¿Por qué Shell es el tesoro más preciado de Aranguren?

El Ministro de Energía posee papeles clase A por la suma de 13.188.436,49 pesos, que conserva en el extranjero y no está dispuesto a perderlos. ¿Algún motivo oculto?

Juan José Aranguren, encargado de la cartera de Energía, es el ministro más polémico del Gabinete. Después de todo, fue quien impulsó la suba de tarifas en gas y electricidad. Por si no bastara con eso, hace un par de meses se reveló que es accionista de Royal Dutch Shell, la empresa que presidió durante su trayectoria empresarial en Argentina.

El Ministro de Mauricio Macri se desenvolvió como presidente de la filial argentina de la petrolera entre 2003 y 2015 y como vicepresidente de Suministros para América Latina a escala mundial.

Y la duda que persiste es si existe conflicto de intereses entre su presente y su pasado…

¿Hay conflicto de intereses?

Lo cierto es que Aranguren es, probablemente, quien más cerca está de decisiones que puedan beneficiar o perjudicar a la empresa que dejó en junio de 2015. De hecho, las cuestiones ligadas a la venta de combustible quedan en manos de Pablo Popik, subsecretario de Refinación y Comercialización, un ex ejecutivo de Axion y Esso.

Su primera prueba de fuego la pasó cuando en febrero, ante la primera importación de crudo realizada bajo el manto macrista, la petrolera Oil, de Cristóbal López, licitó la compra de un barco con un millón de barriles.

También participaron empresas como Axion, Pan American Energy y la propia subsidiaria internacional de la empresa anglo-holandesa, que terminó triunfando.

La importación se hizo debido a que el gas producido para hogares, industrias y usinas térmicas durante invierno es insuficiente y suele importarse gran cantidad de gasoil y fuel oil, por lo que se adjudicó un contrato para ocho barcos.

Royal Dutch Shell ganó siete de ellos, cuando durante 2015 apenas consiguió quedarse con cuatro.

¿Cuánto tiene Aranguren en Shell?

El funcionario posee papeles clase A por la suma de 13.188.436,49 pesos, títulos que conserva en el extranjero, lo que significa que tiene voto en las reuniones de la empresa.

Shell_logo_4

Su tenencia data de 1998 cuando recibió una cantidad de acciones de Royal Dutch Shell, que fueron declaradas ante la AFIP. En numerosas oportunidades, ha sostenido que no existe incompatibilidad con sus funciones.

Los asesores legales del Ministro también aseguran que no está obligado a desprenderse d esas acciones en una compañía del área justamente en la que se desempeña como funcionario público.

De todos modos, el funcionario adelantó que si la Justicia o la Oficina Anticorrupción dicen que se tiene que desprender de esas acciones, lo hará.

¿Cómo le va a Shell en el mercado bursátil?

Sus papeles se cotizan a 57 dólares por acción, lo que representa una caída de 52% en su valor desde su máxima en junio de 2014.

Royal Dutch Shell

A pesar de ser uno de los grandes peces en el mercado petrolero, los ingresos de la empresa sumaron un total de 49.732 millones de dólares, cerca de 22,7% menos que lo obtenido durante 2015.

Según la empresa, se vienen reduciendo los gastos para aprovechar las oportunidades de costes y gestionar el marco financiero en el actual entorno de precios bajos del petróleo.

La inversión de capital que la compañía piensa hacer durante 2016 apunta hacia unos 29.000 millones de dólares, frente a la anterior previsión de 33.000 millones de dólares, aproximadamente 36% menos que la inversión realizada durante 2014.

Recortes de presupuesto

Por otro lado, la petrolera ha puesto en marcha programas para la reducción de sus costes operativos con el objetivo de recortarlos 20% a finales de 2016 en comparación con el nivel proforma de Shell y BG en 2014.

Además, Shell tiene previsto desprenderse de activos valorados en 30.000 millones de dólares entre 2016 y 2018.

El punto más fuerte de ese plan de recortes llegó cuando la petrolera anunció su intención de retirarse de entre 5 y 10 países en el marco de un plan de recortes que incluye la venta de instalaciones de gas y crudo.

La venta de activos de Shell, que ya había sido anunciada a través de la supresión de empleos, busca adaptarse a un contexto difícil para el sector.

El Brexit y Shell

Lo cierto es que todo el mercado está sufriendo las consecuencias del terremoto financiero denominado Brexit. Son momentos de gran volatilidad y pánico en los mercados, pero estas son ventanas para los inversores que estén preparados para asumir el riesgo.

El fondo de inversiones Morningstar indica que los inversores pueden jugar con la caída libre a través de las acciones.

Morningstar tiene la mayoría de sus papeles en el sector energético, consumo defensivo, servicios de comunicación, salud y algunas firmas de servicios financieros.

En concreto, Royal Dutch Shell aparece como la mayor posición del fondo con 4,13%, seguida de Imperial Brands con 3,81%, BT Group con 3,69%, Prudential con 3,26% y Glaxo Smithkline con 2,86%.

Entonces, más allá de la polémica política en torno a la tenencia de Aranguren sobre estas acciones ¿conviene invertir en Shell?

Para responder esa pregunta elaboramos un Informe Especial elaborado por el equipo de Inversor Global al que podés acceder de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta