¿Quién detonará la próxima crisis mundial?

Los mercados sostienen que China está experimentando una desaceleración a tasas insoportables, por lo que se cree que se viene un colapso inminente.

La próxima crisis mundial no será como el quiebre monetario asiático de 1997 o el colapso financiero de los Estados Unidos en 2008. Si queremos encontrarle algún parecido, tendríamos que viajar hasta 1929, el año de la Gran Depresión.

Pero esto no quiere decir que los Estados Unidos sea el causante…

La comparación viene de Andy Xie, economista senior del Banco Mundial y de Morgan Stanley, pero ¿qué quiere decir?

Con sus palabras se refiere a la expansión del crédito, la política monetaria flexible y una creencia generalizada de que los precios de los activos no caerán, debido a la especulación desenfrenada que terminaría con un desplome de las bolsas.

Todo sucede en un solo país: China.

Pero no es la primera que advierte esto…

Desde el IMD World Competitiveness Center y la IMD Business School, señalan que los gobiernos han bajado la guardia respecto a los fenómenos que podrían desatar una nueva crisis mundial.

//

¿Cuáles son estos fenómenos?

Los mercados de valores han tenido resultados impresionantes que no tienen justificación en los beneficios reales de las empresas. Eso en algún punto explotará. Si las bolsas se acomodan al nivel real de beneficio de las compañías existiría una caída en los mercados de valores de hasta 35%.

Además, podría producirse una crisis severa impulsada por la “banca en la sombra” china, un sistema formado por préstamos principalmente a las instituciones gubernamentales cuyos riesgos no están bien controlados y en un mercado bancario que no está abierto a la competencia extranjera. Si se derrumba ese sistema, afecta a la economía mundial.

Lo cierto es que los circuitos financieros son cada vez más vulnerables. El desplome de la confianza empresarial parece irreversible.

//

¿China creció muy rápido?

La preocupación por la economía China es bastante común hoy en día. Están aquellos que creen que el país asiático está experimentando dolores de crecimiento insoportables y los que prevén un colapso inminente.

Estos últimos sostienen que China creció demasiado rápido, las fisuras comenzaron a aparecer en la segunda economía más grande del mundo y ahora el Gobierno utiliza su poder para detener la desintegración, pero lo único que consigue es ganar tiempo.

Para 2016, Pekín ha fijado un objetivo de crecimiento del 6,5% al 7% del PBI. La última serie de incertidumbres globales llevó a Bank of America, Merril Lynch y Deutsche Bank, para recortar sus previsiones al 6,4% y 6,6%, respectivamente.

//

Bajo una economía amenazada

De hecho, la consultora PriceWaterHouseCoopers (PwC) publicó los resultados de una encuesta que recoge la opinión de 1.409 presidentes ejecutivos de empresas de 83 países sobre el panorama económico: el 66% de los entrevistados considera que sus organizaciones corporativas enfrentan mayores amenazas que hace 3 años y únicamente el 27% piensa que mejorará.

La prensa no se cansa de señalar que la desaceleración china es la culpable de las turbulencias de la economía mundial.

Pero la próxima crisis mundial no necesariamente vendría de China…

¿Una nueva burbuja inmobiliaria?

Estados Unidos, como mayor productor mundial de gas, podría causar una crisis energética. Si Norteamérica comienza a exportar al resto del mundo, Rusia podría sentirse amenazada, causando una tormenta geopolítica.

Todo obedece a que el país norteamericano podría ejercer gran influencia en países como Reino Unido, la India o Japón.

Otro riesgo es que se forme una burbuja inmobiliaria en países como Brasil, China, Canadá o Alemania. Los precios crecerán debido a que la disponibilidad de crédito es enorme y los compradores están empujando los precios al alza sin saber que lo que hacen no se corresponde con el valor de los activos.

Son más improbables pero hay otros factores que causan crisis.

//

Empresas endeudadas

Por ejemplo, las compañías actualmente cuentan con demasiada deuda, y la nueva norma es contar con una calificación de crédito BBB. En los Estados Unidos solo hay tres empresas que poseen la AAA: ExxonMobil, Microsoft y Johnson & Johnson.

Si las calificaciones de crédito son un indicador de la probabilidad de quiebra, podríamos esperar problemas financieros en varias empresas de gran tamaño.

Si los tipos de interés aumentasen en 2% por ejemplo, la mitad del sector corporativo tendría severos problemas de supervivencia.

Prácticamente en todo el mundo ha aumentado la tensión geopolítica que pueden desencadenar caídas en el mercado, incluso si no llega la guerra.

Hay al menos dos causas más que podrían desencadenar la próxima crisis mundial…

//

La brecha entre pobreza y riqueza

Uno es la pobreza mundial que ha aumentado y podría traducirse en más conflictos sociales. Además, eso entorpece la innovación y el crecimiento al reducir los beneficios de la innovación, amenazando a la economía.

La última es el excedente de caja de los bancos centrales y corporaciones que podrían terminar por dañar la economía.

Lo que sucede es que las instituciones financieras están prestando dinero a otras, lo que termina por convertirse en un círculo vicioso.

Teniendo en cuenta una estimación de mercado del valor de ciertos países, hoy Google podría permitirse comprar la mayoría de Irlanda y Microsoft podría hacerse con el 50% de Singapur.

Por eso tenés que prepararte. Hay algunas inversiones con la que podés blindarte ante la época por venir. En el siguiente Informe Especial encontrarás toda la información que necesitás de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta