¿Pasó el momento de las energéticas en Argentina?

Con el freno al tarifazo, muchos se preguntan que le depara el futuro a las empresas del rubro. Conocé las proyecciones a continuación.

La recomposición tarifaria que tuvo lugar a comienzos de año dio una inyección de optimismo a las energéticas en Argentina, ya que más allá de sus negocios enfocados en petróleo y gas, la quita de subsidios representaba un importante impulso para su actividad en el segmento de servicios domésticos.

Para ese momento, el holding Pampa Energía (PAMP) conformado por Edenor, Transener, Petrolera Pampa y Petrobras Argentina, era uno de los potenciales beneficiarios en el marco del “tarifazo”. Sin embargo, con el freno que se planea poner actualmente a la medida, puede que los activos de estas empresas pierdan el impulso, al menos a partir de esta variable.

Si bien aprender a invertir en la Argentina a partir de la dinámica económica no es tarea fácil, a continuación te presentamos algunos aspectos clave que tenés que considerar si invertiste o piensas invertir en las firmas mencionadas.

El tarifazo y las energéticas en Argentina

Sin duda alguna, la empresa más afectada por la suspensión de la quita de subsidios al servicio eléctrico doméstico es la distribuidora Edenor. La semana pasada, la compañía dio a conocer un reporte financiero que causó alarmas, ya que durante el primer semestre del año la energética registró una pérdida neta de 1.185,50 millones de pesos, debido fundamentalmente a “la decisión judicial de frenar el aumento de la tarifa”, según el comunicado de la propia firma al a Bolsa de Comercio de Buenos Aires, en el que también se manifestó “una eventual disolución” en función de las circunstancias.

De acuerdo con el reporte, las cautelares tanto individuales como colectivas representan el 30% de las ventas de Edenor, por lo que su actividad se ve comprometida ante el escenario. El impacto del freno a la suba de tarifas implica una pérdida adicional de 1.300 millones de pesos sobre los estados financieros que cierran en junio de 2016.

La situación llevaría a Edenor a percibir ingresos operativos insuficientes, lo que a su vez impediría hacer frente a los gastos de operación, los pagos de la energía eléctrica y/o los pagos relacionados al plan de inversiones en e futuro inmediato, de acuerdo con lo comunicado por la propia empresa.

Por ese motivo, si tenés plata invertida en acciones del Merval, te conviene evitar los papeles de Edenor hasta que se esclarezca el futuro de la compañía. Si querés mantener posiciones en empresas energéticas, podés analizar el resto de las opciones que ofrece la plaza porteña en este sentido y que no dependen directamente de la polémica y dinámica del tarifazo.

Más allá de la influencia que tiene esta situación sobre tus inversiones, ¿qué implica todo el asunto en el plano económico?

La perspectiva económica del freno al “tarifazo”

Se esperaba que el levantamiento del cepo cambiario fuese la medida que causara mayor impacto sobre la economía este año, pero en la realidad, fue la suba de los servicios públicos la política más influyente.

Comparativamente con el alivio que la quita de subsidios pudo representar para el défisit fiscal, el costo político fue superior. Si bien se ha dicho que el valor al cual debía corregirse el tipo de cambio parece estar descontado, el valor de las tarifas continúa siendo una incognita, puesto que el problema es que la suba de tarifas provocó un aumento de los precios en general como consecuencia del encarecimiento de costos, lo que incluye a las expensas en los edificios.

En esa línea, si el tarifazo efectivamente se frena, la suba de servicios no solo se vería en las boletas que ya recibieron los usuarios y que aún no está claro si deben pagar, sino que la influencia de la medida ya se hizo sentir en toda la cadena de precios. Es por eso que si se cancela el aumento, lo único que se puede dar por sentado es que, salvo las tarifas, el resto de los bienes subió y obviamente no va a bajar para compensar.

La situación actual es compleja,ya que aún no se observan los efectos positivos a generar por el tipo de interacción entre la política monetaria y cambiaria junto a la política fiscal y de ingresos propuesta por el Gobierno. Si bien, el valor del dólar logró corregir el atraso cambiario heredado de la gestión anterior, las tarifas no siguen el mismo patrón de conducta en vista de que no logran acomodarse a un nivel en el que contribuyan a resolver el problema fiscal. Al mismo tiempo la inflación se aceleró respecto al año anterior, al tiempo que el nivel de actividad se perfila a la baja.

Si el Banco Central (BCRA) se empecina en bajar la inflación, el costo en términos reales puede ser muy alto. Es decir, el valor del dólar podría sufrir un atraso mayor al registrado y determinados sectores sentirán nuevamente que hace falta una corrección.

Si querés conocer los aspectos más importantes que tenés que considerar a la hora de realizar cualquier tipo de inversión en la Argentina, podés ingresar a Informe Especial totalmente gratuito, que Inversor Global preparó exclusivamente para vos.

Deja tu respuesta