¿Conviene invertir en los sorpresivos ganadores del mercado?

En el marco de la temporada de balances trimestrales, algunas empresas sorprenden a los analistas para bien o para mal con sus resultados. ¿Cómo saber si vale la pena apostar por aquellos que inesperadamente terminaron triunfadores?

Poder descifrar las confusas señales que arroja el mercado es el sueño de cualquier inversor. Es por ese motivo, que a continuación vamos a presentarte una fórmula para entender que mensaje arroja la dinámica financiera en casos particulares.

Durante la temporada de balances financieros trimestrales que está teniendo lugar alrededor del globo, las gratas sorpresas en términos de ganancias para una empresa subestimada por los analistas puede provocar una suba brusca en el precio de los acciones. Lo mismo sucede en caso contrario. Si una compañía no cumple con las altas expectativas del mercado en términos financieros, puede sufrir un desplome significativo en la valoración de sus papeles.

En vista de que el movimiento de los activos en ambos casos tiende a ser exagerado, una corrección de dicha variación puede ocurrir posteriormente.

Las sorpresas del mercado esta temporada

Existen ocasiones en las que un resultado inesperado no genera cambios en el comportamiento de una acción y esta temporada de balances ofrece un ejemplo claro de ello. La empresa Tesla Motors (TSLA) reportó a comienzos de agosto una pérdida neta por acción de 1,06 dólares, cifra que superó ampliamente el descenso de 65 centavos estimado por el 63% de los analistas en Wall Street. A pesar de esta negativa sorpresa, las acciones de Tesla no reaccionaron en lo absoluto.

Era lógico esperar una variación a la baja, pero esto no sucedió. De hecho, una corriente de sentimiento alcista ha comenzado a desarrollarse en torno a esta acción en los últimos días, aunque ésta tampoco se ha hecho sentir sobre el precio de los papeles.

El caso de la automotriz Ford Motor (F) fue totalmente distinto. La firma que reportó ganancias a finales de julio, dio a conocer un rendimiento de 52 centavos por acción, resultado menor a los 60 centavos esperados. Esta noticia, junto a otras cifras alarmantes del reporte financiero generaron una caída importante de los papeles de la empresa, que llegaron a cotizarse por debajo de los 12,25 dólares. A la fecha, el retroceso continúa acentuándose ante la falta de señales de fortalecimiento de la actividad de la compañía. 

Otro caso que vale la pena mencionar es el del gigante del streaming Netflix (NFLX). La tecnológica dio a conocer un balance con resultados mixtos el pasado 18 de julio, lo que provocó una depreciación de 16% de sus acciones. El reporté evidenció que la lista de nuevos suscriptores fue de 1,7 millones, versus las proyecciones de 2,5 millones. Aún así, las ganancias por acción se ubicaron el 9 centavos, por encima de las estimaciones de 7 centavos, para contrarrestar el indicador de nuevos usuarios.

La caída de Netflix representa el comportamiento típico de una acción que sorprende negativamente al mercado con su reporte de ganancias.

Las tres acciones mencionadas representan lo variable que puede ser el comportamiento de un activo posterior a los anuncios de la temporada de balances financieros trimestrales. En esa línea, existen algunos aspectos claves que vos como inversor podés analizar para predecir el comportamiento de un activo en particular en un contexto de este tipo.

4 factores clave

1. Los resultados de ganancias más fuertes de lo esperado tienden a generar una variación pronunciada al alza en el precio de una acción, por lo que es probable una corrección importante en éste, luego del desvanecimiento del anuncio. En base a los ejemplos mencionado, Tesla tuvo una pequeña reacción frente a su reporte, acompañada de muy poca volatilidad, mientras que Ford fue mucho más volátil y Netflix presentó fluctuaciones momentaneas y una fuerte respuesta en términos de valoración. 

2. Los retrocesos en el precio de una acción son confiables únicamente si  se confirman señales alarmantes en otros indicadores de los fundamentos financieros de una empresa y su actividad. De lo contrario, la tendencia bajista en una valoración podría ser únicamente temporal.

3. La falta de interés en un papel en particular, después de una variación en su precio tras resultados de ganancias sorpresivos,  a menudo se produce cuando la empresa tiene fundamentos débiles. Es difícil explicar por qué a veces no se produce ninguna corrección en las valoraciones, pero esto demuestra que cada caso se ve afectado por variables distintas. Los inversores tienen que confiar en la combinación de señales técnicas (o la falta de ellas) en conjunto con fundamento de fuerza o debilidad, para juzgar el comportamiento del precio probable a futuro.

4. El comportamiento histórico de volatilidad de una acción influye notablemente sobre el precio ante una sorpresa de ganancias. Esto se puede observar no sólo en el grado y velocidad del cambio en el precio, sino en la amplitud de las variaciones diarias en una cotización. Por ejemplo, Telsa mostró un desempeño diario muy estable tras el anuncio de su reporte financiero. Por el contrario Netflix fue más volátil. 

Estas variables son de gran utilidad a la hora de decidir si vale la pena o no invertir o vender papeles que han experimentado variaciones bruscas tras la temporada de balances financieros.

Deja tu respuesta