¿Es el peor o el mejor momento para las acciones europeas?

Las acciones europeas volvieron a los mínimos que habían llegado en 2009 y 2012, dos momentos de crisis pero a partir de los cuales se produjo una buena recuperación del precio.

Wall Street cotiza en zona de máximos históricos y vive uno de sus mejores momentos, pero la otra cara de la moneda la muestran las acciones en Europa, que transitan un escenario bursátil difícil desde hace años, pero entonces ¿es el peor o el mejor momento para el mercado de valores del viejo continente?

El índice STOXX 600, que representa a empresas de los 18 países más grandes de la Unión Europea, acumula una caída de 7% durante este año. El mercado se derrumbó inmediatamente después del referendo que decidió la salida del Reino Unido de la UE, pero desde entonces se fue recuperando gran parte del terreno perdido gracias al recorte de la tasa de interés por parte del Banco de Inglaterra y expectativas de mayores estímulos monetarios.

STX 600

STX 600

Eso fue antes de que los papeles bancarios arrastraran a los principales indicadores a su peor rendimiento desde el Brexit. La incertidumbre sobre la posible alza de la tasa de interés en el corto plazo en Estados Unidos fue el gran peso del mercado. Luego están los recientes atentados terroristas que ponen a temblar a todos los mercados.

Acciones europeas: ¿momento de comprar?

Distintas plazas bursátiles como la española, con el IBEX35 como principal referente, así como la francesa con el índice CAC como referencia de la bolsa gala, entre otras, están aún remontando las fuertes bajas que comenzaron en la crisis sub-prime.

IBEX

Fuente: Google Finanzas

En otras palabras, las acciones europeas han vuelto a los niveles del año 2009, mínimos también testeados en 2012, dos momentos de crisis a partir de los cuales se produjo una interesante recuperación del precio. ¿Qué quiere decir esto? Muchos empiezan a pensar que quizá hay una oportunidad de compra.

En el trayecto, la crisis europea se ha convertido en un obstáculo importante para que las bolsas europeas entren en un escenario de recuperación sostenida como hemos visto en Wall Street, pese incluso a los esfuerzos del Banco Central Europeo (BCE). Hoy en día la mayoría de las bolsas se encuentran recuperando posiciones desde los mínimos del año.

¿Entonces es realmente momento de invertir en Europa?

Un panorama complicado

Tené en cuenta que países como España pasan por una elevada desocupación, el continente en general sigue sin poder hacer reaccionar a la inflación –recordá que tienen en muchos casos tasas de interés negativa- y la recuperación económica es anémica. Por ende, el contexto social, económico y político dista de ser el ideal.

//

Si hablamos de sus mercados de valores, el deterioro ha quedado plasmado al ver que muchas acciones han mostrado su valor mínimos y en muchos casos históricos. La pregunta que se dispara entonces es si este escenario de debilidad no es en realidad una oportunidad de compra de acciones europeas en el mediano plazo.

Por ejemplo, un tema de conversación a lo largo y ancho de Europa es que el sector financiero muestra una tremenda debilidad con más énfasis en los bancos de Italia, España e incluso Alemania.

Bancos europeos en su peor momento

Las acciones del grupo Santander en España se encuentran en mínimos desde 2012. Ese año fue el peor momento de la crisis en la región, pero justo ahí empezó una recuperación importante.

El mismo caso se da con las acciones de BBVA, que junto al Santander son los máximos exponentes del sector financiero español. Esta situación se repite en Francia, cuyos activos tienen el nivel de los años 2009 y 2012. Los casos son Societe Generale, BNP Paribas y Credit Agricole.

bbva

Fuente: Google Finanzas

Esta enfermedad en los bancos europeos incluso ha tocado a sus pares alemanas y acciones como Deutsche Bank o Commerszbank que están en niveles mínmos históricos, incluso por debajo de los evidenciados durante la crisis de 2009.

En definitiva, muchas acciones dentro del mercado europeo regresaron a niveles muy bajo, que representan un soporte clave a los próximos meses y si bien aún no se dan señales concretas de reversión n de confirmación de piso, es posible preguntarse si no estamos de frente a una oportunidad de compra de mediano plazo en ese tipo de activos.

El resurgir del mercado

El Brexit, lejos de representar una amenaza, se convirtió en una oportunidad de compra para la mayoría de las acciones europeas, porque si bien agregó pesimismo, también hizo que el valor de las acciones se desplomara.

Esos pisos suelen generarse en períodos de extremo negativismo y pesimismo de igual manera en que ocurrió en 2009 y 2012 en Europa.

//

Los argumentos pesimistas que estaban presentes en ambas oportunidades son muy similares a los de hoy y sin embargo, el mercado ha sido totalmente irracional y representó, en ambos casos oportunidades de compra para el armado de nuestro portafolio. Aún no queda confirmado un piso pero estamos cerca de alcanzarlo.

¿Querés saber dónde invertir? Te lo contamos en el Informe Especial elaborado gratuitamente por el equipo de Inversor Global.

Deja tu respuesta