¿Es hora de invertir en los ex bonos basura?

En un mercado de renta fija en el que reinan las tasas de interés negativas, los inversores se han abalanzado sobre los títulos de alto rendimiento, también conocidos como bonos basura, de los que los papeles emergentes también forman parte. No obstante, en 2016 estos instrumentos se han fortalecido notablemente, lo que ha provocado una baja en las tasas que ofrecen.

¿Qué deben hacer los inversores con respecto a este cambio?

En épocas de turbulencia, los ahorristas tienden a volcarse a activos refugio para proteger su capital, entre los que figuran el oro y otros metales. no obstante, no todos estos commodities son confiables en la dinámica actual. En el siguiente informe especialte revelamos de cuál de ellos debés mantenerte alejado.

Además de este tipo de activos, los inversores han mostrado especial interés por los emergentes. Estos mercados se convirtieron en uno de los grandes protagonistas de la escena financiera este año, con rendimientos que no se observaban desde 2011, momento para el que la mayoría de estos comenzó a vivir una racha negativa, en línea con el desplome en los precios de las materias primas y la recuperación del dólar a nivel global.

Gracias al fortalecimiento de estos países, sus títulos de deuda se han apreciado en gran magnitud. Veamos su comportamiento en detalle.

*No olvides chequear tu carpeta de Spam

Bonos emergentes. ¿ex bonos basura?

Desde sus mínimos, los bonos emergentes  han recuperado hasta 50% de su valor. En esa línea, no sólo han repuntado los papeles en dólares, sino también los denominados en  moneda local, por lo que sus tasas  de interés se redujeron.

Un buen ejemplo de esta perfomance puede observarse en los fondos ETFs dedicados a seguir estos bonos.

Los ETFs de bonos emergentes en dólares como el iShares J.P. Morgan USD Emerging Markets Bond ETF – EMB y en moneda local, como el iShares Emerging Markets Local Currency Bond ETF -LEMB muestran subas del 13% y del 19% respectivamente desde sus mínimos de comienzos de año. El fuerte repunte ha mostrado una compresión despreads, lo que implica que la tasa bajó.

Dentro del universo de bonos emergentes en dólares, los países que más han comprimido sus spreads han sido los venezolanos, con un incremento en su precio del 49% desde febrero. Le siguen los bonos de Perú, que han generado un avance superior al 20%, mientras que Colombia y Chile registran incremento de 19% en dólares en su bono con vencimiento a 10 años.

Brasil por su parte ha mostrado avances de 13% en su título a 10 años y México muestra un repunte de 10% en dólares de sus títulos con mismo vencimiento, en lo que va del 2016.

Rusia ha sido el mercado que más vio caer su costo de endeudamiento en moneda local con un retroceso de 340 puntos básicos en el último año y subas en rublos de 16%. Por su parte, el vecino país, ha generado avances del 32% en sus instrumentos de deuda denominados en reales en 2016. La tasa que paga Brasil por su deuda en moneda local muestra en los últimos 12 meses una caída de más del 2%  o 226 puntos básicos. Asmismo, Colombia ha mostrado una notable compresión de spreads en moneda local y sus bonos a 10 años han recuperado un 15% en pesos colombianos.

Si bien este comportamiento implica una baja en las tasas de interés de estos bonos, ¿significa que los inversores deben recurrir a otras alternativas para obtener altos rendimientos?

¿Conviene invertir en estos bonos? 

La suba de lo precios de los bonos y el ajuste de los spreads de los bonos emergentes van de la mano y por eso, la dinámica de estos títulos tanto en moneda local como en dólares ha sido la estrella de este 2016 en el mercado de renta fija. Los países que más lograron comprimir spreads y que más suba de precios de bonos hemos visto son justamente los que más afectados se vieron con el desplome del petróleo y del oro, como el caso de Brasil, Perú y Rusia. Este respiro se presenta como una señal de que su recuperación se mantendré en el mediano y largo plazo.

De esa manera, se perfilan como una opción confiable para la cartera de los inversores. Además, a pesar de que su rentabilidad ha disminuido, se debe considerar que la misma sigue siendo superior a la ostentada por títulos soberanos como los estadounidenses o alemanes.

Es importante tener en cuenta que el favoritismo por los emergentes en tan poco tiempo ha saturado a muchos de los bonos por lo que se espera un regreso de la volatilidad, más aún con las decisiones de la Fed a la vuelta de la esquina. Pero un recorte será una oportunidad de compra de mediano plazo.

En la medida en que las tasas en el mundo permanezcan en mínimos históricos e incluso en niveles negativos, el dólar continúe con el ajuste que viene realizando desde 2015 y se sostengan los precios de las materias primas como el petróleo o el oro, probablemente la trayectoria de los bonos emergentes continuará la senda alcista actual, por lo que seguirán siendo una alternativa de inversión por la que podés optar.

Así como los títulos de deuda emergentes son una excelente herramienta financiera bajo la dinámica actual, existen otros instrumentos que no lo son tanto. Si querés conocer de qué inversiones debés mantenerte alejado ingresá aquí.

Deja tu respuesta