Todos los trucos para manejar tus finanzas sin caer en estafas

Conocé el principio básico para diferenciar una oportunidad de inversión de un fraude y la clase de trampas que existen hoy en el mercado para embaucar a más de uno.

En el mundo de las inversiones existen cada día más alternativas. Como siguen creciendo el número de modalidades y formas de invertir, tenés que saber cómo detectar si tus inversiones son gestionadas por un modelo de negocios fraudulento.

¿Y qué mejor que escuchar estos consejos de parte de quienes más estafas conocen? Una de las expertas es Helaine Olen, periodista especializada en finanzas con columnas en distintos diarios estadounidenses.

“Dicen que los asesores financieros son como la familia. Puede ser cierto, pero normalmente no preguntamos cuál de nuestros familiares es. ¿Qué tal si realmente es ese tío borracho? Nada nos asegura que sus consejos vayan a ser a nuestro favor”, sostiene Olen.

Jim Cramer, uno de los grandes inversor de Wall Street y fundador del sitio TheStreet.com, aseguró que investigaciones universitarias muestran que 1% de los asesores tiene la capacidad de adivinar los movimientos del mercado año tras año, incluyendo al grupo de administradores de dinero. “Es muy posible que te topes con alguien que te está pidiendo que hagas algo mal sin saberlo”.

//

¿Cómo saber si es una estafa?

Los especialistas tienen un principio básico para diferenciar las oportunidades de inversión de los fraudes: lo que fácil llega, fácil se va.

No existe una forma fácil de hacer dinero. Claro, hay caminos más cortos o eficientes, pero de todas maneras requieren de conocimientos para recorrerlos. Si te ofrecen una alternativa en la cual no usaste ningún conocimiento es probable que sea una estafa.

Luego está el riesgo/beneficio. Hay teóricas que prueban de forma lógica que a mayor rentabilidad, más riesgo conlleva. Por ende, es complicado encontrar inversiones prometedoras sin riesgo alguno.

El riesgo es una parte de cualquier inversión…

//

¿Cuáles son las estafas más comunes?

  1. Esquemas de pirámide: los estafadores se aseguran de poder convertir una pequeña inversión en ganancias cuantiosas a corto plazo, pero en realidad los participantes ganan dinero únicamente reclutando nuevos participantes en el programa.
  2. Esquemas Ponzi: un estafador central recauda dinero de cientos de nuevos inversores y lo utiliza para pagar supuestas ganancias de etapas previas en vez de invertirlo.
  3. Inflar y huir: un estafador compra acciones muy baratas de una pequeña compañía que sea poco negociada en el mercado y disemina información falsa para despertar interés en las acciones y aumentar su precio. Se genera una demanda y el precio crece mucho.
  4. Honorarios anticipados: explota la esperanza de un inversor de que podrá remediar un error previo que involucró la compra de un valor de bajo precio. Para concretarlo, debés enviar un honorario anticipado para pagar el servicio.
  5. Estafa transnacional: muchas involucran regulaciones extranjeras que descnocemos. Puede resultar difícil para las agencias a cargo de la aplicación de la ley investigar el fraude o rectificar el perjuicio causado a los inversores cuando los estafadores obran fuera de Estados Unidos.

//

¿Qué pasa si caés en estafas?

El dinero recolectado como capital generalmente nunca es invertido, ya que al pasar por el sistema bancario es detectado. Lo que sí ocurre es que los fondos que entran como inversiones son sacados del país o guardados en efectivo en un lugar.

Obviamente la empresa o personas vinculadas a esta modalidad no pueden funcionar mucho tiempo, debido a que es insostenible pagarles a todos la ganancia correspondiente, sobre todo si prometen altos niveles de retorno.

El objetivo de esta estafa es que los ingresos sean muchos mayores a los egresos pagados en intereses. Entonces acumulan capital y de la noche a la mañana desaparecen.

//

Las señales de alerta ante una estafa

  • Tenés que mantenerte escéptico ante cualquier oportunidad impredecible de inversión que prometa ganancias exageradas o permanentes.

La verdad sea dicha es que no existe ningún instrumento de inversión –ni siquiera los bonos- que puedan asegurarte un rendimiento determinado.

  • Lo segundo que debés hacer es preguntar absolutamente todo lo que no entiendas y no entregar ni un peso si es imposible que aterricen la información para vos en cuanto al funcionamiento matemático que promete tantas maravillas.

Además, si parte del modelo para ganar dinero con esta inversión depende de que lleves conocidos para ingresar al esquema de negocio, entonces tenés que huir.

  • Una pregunta obligatoria es qué entidad fiscaliza estas inversiones y posteriormente buscar en Internet si suceda efectivamente así: tu mejor aliado es el Internet.

Eso nos lleva al siguiente consejo: no tomes una decisión apresurada…

  • El argumento de que queda solo cierta cantidad de cupos para ganar una rentabilidad de, por ejemplo, 8% mensual, y luego la lista baja a 5%, es señal inequívoca de que lo mejor es guardar la billetera y agradecer la “oportunidad”.

Si también querés prevenir todo tipo de estafas relacionada a tu tarjeta de crédito, te dejamos este Informe Especial al que podés acceder de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta