Lebacs versus plazo fijo: la lucha continúa

El Banco Central recortó nuevamente la tasa de interés de sus Letras y los inversores se preguntan si siguen siendo una alternativa de inversión con potencial o si conviene optar por instrumentos financieros tradicionales. Conocé la respuestas a continuación.

Lebacs versus plazo fijo, los inversores se preguntan qué alternativa les conviene más hoy y a continuación presentamos la respuesta.

Las Letras del Banco Central (BCRA), fueron sin duda el instrumento de inversión más atractivo en la Argentina hasta el mes de mayo, momento para el que su importante rendimiento de 38% anual a 35 días, comenzó a descender por decisión de la misma entidad que las emite.

Si bien continuaron rindiendo un alto interés, quedaba claro que se trataba de un beneficio por tiempo limitado, ya que el descenso sería progresivo a medida que la inflación continuara desacelerándose.

Ante los consecuentes recortes de los tipos, ¿qué debe hacer el ahorrista que quiere invertir en pesos?. Antes de responder este interrogante, contextualicemos un poco qué sucede con las Lebacs hoy.

Tasas de interés en caída libre

Los inversores que han aprovechado los intereses que generan las posiciones en Lebacs, se preguntan quiénes se pueden beneficiar con las bajas en las tasas, pero de hecho existen instrumentos financieros que lo hacen. Si querés conocer a cuáles nos referimos podés ingresar a este Informe Especial, totalmente gratis.  

Más allá del contexto financiero, la baja de las tasas de las Lebacs es reflejo de la tendencia positiva que está siguiendo el indicador de la economía argentina más importante para tu bolsillo: la inflación. El recorte en los tipos de interés responde a la desaceleración en el avance de los precios, por lo que no se trata de una medida negativa.  

En la última licitación de Lebacs, el Central bajó medio punto porcentual todas las tasas de interés, en consonancia con el retroceso de la inflación para el mes de julio según cifras oficiales y de consultoras privadas. De esa manera, la tasa más que se ubicaba en 29,25% a 35 días -luego de un recorte de 50 puntos básicos realizado la semana pasada-, descendió a 28,75% este martes.

Desde la entidad monetaria que conduce Federico Sturzenegger, establecen que el proceso de desinflación se mantuvo en las primeras tres semanas de agosto, aún sin contar el efecto de la reversión en los incrementos de los precios regulados a partir del fallo de la Corte Suprema en días pasados. 

La certeza que parece manejar el BCRA al respecto lo llevó incluso a aplicar quitas similares en el resto de las tasas vinculadas a las Lebacs, dejándolas en 26% para las Letras colocadas a 252 días. Al comunicar la nueva baja de tasas, la entidad reclamó que se deje de lado “la volatilidad que generan las correcciones de precios regulados sobre el nivel general de los índices” y se preste más atención “a la evolución del componente núcleo” de los mismos.

En esa línea, el Central señaló que en la última semana absorbió 7.556 millones de pesos mediante transacciones en el mercado secundario, lo que dio lugar a un efecto expansivo total por operaciones de Lebacs de 1.832 millones de pesos.

Dicho esto, y en vista de que se espera que la inflación continúe descendiendo, la gran pregunta gira en torno a cuál es el instrumento de renta fija más apropiado para invertir en pesos. ¿Significa esta baja constante en las tasas de las Lebacs que es momento de regresar al tradicional plazo fijo?

Lebacs versus plazo fijo

De acuerdo con Diego Martínez Burzaco, economista Jefe de Inversor Global, “Al comparar las Lebacs con el clásico instrumento plazo fijo, siguen siendo la herramienta en pesos más conveniente en el corto plazo, porque así como bajó la tasa de estas Letras, también descendió la inflación y la tasa correspondiente al plazo fijo”.

En esa línea, el especialistas agregó que un plazo fijo rinde en torno a un 23% anual contra 29% de las Lebacs, por lo que el rendimiento de estas últimas sigue siendo mayor. Tendiendo esto en cuenta, es más conveniente para vos invertir en éstas si querés obtener una rentabilidad mayor. 

Las herramientas de renta fija en pesos siguen presentando mayor atractivo que el dólar, a pesar de la reducción de estimulos para tenencia de moneda local.

Según proyecciones de los analistas en la plaza local, si bien las expectativas de devaluación en el futuro cercano se han reducido, se espera que la divisa estadounidense se ubique apenas por encima de los 16 pesos para diciembre. Las estimaciones surgen del comportamiento del dólar recientemente,  caracterizado por movimientos en rangos más acotados, lo que enfrió las pronósticos para fin del año.

La inflación y las tasas de interés en los próximos meses serán claves para evaluar la performance del dólar.Para cierre de mes, los analistas del mercado esperan que la divisa promedio se ubique en 15,12 pesos para la venta y para fin de año en 16,19. De esta manera, los resultados muestran una desaceleración del tipo de cambio esperado para fin de año, comparativamente con lo previsto en enero.

En el mes de julio las respuestas promedio para fin de año eran de 16,27 pesos. Respecto a junio el precio esperado se aceleró, debido a que se esperaba un tipo de cambio de 15,99 pesos. No obstante, dista de los casi 17 esperados a comienzos de 2016.

Ante el panorama incierto de los activos en el mercado local y las expectativas de mayores bajas en las tasas de interés en general, conviene prestar atención a instrumentos financieros que se beneficien de esta dinámica. Si querés conocer quiénes ganan con la baja en los tipos de interés de las Lebacs, hacé click aquí

Deja tu respuesta