¿Por qué los comercios no aceptan pagos con tarjeta?

Se estima que 33% de la economía está en negro por los altos costos que supone para los comercios aceptar el pago con plásticos, en comparación con otros países de la región.

A todos nos ha pasado. Vamos a un comercio y nos recibe el típico cartel: “solo efectivo” o, de una, no existe tal aviso, pero una vez que sacamos nuestra tarjeta para pagar, nos responden con una sonrisa indicándonos que el monto para realizar tal transacción es tres veces mayor al consumo realizado.

¿Sabés por qué sucede esto?

Sí, una gran parte es por la informalidad. Aceptar que un cliente pague con tarjeta es abrir las puertas a la AFIP. Quien puede evitarlo, lo hace.

Evasión fiscal y fuertes tributos

La Cámara de Tarjetas de Crédito y Compra (Atacyc) lo resume así: instalar un lector (Posnet) cuesta 200 pesos mensuales al comercio. Por cada operación procesada, la administración de la tarjeta (Visa, MasterCard, Naranja o Cabal) le cobrará un arancel de 3% si es crédito y 1,5% si es débito.

Al final del día, el comercio se queda con solo 90% de la facturación. Los 10 puntos restantes se van en aranceles e impuestos. Se calculaba que en 2015, las ventas con tarjetas sumaron unos 70.000 millones de pesos mensuales. De ese total, la AFIP se quedó con cerca de 3.000 millones.

Pagos con tarjeta: más caros en Argentina

La novedad en este tema vino con una denuncia de Jorge Di Fiori, presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), que se reunió con el ministro de Producción, Francisco Cabrera.

En el reclamo, especifican que los comercios argentinos pagan costos más altos que sus pares de la región y algunos países europeos por las ventas con tarjetas de crédito y de débito.

Si bien ya sabemos que las tarjetas cobran a los comerciantes 3% sobre la venta, incluido el Impuesto al Valor Agregado (IVA), en países vecinos ese porcentaje se ubica, en 1,3% en el caso de Brasil o en 1,5% en Perú.

En España o Italia estos costos se ubican por debajo del 1%.

¿Cómo era antes?

Lo que es peor, este porcentaje ya se redujo. En la década de los 90, el costo era del 10%, pero estaba justificado en el costo administrativo, las operaciones tomadas a mano y cupones de papeles que llevaban un esfuerzo que hoy no se necesita, pero los tiempos cambiaron y las tecnologías quitaron complejidad a ese esfuerzo de antaño.

Es fácil: con una comisión más barata, serían más los comercios adheridos.

¿Por qué reclamar esto ahora?

Lo cierto es que más de un Gobierno se propuso exigir a los comercios que instalaran terminales electrónicas de pago para que, más allá del efectivo, los consumidores decidan con cuál medio abonar.

La administración de Mauricio Macri lo convirtió en una prioridad, una vez que la devolución del 15% del IVA de la canasta básica a jubilados y beneficiarios de planes sociales siempre que pague con tarjetas en comercios minoristas.

El objetivo es que el uso del Posnet sea obligatorio en el mediano plazo en cualquier comercio del país para compras desde los 10 pesos.

La AFIP prevé que la aplicación sea paulatina, y que con el tiempo, solo queden exceptuados aquellos comercios cuya actividad se desarrolle en poblaciones menores a 1.000 habitantes.

No es una tarea fácil de lograr…

¿Por qué usar posnet?

Como la misión de fondo es formalizar la economía –la AFIP sostiene que 33% de las actividades del país están en negro-, el organismo a cargo de Alberto Abad adelantó una serie de beneficios para quienes instalen la terminal en sus comercios.

Los primeros beneficiados en la lista son los pequeños contribuyentes, dado que la normativa especificó que el Poder Ejecutivo realizará “las acciones necesarias” para eliminar la incidencia del costo para instalar el sistema y no se permitirá cargo de comisiones sobre las transacciones alcanzadas por la devolución del IVA.

Además, se bonificará el costo de los nuevos Posnet por dos años para las nuevas altas de establecimientos con ingresos anuales menores a 9 millones de pesos.

La norma también implica que quienes incorporen un sistema posnet para realizar los cobros con tarjeta recibirían el equivalente de hasta el 50% del costo del servicio adquirido como crédito fiscal. Para lograrlo, cada mes deberán incorporar la suma en su declaración jurada del IVA.

La billetera móvil

El celular es otro medio de incentivar el uso del posnet. Más allá de verificar el saldo bancario o hacer transferencias, se podrían hacer compras en un futuro cercano.

Las entidades financieras deberán entregar a los comercios que lo demanden un dispositivo que les permita hacer una especie de posnet y proveer de botones de pago para las transacciones de comercio electrónico.

Si un consumidor compra un electrodoméstico vía internet, no deberá pagar con débito o crédito, sino presionando en pagar con el celular.

Bancarización sueca

El uso del posnet forma parte de un plan mucho más ambicioso. Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central, apunta a una implementación gradual de la bancarización en Argentina que replicará la experiencia sueca.

En Suecia, se calcula que se realizan un promedio de 260 transacciones con tarjetas de débito y crédito por persona anualmente. Es un panorama diferente al que muestra el resto de Europa o Estados Unidos.

Una inversión ligada a este tema son los papeles bancarios. Para descubrir cuáles son los más atractivos, te recomendamos entrar en este Informe Especial, elaborado por el equipo de Inversor Global de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta