible optar por un instrumento más confiable como lo es el ETF SPDR Gold Trust (GLD) o el VanEck Vectors Gold Miners ETF (GDX), que además cotizan en descuento actualmente, ya que registraron caídas de 0,3% y 0,6% respectivamente en días recientes.

//

Deja tu respuesta