¿Invierten mejor las mujeres o los hombres?

Se dice que el ámbito de las finanzas sólo es para hombres. ¿Es tan así?, ¿cómo se desempeñan las inversoras en la Bolsa? Descubrilo en este artículo de Inversor Global.

A pesar de lo que cualquiera pudiera creer (debido a los mitos que existen) un estudio del profesor Terry Odean de la Universidad de California en el que se combinan factores biológicos y psicológicos concluyó, de hecho, que las mujeres tienen más ventajas para invertir que los hombres.

¿Sorprendido?

La investigación se realizó a lo largo de dos décadas en las que se fueron escogiendo diferentes sujetos para estudiar. Según este análisis que se dio a conocer ya hace más de cinco años, las mujeres suelen sacar una rentabilidad de algo más de un 2% superior a la de los hombres. Y si las mujeres trabajan en grupos y se comparan con equipos masculinos la rentabilidad de sus inversiones es un 1,4% superior.

¿En qué difieren?

El trabajo explica que hay ciertos patrones psicológicos y biológicos que conforman estas diferencias. Los hombres suelen hacer operaciones con un 45% más de frecuencia que las mujeres. En esta obsesión por hacer trading es donde pierden parte del terreno frente a sus rivales mujeres. “La mejor gestora de renta variable española invierte en estas empresas”

Otro de los errores que los hombres cometen con más frecuencia con respecto a las mujeres es que suelen agarrarse a operaciones fallidas durante un periodo más largo de tiempo que las mujeres. Además, los expertos dicen que suelen ser más confiados que las inversoras y que en este proceso suelen prescindir de opiniones y asesoramiento.

El estudio de la Universidad de California muestra que uno de los principales problemas de los hombres es que suelen sentirse observados y juzgados por sus compañeros, por lo que tienden a tomar decisiones más arriesgadas para reforzar su dominación.

Explican que como las mujeres toman menos riesgos tienen menos opciones de dejarse llevar por las emociones, suelen analizar más antes de tomar decisiones. En definitiva, son más pacientes.

De hecho, están menos predispuestas a vender durante periodos de pánico o subirse al tren ganador durante los rallies.

En esta línea, un estudio de Barclays y Ledbury Research explicaba hace unos años que las mujeres tienen más probabilidades de ganar dinero en las bolsas porque no asumen tantos riesgos. Ellas compran y mantienen quizá porque tienen menos confianza, o son más sensatas –según como se mire-.

Este informe explicaba que “las mujeres son más proclives que los hombres a tener mayores deseos de autocontrol”, concluye esta investigación. En otras palabras, ellas operan menos y ganan más. “Las mujeres tienden a tener una menor serenidad y un mayor deseo de autocontrol, que se asocia con una tendencia a utilizar estrategias de autocontrol. Además, tienden a creer que estas estrategias son eficaces”.

Quizá esto explique los resultados de un informe que preparó Merrill Lynch hace ya más de una década en el que se explicaba que el el 35% de las mujeres mantenía su inversión demasiado tiempo, frente a un 47% de hombres. “La baja rentabilidad ha venido para quedarse 20 años más”

Asimismo, de acuerdo con un artículo escrito por la cofundadora y CEO de la firma de inversiones Ellevest, Sallie Krawcheck, los inversores pertenecientes al género masculino tienden a sucumbir con mucha más facilidad ante el pánico que las féminas.

En consecuencia, en algunas oportunidades éstos toman decisiones de negocios erradas. El caso de las inversoras es totalmente distinto, puesto que la tranquilidad es el lema de su cartera.

Aunque esto parezca mucho más positivo, la realidad es que los extremos nunca son beneficiosos. Comparativamente con los hombres, el portafolio de éstas puede carecer de posiciones debido a su pasividad. En vista de que el momento es propicio para salir a la cacería de oportunidades subvaluadas, este comportamiento debe cambiar.

Guerra de estilos


Deja tu respuesta