Necesitarás refugiarte en el oro con las turbulencias que vienen

El valor del metal se ha incrementado durante 2016 debido a la incertidumbre política en Estados Unidos y el Brexit, pero aún le queda camino por recorrer.

Si viviéramos inmersos en una película, probablemente se llamaría “invertir en tiempos revueltos”: el Brexit, la incertidumbre política en Estados Unidos, el terrorismo y las tasas de interés negativas alrededor del mundo, son algunos factores que hacen temblar a las bolsas del mundo.

Ante la falta de rentabilidad de prácticamente todos los activos tradicionales, los inversores buscan El Dorado, prácticamente literal, ya que se buscan el activo refugio por excelencia: el oro, cuya racha es la mejor en muchos años y acá te contamos por qué podría faltarle aún camino por recorrer.

El oro es considerado un activo refugio, especialmente en tiempos de inflación –el metal mantiene su valor mientras el dinero vale menos-. Hace tan solo un mes, el oro escalaba a máximos de dos años debido a la inestabilidad financiera.

Valor del oro en 2016

A principios de julio, el metal llegaba a los 1.375 dólares por onza, suba que registró debido a la caída de la libra derivada por el Brexit y a los bajos tipos de interés impuestos por los bancos centrales del mundo.

Es una tendencia que se sostiene desde que la FED subió las tasas de interés en Estados Unidos entre 0,25% y 0,50% en diciembre de 2015. Los rumores sobre la inevitabilidad de una nueva suba acerca a los inversores hacia este metal.

Claro, hay quienes creen lo contrario. Por ejemplo, la banca de inversiones Goldman Sachs tiende a tener una visión constructiva en cuanto al dólar estadounidense, a la capacidad de subir las tasas, normalizar la política monetaria y global y, en general, una opinión positiva sobre la economía y los riesgos inflacionarios.

Al otro lado de la calle, están los más pesimistas en cuanto a la economía global y a las consecuencias no deseadas de la política monetaria sin límites, de modo que ve una reacción alcista en los precios del oro que duraría varios años.

De acuerdo con esta tendencia, se avecina una tormenta perfecta para el oro por tres motivos:

      1. La política monetaria tiene límites

Para combatir la amenaza de la deflación, los bancos centrales de los países desarrollado han desplegado políticas monetarias nada convencionales.

Nos referimos a las polémicas tasas de interés negativas que han distorsionado la valuación de los bonos soberanos, quebrando el techo de los precios, ajustando las posiciones cortas y alimentando lo que podría convertirse en una burbuja financiera.

  1. El auge de los emergentes

Frente a rendimientos tan bajos e incluso negativos, los inversores y ahorristas alrededor del mundo fueron obligados a alargar la duración de sus carteras, lo que sube el riesgo a pérdidas de capital, liquidez y volatilidad más allá de lo que pudieran tolerar.

En fin, las tasas de interés negativas alrededor del mundo alentaron la toma de riesgo en los mercados de renta variable. El otorgamiento de créditos también es más débil ignorando el riesgo de pérdidas de capital, liquidez y volatilidad.

Lo cierto es que dadas las condiciones actuales los mercados emergentes se han visto beneficiados. Sin embargo, una excesiva toma de riesgo podría conducir a la especulación y, por ende, a las burbujas.

Si en el futuros países como China responden a crisis con mayores expansiones de crédito, la expansión crediticia no será sostenible, un escenario extremadamente alcista para el oro.

  1. El tope al dinero fiat

Desde que en 1971 el presidente Richard Nixon desligara al dólar de su respaldo en oro, el mundo opera bajo un sistema llamado fiat, la ley que impone que las divisas que emiten los gobiernos sean dinero.

Solos los gobiernos pueden emitir dinero fiat, pero los bancos pueden crearlo a través de préstamos. La entidad crea dinero de la nada y luego cobra intereses, pero este sistema ha encontrado sus límites.

Las tasas de interés ya están en mínimos récord, las compras de activos sufren por la ley de retornos decreciente, y las devaluaciones cambiarias competitivas solo aumentan los problemas subyacentes y desequilibrios globales.

Dirá el tiempo si los bancos central podrán dar una buena solución a los desafíos que se vienen, o si el remedio será peor que la enfermedad. Hoy todo se conjuga para que el oro juegue uno de sus mejores papeles vistos.

¿Cómo invertir en oro desde Argentina?

En el país, hay 3 opciones para quienes desean aposta al oro. Si querés comprar lingotes de oro, el único lugar del mercado financiero para tal fin es el Banco Ciudad.

Son lingotes de elaboración nacional y tienen un índice de pureza de 999 milésimas. La línea está integrada por piezas de 1, 5, 10, 50, 100, 250 y 1.000 gramos.

Ante cada operación comercialización, la entidad emite un comprobante de compra o venta, además de un crédito instantáneo con la garantía del lingote.

¿Cuáles son los requisitos? Como ahorristas debés presentar tu documento de identidad y la justificación del origen de los fondos, cuando el monto supere al establecido por la legislación vigente.

Para invertir en oro también podés adquirir un ETF o títulos diseñados para replicar el valor del oro. El activo llamado GLD, que refleja el precio del oro en el extranjero.

Su fluctuación se da por el valor de la onza. Si estás interesado debés abrir una cuenta en un bróker online del exterior, lo que te permitirá operar en la Bolsa de los Estados Unidos. Normalmente estas sociedades operan con un mínimo de 10.000 dólares.

La última alternativa es realizar un contrato futuro en el mercado Rofex por una Onza Troy (31.103 gramos). Este se cotiza en dólares por onza y se liquida en efectivo por diferencias, en relación al precio determinado por London Gold Fixing.

¿Te interesa el tema? ¿Querés saber más sobre el oro? Te contamos cómo influyen las tasas de interés en el valor del oro en el siguiente Informe Especial elaborado gratuitamente para vos por el equipo de Inversor Global.

Deja tu respuesta