Te contamos todo acerca de la nueva moneda digital

Cuatro importantes bancos están trabajando para crear una nueva moneda digital que pueda ser usada en las transacciones. Todos los detalles en esta nota.

Al principio, los emocionados con la aparición de las bitcoins hablaban de la criptomoneda como si fuera la mejor manera, y la más revolucionaria, de segregar a los bancos para lograr cambiar de manera drástica el típico orden del capitalismo.

Pero eso los bancos no se quedaron de brazos cruzados y eso no terminó sucediendo. La mayoría de las personas que asisten hoy a las conferencias que tratan el tema de la tecnología blockchain, que literalmente se traduce como cadena de bloques, sobre la que se basan las bitcoins van de traje. Ya no se ven puros jeans desgastados y buzos con capucha como solía verse unos años atrás.

Los grandes bancos se han mantenido lejos de las bitcoins por temores de posibles fraudes y delitos a través de la red. Pero ahora estos mismos bancos ven los potenciales enormes beneficios al usar blockchain para aumentar la eficiencia de su sistema financiero actual.

“En el mundo bancario de hoy, todo gira alrededor del recorte de costos porque todos enfrentan retornos bajos, y es por eso que todos se están uniendo al blockchain”, dijo Richard Lumb, director de servicios financieros de Accenture, al Cronista.

Esta semana, se dio a conocer el anuncio de cuatro grandes entidades que se han unido para desarrollar una nueva forma de dinero digital. Este anuncio es un claro ejemplo de cómo los grandes bancos se están organizando para poder explotar el potencial de la tecnología blockchain.

Santander, UBS, Deutsche Bank y BNY Mellon, están trabajando con el bróker británico ICAP y con la desarrolladora Clearmatics Technologies. Pero ellos hacen hincapié en que no están creando una nueva criptomoneda.

El sistema que estos bancos están desarrollando utiliza la tecnología blockchain para así crear diferentes monedas. Y estas monedas tienen que ser directamente convertibles en aquellas de  uso actual que son depositadas en los bancos centrales. Es decir que es una forma de introducir dólares, euros y libras en la blockchain.

Los bancos están analizando otros proyectos de dinero digital como Citicoin de Citigroup o SETLcoin de Goldman Sachs pero es la primera vez que varias instituciones se unen para crear dinero digital que pueda ser usado en los mercados financieros.

¿Cómo funciona?

Estas monedas son almacenadas en una red de computadoras, las mismas tienen que ratificar que se hizo una transacción antes de que se registre en una “cadena” de códigos informáticos. La criptografía se encarga de mantener seguras las transacciones y los costos son compartidos.

Los detalles de las transferencias son registrados en un libro más grande al que pueden acceder todos aquellos que sean parte de la red. Esto elimina la necesidad de una autoridad central. Por esta razón, la tecnología se llama “libro mayor distribuido”.

El objetivo de esto es acelerar el clearing y la liquidación en los mercados financieros lo que les permite a las instituciones pagar títulos valores, como bonos y acciones, sin tener que esperar a que se llevan a cabo las tradicionales transferencias de dinero a través del proceso entrega contra pago.

Los bancos esperan deshacerse de la gran parte de las costosas operaciones de back office que se encargan de procesar datos y mantener los registros al día al cambiar la liquidación de los mercados financieros y el clearing a un libro mayor distribuido. Esto también debería liberar capital que los bancos retienen por el riesgo relacionado con las operaciones bursátiles.

Los ahorros gracias al uso de la tecnología blockchain en pagos, compraventa de títulos valores y cumplimiento de regulaciones podrían rondar entre U$S 15.000 y U$S 20.000 millones anuales antes de 2022, según un informe de Santander, Oliver Wyman and Anthemis. Para principios de 2018, el consorcio detrás de la moneda de liquidación universal desea hacer el lanzamiento comercial y espera tener nuevos miembros para entonces.

Todavía hay desafíos para el proyecto. Por un lado, la velocidad de las transacciones. La bitcoin suele ser criticada porque su blockchain puede manejar tan sólo siete transacciones por segundo, en contraposición con las 24.000 de Visa.

También hay dudas sobre si los bancos terminarán perdiendo casi tantos ingresos como lo ahorrado en costos. Según McKinsey, los servicios de pagos globales les aportan U$S 1,7 billones anuales o 40% de sus ingresos totales. ¿Cuánto de ese monto podría ser reemplazado por una solución de pagos a través de la tecnología blockchain?

Por último, hay temor de que se terminen usando varias tecnologías que sean incompatibles en vez de que se unan detrás de un mismo estándar. Este temor proviene de la proliferación de varios proyectos de blockchain entre los bancos. Llegan a ser miles.

Deja tu respuesta