Invertir en pesos: todas las razones que necesitás

Con tasas de interés más moderadas, la opción obvia parece ser el dólar, pero acá te contamos cuáles son las alternativas en moneda local para entrar durante agosto.

Invertir en Lebacs lo era todo hace unos meses, pero el panorama cambió con el congelamiento de la tasa en 30,25% y la suba del dólar. ¿Significa entonces que debemos pasar nuestras inversiones a dólares? Todo lo contrario: te damos todas las razones que necesitás para invertir en pesos durante agosto.

Lo primero que debemos preguntarnos es ¿cuál es el contexto del mercado hoy?

Durante las últimas semanas el dólar se ha estabilizado alrededor de los 15 pesos, debido a las transacciones del mercado cambiario y la resistencia del Banco Central a intervenir: deja que los precios se ajusten por la oferta y demanda.

¿Conviene invertir en pesos?

Claro está que si la situación sigue tan desfavorable para la moneda norteamericana –recordemos que un dólar alto beneficia a los exportadores que obtienen un mayor rendimiento por la liquidación de la cosecha-, en los próximos días, el BCRA podría mandar a la banca a comprar divisas para evitar un atraso.

En el mercado de futuros los negocios son escasos, pero se apuesta sobre todo a plazos sin grandes rendimientos: agosto cerraría en 15,24 pesos; diciembre en 16,33 pesos y fin de abril de 2017 a 17,34 pesos.

Lo cierto es que si observamos la tendencia, ésta nos muestra una apuesta a un fuerte retroceso de los tipos de interés en el corto plazo lo que no significa que el dólar le vaya a ganar al peso.

Además, las reservas internacionales están en 32.628 millones de dólares por mayores depósitos de los bancos en la autoridad monetaria. Están ingresando dólares desde el extranjero vía endeudamiento.

¿Cuáles son las opciones para invertir en pesos?

Seamos honestos: la inversión ganadora de 2016 no fueron las Lebacs, sino la inflación. ¿Querés saber cómo invertir a su ritmo?

El riesgo de que la inflación continúe su avance es un elemento que otorga atractivo a una inversión que recientemente presentó el Gobierno: el Boncer 2021, un bono que ajusta por inflación y tiene un plazo de vencimiento a 5 años y un cupón semestral de 2,5% nominal anual, algo que gana especial atractivo con el retorno del INDEC.

Por supuesto, con esta inversión se amplió el menú de opciones en el mercado, dado que los principales interesados en suscribir estos títulos serían los fondos comunes de inversión.

Estos títulos están en sintonía con las tasas de interés en el mercado que son cercanas al 30%, niveles de rendimiento que son difíciles de encontrar hoy en el mercado.

El Boncer 2021 no es el único bono atado al CER. También están los papeles emitidos con el canje de deuda en 2002, 2003 y 2004, como los Discount y Par en Pesos, cuyos vencimientos son para los años 2033 y 2038, respectivamente. También tenés como opciones el PR13, cuyo vencimiento se da en 2024 y el Bogar, que tiene fecha límite hasta 2018.

La unión entre Lebacs y Plazo Fijo

La mayoría sabe que el plazo fijo es un depósito de dinero que una persona hace ante un banco por un determinado período. A mayor plazo, más alta será la tasa que la entidad estará dispuesta a abonar por el dinero.

Si contás con ahorros para destinar a una inversión, podés colocarlos en un plazo fijo a 30, 60, 90, 180 o 360 días. Cuando culmine el período, el banco devolverá el dinero invertido con los intereses acumulados.

El truco entonces no está en invertir a 30 días, donde se concentran 80% de los depósitos de un público que busca retornos inmediatos, sino a 180 días, debido a que estos depósitos están atados a las Unidades de Vivienda (UVI), que sigue la evolución de la inflación.

La respuesta a tus problemas: la Bolsa

Es cierto, la Bolsa no comenzó 2016 con buen pie. El mercado bursátil rindió por debajo de la inflación, las Lebacs o el dólar, pero se recuperó y alcanzó su máximo histórico gracias al desempeño de sus papeles.

Entre las acciones con mayor potencial destacan las que cotizan en la plaza local y en Nueva York como ADR, comenzando entonces por los bancos Macro o Galicia, y siguiendo a las energéticas como Siderar, YPF o Pampa Energía.

Entre las dedicadas al campo está San Miguel, una empresa que ha subido más de lo esperado durante 2016 y se espera incremente notablemente su producción por ventas a nuevos mercados, y por la ansiada y esperada autorización para vender limones a los Estados Unidos luego de 16 años.

Una opción en esa línea es Cresud, que además de ser una de las mayores empresas agrícolas del país, dueña de 700.000 hectáreas propias en cuatro país, es un holding diversificado, ya que controla IRSA, la empresa de real estate más grande de Argentina.

Una alternativa adicional es Celulosa Argentina, cuya cotización ha subido más de 90% siendo una de las más emblemáticas de la Bolsa porteña que podría pasar en octubre al panel líder del mercado bursátil local, debido a que las nuevas perspectivas económicas, con un tipo de cambio más competitivo, le permite incrementar su producción y aumentar sus ventas.

¿No estás seguro? Si tenés 10.000 pesos te contamos cómo invertirlos en una opción que se ajuste a tu perfil de riesgo en este Informe Especial elaborado gratuitamente para vos.

Deja tu respuesta