Lebacs o Bonos CER: la mejor inversión para vencer a la inflación

Mientras el potencial de una de las alternativas se basa en su dependencia de la aceleración de precios general, el otro instrumento se centra en la inflación núcleo.

Si bien la inflación ha empezado a desacelerar su ritmo, aún es nuestra principal preocupación. No es para menos: la suba de precios en la ciudad de Buenos Aires fue de 29,2% durante el primer semestre. Nuestra misión entonces es básica: ¿cómo derrotar a este proceso de aceleración en los precios?

En el mercado de capitales se esconden oportunidades que pueden derrotar a la inflación, pero hay dos que están atadas al índice de precios: las Letras del Banco Central (Lebacs) y bonos ajustados al Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER).

Las Lebacs

En la transición hacia un régimen con metas de inflación alcanzables, el Banco Central (BCRA) dejó en claro que seguirá bajando las tasas de interés en la medida en que las expectativas sigan convergiendo hacia la meta.

El último movimiento consistió en no hacer nada…

Así como se lee: El BCRA se tomó una nueva pausa y dejó la tasa de sus Lebacs –tipos de interés a corto plazo- en 30,25% por tercera semana consecutiva, a pesar del margen para bajarlas frente a las expectativas de inflación y las señales de desaceleración respecto a junio.

¿Hasta dónde pueden recortarse las tasas?

Lo más probable es que el BCRA baje con cautela la tasa de 35 días hasta la zona de 28/29% hacia finales de agosto.

Si se mantienen las expectativas de inflación en la zona de 1,5% para fines de año, el BCRA podría transitar un recorrido bajista hasta alcanza una tasa de interés para la Lebac de 35 días en la zona de 23%.

¿Por qué tanta cautela con las tasas?

La inflación núcleo de junio fue de 2,9%, mientras que la expectativa de julio es de 2,2% y de 1,9% en agosto, un poco por encima de la meta para finales de año en torno a 1,5% mensual.

El otro motivo radica en la necesidad de mantener controlado el equilibrio dólar-tasa de interés en un contexto de flotación cambiaria, a través de una tasa que compense las expectativas de devaluación implícita en los contratos de dólar futuro.

Si bien el Gobierno espera que la inflación se reduzca, todos confluyen en su contra: consultoras privadas consideran que el año cerrará alrededor de 35%, de modo que alimenta otra clase de inversión.

Boncer 2021

El riesgo de que la inflación continúe en avance no debe representar un problema para tu bolsillo. Es un elemento que otorga atractivo a una nueva propuesta presentada por el Gobierno: el Boncer 2021.

Este nuevo bono que ajuste por inflación tiene un plazo de vencimiento a 5 años y un cupón semestral de 2,5% nominal anual, algo que gana especial atractivo con el retorno del INDEC.

De este modo, el Gobierno se asegura un fondeo en pesos y evita, para esto, pedir ayuda al BCRA con impresión de dinero.

Lo que se valora en los mercados es que se amplía el menú de opciones en el mercado, y creen que los principales interesados en suscribir estos títulos –especialmente vinculados al CER- serán los fondos comunes de inversión.

¿Qué tan atractivos son los bonos CER?

La verdad es que los nuevos bonos están en sintonía con las tasas de interés del mercado –cercanas al 30% y supeditadas a las Lebacs de corto plazo-, nivel que difícilmente vemos hoy en el mercado.

Hay otros títulos atados a la evolución de precios. Se trata de los papeles emitidos con el canje de deuda en 2002, 2003 y 2004, como los Discount y Par en pesos, que vencen en 2033 y 2038, respectivamente. También figura el PR13, con un plazo de vencimiento a 8 años hasta 2024 y el Bogar, que vence en 2018.

De mantenerse la confianza en los datos emitidos por el nuevo IPC, el Par y el Discount pueden llegar a escalar 15% más de lo que ya han avanzado en períodos recientes, lo que crecimiento interesante al tratarse de bonos largos.

¿Lebacs o Bonos CER?

Lo cierto es que la elección entre tasa Lebacs –expectativas de inflación más tasa real esperada en torno a 4/5% anual- o bonos que ajustan por CER –inflación efectiva + tasa real en torno a 2,5% anual en el caso del Boncer-, dependerá de la credibilidad que el inversor asigne a la retórica del BCRA.

Resulta más atractiva la colocación de Lebacs si se asigna una alta probabilidad a que el BCRA mantenga la disciplina monetaria anunciada en un contexto de desaceleración de la inflación con vistas a la meta de 1,5% mensual.

Si, por el contrario, estimás que el BCRA no logrará sostener en el tiempo la tasa real anunciada –con alto impacto en los costos de financiamiento del sector público y privado-, a costa de que la inflación se desacelere algo más lento que lo esperado por el concenso, los bonos CER que rindan a tasa positiva, comienzan a cobrar atractivo.

En resumen: el potencial de los Bonos CER viene dar por el hecho de que se regirá por la inflación total mientras que las tasas de las Letras están sujetas a la inflación núcleo.

Claro, como te dijimos hay otras formas de vencer la inflación. Te contamos el secreto en el siguiente Informe Especial al que podés acceder de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta