¿Qué estás esperando para unirte a la fiesta de los bonos argentinos?

Aunque los títulos soberanos suelen ser la recomendación de inversión más común gracias a su atractivo, la deuda corporativa también cuenta con un gran potencial y hoy se encuentra en pleno auge.

No queda duda de que el inicio de la era post default ha traído gran optimismo y entusiasmo por las inversiones locales, especialmente por los bonos argentinos y el Gobierno no es el único que está aprovechando el buen clima de negocios para realizar emisiones de deuda.

Las empresas locales también están surfeando la ola, por lo que han salido a la cacería de financiamiento para expandirse, por medio de títulos corporativos que han sido tan bien recibidos en el mercado como los soberanos.

Desde que cesó el conflicto con los holdouts, las compañías argentinas han emitido bonos por más de 4.000 millones de dólares y el apetito por los mismos ha sobrepasado su oferta gracias al extraordinario atractivo de las empresas emisoras, por lo que vos no podés perderte la oportunidad de unirte a esta fiesta.

Las estrellas que más brillan en la fiesta de los bonos argentinos

Como te explicamos en oportunidades anteriores, las empresas pueden salir a buscar financiamiento externo por medio de activos, también conocidos como Obligaciones Negociables (ON).

Ahora que las tasas de interés internacionales se mantienen en niveles mismos debido al efecto Brexit, algunas firmas locales emitieron deuda por un total de 1.350 millones de dólares. Se trata de Petrobras Argentina, Clisa, el Grupo Financiero Galicia y Arcor.

Petrobras Argentina, que en los próximos días pasará a ser parte del holding Pampa, emitió un bono a 7 años por 500 millones de dólares, con una tasa de 7,5%. La colocación de la petrolera contó con una sobredemanda que llegó hasta los 2.000 millones de dólares, con lo cual consiguió una tasa de endeudamiento razonable. El precio de los papeles fue de 99,32 dólares. Del capital recaudado, Petrobras empleará 300 millones para repagar un bono con vencimiento en 2017 y los recursos restantes se destinarán a realizar mejoras en le negocio.

En el caso de la empresa Clisa, se lograron captar 200 millones de dólares con un título que también vence en 7 años y a una ta de 9,75%.

Por su parte, el Banco Galicia, lanzó un papel a 10 años por 250 millones de dólares, a una tasa de 8,25%, que superó al 8,625% esperado. Este jugador del rubro financiero recibió ofertar de 1.300 millones de dólares, cifra que quintuplica el monto colocado. Con estos recursos la entidad pretende fortalecer su actividad en el sector privado.

Por último, figura la emisión de Arcor por el orden de los 350 millones de dólares. Lo relevante de la misma fue el furor que causó entre los inversores interesados, puesto que las propuestas acumularon 1.700 millones de dólares, es decir, 4 veces la cantidad colocada. En esa línea, la tasa de financiamiento lograda por la empresa fue de 6% anual para una ON a 7 años, siendo éste un interés incluso menor al logrado por algunos bonos soberanos y provinciales de la Argentina.

Apenas se solucionó el conflicto con los fondos Buitre,la gestión macrista realizó la menor colocación a 6,25%, un porcentaje mayor al de Arcor, aunque a un plazo de emisión muy inferior. Este endeudamiento logrado a una tasa similar a la que presentan bonos de otros países mejor posicionados en la región, deja en evidencia que la disponibilidad crediticia para las empresas argentinas puede ser muy atractiva si se continúa con las señales de apertura internacional que se han mostrado hasta ahora.

En el futuro cercano, las empresas nacionales continuarán emitiendo deuda. En el mes de agosto, Pampa Energía y Albanesi buscarán fondos por alrededor de 950 millones de dólares, por lo que las opciones de inversión en el mercado de bonos argentinos seguirán multiplicándose para los ahorristas.

¿Cómo invertir en estos bonos argentinos?

Muchas de las grandes emisiones de ON o bonos corporativos son inaccesibles para el inversor minorista y en consecuencia, en sus colocaciones suelen participar los inversores institucionales como bancos, compañías de seguros o FCI. Ante las circunstancias, la manera en la que pueden participar los ahorristas es a través de los fondos comunes de inversión.

Los fondos comunes de inversión en el país permiten definir una cartera de inversiones diversificada por medio de montos de entrada mínimos, lo que es ideal en casos en los que se busca invertir en este tipo de bonos argentinos.

Lo mejor de estos bonos argentinos de carácter privado es que pueden ser emitidos tanto en moneda local como extranjera, por lo que si vos no querés invertir en pesos, no vas a tener problema. Además tendrán plazos de amortización  de mínimo 7 días posteriores a la fecha de emisión del papel.

Si querés información detallada sobre estos activos podés consultar con tu broker o en tu banco. Optar por estas alternativas, así como bonos argentinos en general, te sirve para aprovechar las tendencias con potencial del mercado local.

Deja tu respuesta