¿Conocés los 3 nuevos métodos de pago en comercios?

La billetera electrónica es una iniciativa del Banco Central para desterrar el uso de dinero en efectivo de los comercios minoristas.

¿Te suena la “billetera electrónica”? Se trata de los nuevos sistemas de pago que los bancos deberás implementar a través de smartphones a partir de este mes. Es un nuevo capítulo en los intentos por bancarizar a comercios y consumidores argentinos usando su teléfono como un medio de pago.

Billetera electrónica: los nuevos métodos de pago

Los mecanismos que habilitarán los nuevos canales de pago son:

  1. POS Móvil:

Consiste en un aparato que se conecta al Smartphone –los bancos pueden llegar a ofrecerlo con algún cargo- y permite realizar una transferencia directa e instantánea con una tarjeta de débito entre negocios, personas y profesionales.

Quien está a cargo del proyecto, Lucas Llach, vicepresidente del Banco Central (BCRA), señaló que será una transferencia inmediata entre el dueño de la tarjeta de débito y el que recibe el pago, y no estará mediada por el sistema de procesamiento de pagos, cualquier negocio, con un Smartphone, podrá recibir un pago de forma gratuita.

  1. Billetera Móvil PEI (Pago electrónico inmediato):

Será un sistema por el cual cada banco ofrecerá una billetera en donde pueden cargarse varias cuentas de diversas entidades para hacer transferencias fácilmente.

Con esta billetera virtual que brindará el servicio bancario, el BCRA prevé una operatoria más ágil y uniforme que incorpore más usuarios al sistema financiero y empiece a ganarle espacio a las transacciones en efectivo.

  1. Botón de pago

Permitirá pagar compras por Internet (comercio electrónico), a través de una transferencia bancaria. Anteriormente solo podía hacerse con una tarjeta de crédito.

El desarrollo del nuevo esquema

Todo había sido adelantado meses atrás, pero se encontraban en desarrollo las aplicaciones móviles que permitiera a los usuarios hacer transferencias inmediatas y en forma remota entre celulares.

De este modo, si un consumidor desea comprar un electrodoméstico por la Web, no deberá hacerlo pagando con crédito o débito, sino presionando pagar en el botón indicado.

El comercio recibiría posteriormente una transferencia electrónica de la cuenta del comprador, sin necesidad alguna de intermediarios.

Además, la billetera electrónica viene a curar un mal instalado en la microeconomía: el excesivo interés por el dinero en efectivo en un país donde se intenta migrar hacia un modelo que está revolucionando la economía mundial. ¿Sabés por qué es tan exagerado?

Lo bueno y lo malo de la billetera electrónica 

Lo cierto es que puede resultar atractivo para los comercios recibir transferencias inmediatas en tiempos de alta inflación. El inconveniente radica en las comisiones que pagan y el tiempo de espera para que se acrediten los fondos.

Además, lo cómodo de la billetera móvil es que muchos evitan salir a las calles con grandes cantidades de dinero en efectivo, mientras que las tarjetas si van a todos lados. Pero como no todo es color de rosa, este es el lado negativo:

– Si cambiás de celular puede resultar tediosa la migración.

– Robo o pérdida del celular. Siempre tendrás la opción de bloqueo inmediato con la entidad bancaria

– Olvido de la clave. Es importante tenerlas anotadas en algún lugar seguro.

El amor por el efectivo

Lo resume la Cámara de Tarjetas de Crédito y Compra (Atacyc): el costo de instalar un lector Posnet le cuesta 200 pesos mensuales al comercio.

Además, los administradores del plástico como Visa o Mastercard se llevan 3% del valor de la compra si es con crédito y 1,5% si es débito por cada operación.

Al final del día, el comercio se queda tan solo con 90% de la facturación. Los 10 puntos restantes se van en aranceles e impuestos. Se calculaba que en 2015, las ventas con tarjetas sumaron unos 70.000 millones de pesos mensuales. Del total, la AFIP se quedó con cerca de 3.000 millones.

El problema estriba en que mientras los comercios argentinos cobran el 3% sobre el valor de venta, incluido el IVA, en países vecinos ese porcentaje se ubica en 1,3% si hablamos de Brasil o 1,5% en Perú. En España o Italia los costos se ubican por debajo del 1%. Claro, es cierto que gran porcentaje de los comercios no aceptan el pago con tarjetas debido a la gran informalidad existente en la economía.

Punto de cruce

Las dos noticias están ligadas dado que el Gobierno tiene una cruzada para exigir a los comercios que instalen terminales electrónicas de pago para que los consumidores decidan el medio de pago.

La administración macrista convirtió este punto en una prioridad debido a que también se conecta con la devolución del IVA de la canasta básica a jubilados y beneficiarios de planes sociales que deben pagar con tarjetas para disfrutar del descuento. ¿Cuál es el objetivo con estos planes?

Es simple: que el Posnet sea de uso obligatorio en el mediano plazo en cualquier comercio del país por compras desde 10 pesos –el monto está en una legislación que probablemente requiera actualización-.

Lo que se prevé desde el Ejecutivo es que la aplicación de esta modalidad sea progresiva, quedando exceptuados únicamente los comercios con actividades desarrolladas en poblaciones inferiores a 1.000 habitantes.

Todo esto forma parte de un plan mucho más complejo que se denomina la bancarización sueca en la Argentina. ¿Querés saber en qué consiste? Te lo explicamos todo de forma muy sencilla.

Deja tu respuesta