El secreto de las inversiones

Hay miles, millones de puntos en el universo. Hoy, conectamos dos de ellos. El primero es epistemológico. El segundo es una observación importante sobre las inversiones. 

Nosotros, los seres humanos, no podemos saber nada con exactitud. Es así. Creemos que las cosas son de tal o cual manera, pero no lo sabemos hasta que no ocurre. Dado que todo puede resultar erróneo, en algún momento durante la vida de este universo, se desprende que todo lo que pensamos que sabemos tiene que ser considerado una hipótesis.

Usted dice: el rojo es un lindo color. El vestido es rojo. Por ende, el vestido es un color lindo. Sólo se sostiene si aceptamos la premisa inicial, la cual no es necesariamente verdadera. Puede resultar que el color rojo no sea un lindo color. Ése es el problema con el conocimiento del hombre. Todo está sujeto a la contradicción, el matiz y al desarrollo posterior. En especial, su conocimiento del futuro y, dado que todas las inversiones implican una apuesta sobre el futuro, tienden a ir mal a menudo.

Sin embargo, si bien no podemos saber lo que es verdad, sí podemos saber lo que no lo es. Realmente. Definitivamente. Sin duda. Éste fue el punto de The Black Swan de Nassim Taleb “Todos los cisnes son blancos” sonaba como una afirmación verdadera. Hasta que apareció el cisne negro. En ese momento, supimos, sin duda, que no todos los cisnes eran blancos.

Nunca podría probar que “todos los cisnes son blancos”, porque nunca podría juntar a todos los cisnes del mundo en un lugar para corroborarlo. Incluso si pudiera, no podría estar seguro de que ninguno fue pintado de blanco, de forma momentánea, para que no se sintiera fuera de lugar.

Ahora, “todos los cisnes son o blancos o negros” suena correcto, Pero, ¿quién sabe? Un economista sabio es uno que piensa que un maldito cisne rosa podría aparecer en cualquier momento. Desafía de forma modesta sus otros instintos. Puede que intente aumentar el PBI o el empleo, pero nunca va a entender, realmente, todas las miles de millones de transacciones que ocurren en la economía.

En cuanto a mejorarla, olvídelo

El economista tonto, por otro lado, vive con la ilusión de que es el señor del universo y el capitán de su destino. Cree que sabe qué respuesta va a tener cada política. La administración de la economía es fácil: es sólo cuestión de determinar de qué palanca tirar.

Le vamos a dejar decidir a qué grupo pertenece la presidente de la Reserva Federal, Janet Yellen. Recientemente, en una reunión del Fondo Monetario Internacional, la líder del banco central de los Estados Unidos reconoció que hubo un aumento en los riesgos que se estaban corriendo.

No se responsabilizó de ello (aunque era, claramente, una consecuencia de sus propias decisiones políticas). Sin embargo, ella tenía una solución. El problema podía ser solucionado, explicó, con más decisiones sobre políticas.

No deshaciendo la política que causó la distorsión, sino poniendo en práctica más programas, más regulaciones, más planificación central.

Una de estas nuevas políticas fue revelada incluso antes de que la Sra. Yellen hablara. El 16 de junio el Financial Times reveló que “los federales están considerando comisiones de salida en fondos de bonos”. Esto se supone que evitaría el riesgo obvio de que, cuando una burbuja estalle, los inversores quieran salir rápido.

Tal vez, pueda hacer lo mismo en los mercados bursátiles. Obligar a los inversores a permanecer cuando las burbujas estallan. Podría haber un período de enfriamiento de 15 días, el cual podría ser extendido por los federales, en interés de la estabilidad de los mercados.

De la misma forma, los inversores no pueden realmente elegir buenas inversiones, ya que no conocen realmente el futuro o incluso, lo que es verdad en el presente. Sólo saben lo que no es verdad. Sólo pueden evitar las malas inversiones. Sólo saben lo que es falso.

Es por eso que, a veces, se hace referencia a la inversión como a un “juego de perdedor”. No gana eligiendo las inversiones ganadoras; gana si no elige las perdedoras. No gana prediciendo lo que es verdad; gana sabiendo lo que es falso.

Deja tu respuesta