Fondo Común Cerrado: todo lo que tenés que saber

Estos instrumentos de inversión son un conjunto de valores que pertenecen a una sociedad con cupos fijos para obtener ganancias en un período determinado.

La administración de Mauricio Macri lo vende como la clave del éxito para el blanqueo de capitales. Se trata del Fondo Común Cerrado, una modalidad de inversión cuya naturaleza resulta desconocida para muchos, pero no te preocupes, te explicamos todo lo que tenés que saber.

Vamos desde el primer nivel. En el lenguaje financiero, cuando hablamos de fondos como instrumentos de inversión, nos referimos a un conjunto de valores que pertenecen a una sociedad formada con el fin de obtener ganancias mediante la inversión.

Los Fondos Comunes de Inversión

Así es como existen los fondos comunes de inversión, clasificados en abiertos o cerrados. Eso quiere decir que un grupo de participantes invierte su dinero para conformar una cartera de inversión conjunta.

Ahí todos participan bajo la figura de cuotapartistas, es decir, que tenés la copropiedad de una parte del fondo común. Así se clasifican:

  1. Fondo Común Abierto: cuando el número de cuota-partes es variable porque los inversores entran y salen continuamente
  2. Fondo Común Cerrado: cuando el número de participantes es fijo

Según la Comisión Nacional de Valores (CNV), el Fondo Común Cerrado debe constituirse sabiendo la cantidad fija de cuotapartes que emitirá. La única forma de que una cuota cambie de manos es que un inversor venda su parte  otro en el mercado de valores.

Ahora vamos avanzando de nivel…

Los Fondos FIMA

Los Fondos Comunes de Inversión FIMA, o simplemente Fondos FIMA, son vehículos de inversión colectiva. Muchas personas con objetivos similares de rentabilidad y riesgo colocan su dinero en el fondo adecuado a sus expectativas y sus perfiles.

Cada uno de los Fondos FIMA invierte en varias clases de activos, según el Banco Galicia. Por ende, cada inversor participa en la cartera del fondo y comparte proporcionalmente las ganancias y pérdidas que el fondo produce, lo que busca disminuir el riesgo y mayor liquidez en la cuenta de ahorro.

Los impuestos a pagar según la inversión

Lo primero que queremos contarte es que los Fondos FIMA están exentos del Impuesto a los Débitos / Créditos bancarios; del Impuesto a las ganancias, así como regímenes provinciales de recaudación de Ingresos Brutos (IIBB) sobre acreditaciones en cuentas bancarias.

Entonces tenemos que la ley de ganancias no tiene gravado con un Fondo Común de Inversión, de modo que por difícil que resulte de creer hay una exención ganancias, así como el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que tampoco tiene un valor impositivo.

Esto ocurre gracias a la ley 20016 que derogó toda exención de tributos nacionales, provinciales y municipales, concedidas por leyes nacionales, en cuanto eximan o permitan capitalizar, el pago de tributos.

CAMARA ARGENTINA DE FONDOS COMUNES DE INVERSION

Fuente: Cámara Argentina de Fondos Comunes de Inversión

Impuesto a los Bienes Personales

El Impuesto a los Bienes Personales, o la ley 23.966, es otra historia. Tiene un gravado, en su caso, que oscila entre 0,50% y 1,15%.

Así son todas las alícuotas actualizadas del Impuesto sobre los Bienes Personales:

  • Hasta 305.000 pesos = 0%
  • Hasta 750.000 pesos = 0,50%
  • Hasta 2.000.000 pesos = 0,75%
  • Hasta 5.000.000 pesos = 1%
  • Más de 5.000.000 pesos = 1,25%

La alícuota a la ley de bienes personales se determina cada 31 de diciembre, según datos provistos por la Cámara Argentina de Fondos Comunes de Inversión (CAFCI).

Los rendimientos obtenidos por las inversiones en Fondos Comunes, que pueden ser de renta variable o fija, no están alcanzados por la ley del impuesto a las ganancias, como tampoco lo están los resultados de las operaciones de compraventa.

Fondo Común Cerrado y Boca Juniors

Conociendo todos los conceptos básicos sobre los Fondos Comunes de Inversión, te podemos hablar sobre este vehículo de inversiones.

Los inversores más familiarizados podrán recordar el Fondo Común Cerrado de Boca Junior lanzado en 1997 y cuyo activo eran los propios jugadores.

La inversión mínima para ingresar eran 100 pesos que en aquel momento eran 100 dólares. El objetivo transmitía la necesidad de llegar rápidamente a los 20.000.000 de dólares de patrimonio para empezar a comprar y armar un Boca hegemónico. ¿Cuál era la garantía de inversión?

El activo era los propios jugadores que adquiriera Boca con posteridad a 1996, cuya edad no superara los 26 años y por el que se no pagara más de 3 millones de dólares. La letra chica hablaba de la prohibición de que ingresaran los representantes de jugadores y de algo que siempre levantó polvareda: las ganancias debían repartirse en partes iguales entre el Club y El Fondo.

Fondo Común Cerrado y blanqueo de capitales

Los planes que el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat- Gay, tiene reservados para el blanqueo de capitales no son parecidos al Fondo Común Cerrado de Boca Juniors.

Con el blanqueo de capitales vigente, las alternativas que están disponibles en la actualidad no son todas las que se han pensado en el Palacio de Hacienda. El menú de bonos para cualquier inversor que pretende ingresar sus recursos no declarados al país podría no ser suficientemente tentador.

Se estima que serían 50 mil millones de dólares que el Gobierno podrá arrojar en el Fondo Común Cerrado del blanqueo, pero antes se requiere una modificación  la Ley de Mercado de Capitales, ya en proceso.

Lo que sucede con la ley es que se obliga a los Fondos Comunes de Inversión cerrados a pagar una cantidad de impuestos que anularían los niveles de rentabilidad que lo harían atractivo.

Con la legislación de hoy estos fondos son ineficientes porque pagan IVA; ingresos brutos; débitos y créditos; ganancia mínima presunta e impuestos a las ganancias, por lo que la propuesta gubernamental contendrá un capítulo dedicado al Fondo Común Cerrado con exenciones impositivas.

¿Cuándo estará listo?

Si la modificación sale en el mes de septiembre, es probable que recién en octubre pueda optarse por esta nueva herramienta financiera.

Como es conocido, la Ley de Sinceramiento Fiscal exceptúa del pago del impuesto especial a quienes invierten en títulos públicos emitidos por el Estado a 3 y 7 años de plazo y a los fondos comunes de inversión.

El objeto de los fondos debe ser la inversión en instrumentos destinados al financiamiento de proyectos de infraestructura, inversión productiva, inmobiliarios, energías renovables, pequeñas y medianas empresas, préstamos hipotecarios actualizados por Unidad de Vivienda (UVI), entre otros.

Según el Grupo Cohen, citado por una nota de El Cronista, los sectores con más potencial será la energía renovable y el ganadero, con un retorno que podría trepar hasta el 15% en dólares.

De todos modos, hasta que finalmente los fondos cerrados tengan lista su letra chica, la CNV habilitó la posibilidad de generar fondos de estacionamiento, que tienen el objeto de permitir al inversor adherirse al blanqueo y tener el dinero invertido hasta que se generen estos instrumentos.

De momento, si querés conocer algunas de otras alternativas que te harán ganar dinero con el blanqueo de capitales, te las presentamos en el siguiente Informe Especial  que podés revisar de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta