¿Por qué desaparecerán las cuotas sin interés?

La guerra entre las cámaras comerciales y los bancos tendría una víctima principal: las promociones, incluyendo el programa “Ahora 12”. Te contamos todos los detalles en la siguiente nota.

¿Estamos ante el fin de las cuotas sin interés? Tal vez lo desconocías, pero hay una guerra por el negocio de las tarjetas de crédito entre las principales cámaras comerciales y los bancos, recrudecida con la investigación que efectuará la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, pero no te pierdas, te lo explicamos todo.

Esta historia inició hace unas semanas, cuando la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) comenzaron campañas para reducir las comisiones que los bancos les cargan a las ventas con tarjetas de crédito.

Su argumento se basa en que las operaciones en Argentina son las más altas de la región. Cada compra con tarjeta de crédito cuesta 3% más IVA del ticket a los comercios, mientras que con débito se paga el 1,5%. Estas cuotas están dispuestas en la ley 25.065 de tarjetas, que data de 1998.

//

En busca de la bancarización

A su vez, esto responde a una solicitud de la administración de Mauricio Macri que busca incentivar el uso del posnet en medio de su fomento a la bancarización en Argentina y al menor uso de efectivo para las operaciones comerciales.

Como podrás adivinar esta discusión llegó al Congreso, donde empezó a formarse un proyecto para reducir esas comisiones a la mitad. Según CAME, durante el último año, los comercios abonaron a los bancos 14.563 millones de pesos por comisiones de ventas con tarjetas de débito y crédito.

Un actor en este juego estaba en desacuerdo con esto eran los bancos, ya que reducir las comisiones a la mitad implicaría una transferencia menor de recursos. ¿Bajaría esto los precios de los productos o recompondrá los márgenes de ganancia de los comercio, deteriorados por una retracción en el consumo.

//

Adiós a las cuotas sin interés

De todos modos, ¿qué dice el proyecto?

La Cámara de Tarjetas de Crédito y Compra (Atacyt) aseguró que una rebaja de los aranceles tendrá un impacto en varios campos:

  • Una reducción del arancel impactaría negativamente en el consumo en general.
  • Se eliminarían las promociones, incluyendo el Programa “Ahora 12”
  • También desaparecerían los planes de cuotas sin interés
  • Se eliminaría la emisión de nuevas tarjetas, reduciéndose la publicidad
  • Habría una restricción del crédito para consumo en general

//

Investigación gubernamental

Un tercero en este juego es la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que anunció el inicio de una investigación en el mercado de las tarjetas de crédito ante la presunta existencia de conductas anticompetitivas y posible cartelización de bancos accionistas.

La causa, tramitada ante la Secretaría de Comercio, fue presentada contra la firma Prisma, empresa del Grupo Visa, tras la concreción de un estudio en el que se detectó que el mercado de tarjetas de crédito y medios de pago electrónicos presenta problemas como falta de competencia en el financiamiento para consumo, falta de transparencia, comisiones altas y retraso tecnológico.

De acuerdo con el Gobierno, Prisma hace “abuso de posición dominante” al concentrar 58% de las operaciones con tarjeta de crédito.

En otras palabras, el comercio que quiere trabajar con esa tarjeta tiene que contratar a Prisma, adquirir sus sistema y su posnet y pagar el precio que ponen los bancos, por lo que existen barreras de entrada que impiden a otros jugadores ofrecer esos servicios para reducir costos.

Esa posición dominante, a su vez, se traduce en un retraso tecnológico y acusa a los bancos de demorar el ingreso de medios de pago alternativos, como la Billetera Móvil y otras operaciones con teléfono celular.

¿Cuál es la posición de Visa? Su presidente en Latinoamérica, Eduardo Coelho, defendió a los bancos y ponderó la franquicia que posee en Argentina. “Para que el sistema sea transparente hay que revisar el sistema de venta en cuotas”.

//

Cuotas sin interés: ¿por qué desaparecerían?

Los pagos sin interés tienen un costo que el consumidor no ve. Al pagar en 12 cuotas, los bancos depositan a los comercios el valor total de la operación, menos el interés que supondría pagar ese bien en la cantidad de cuotas pactada. Esta diferencia puede ser cercana al 40%.

Grandes cadenas como hipermercados y tiendas de electrodomésticos trasladan ese costo encubierto a las operaciones en un pago. En otras palabras, si pagar una notebook en un pago o en 12 con una inflación del 45% anual sale igual, entonces alguien en la cadena pierde. Quienes pagan al contado subsidian a los que pagan en cuotas.

Desde el Gobierno aseguran que “Ahora 12” es un programa exclusivo de un programa en el que intervienen el Estado, que subsidia una parte de las cuotas, y directamente los comercios.

Deja tu respuesta