Garantizá tus ganancias invirtiendo con esta estrategia

Aunque resulta muy difícil dar con el momento correcto para comprar o vender cualquier activo financiero, vos podés ser lo suficientemente preciso en ello si empleás el método que te presentamos a continuación.

Es probable que alguna vez hayas leído un artículo financiero en el que mencionaban el “momentum” de una acción. Si no entendiste a qué hace referencia el término, en esta oportunidad vamos a explicártelo, ya que te puede ser muy útil en tu estrategia de inversión y te ayudará a obtener ganancias extraordinarias. 

Invertir en función del “momentum” de un activo permite maximizar los retornos de las inversiones en el largo plazo si se hace de manera correcta. Pero ¿cómo se logra esto?

Partamos por explicar a qué se refiere el concepto.

¿Qué quiere decir momentum?

En la jerga financiera el “momentum” se refiere al impulso bien sea alcista o bajista que puede recibir un instrumento de inversión durante cierto período de tiempo. Mientras más acentuada sea la tendencia del activo en cuestión, mayores son las probabilidades de que continúe moviéndose en esa dirección. Es importante dejar claro que no se trata de un comportamiento permanente, sino de un ciclo que responde a ciertos elementos tanto propios del título, como de las condiciones externas que le favorecen.

De esa manera, si una acción gana 45% en un período de 12 meses y otra gana 25% en ese mismo tiempo, la primera cuenta con un “momentum” positivo de mayor magnitud en ese año. En la práctica, esto no es tan simple como parece pero es posible dominar el principio a favor de tus inversiones aplicando ciertos trucos. 

Cómo aprovechar el “momentum” para obtener ganancias

Las estrategias de inversión basadas en este impulso del que te hablamos no son especulativas. De hecho, cuentan con fundamentos académicos, ya que existen estudios de investigación que demuestran la excelente performance a largo plazo de las apuestas financieras realizadas en función del momentum. 

De acuerdo con datos del site financiero Tradingfloor, las acciones que presentaban un momentum al alza entre 1927 y 2014 obtuvieron una tasa de retorno promedio de 9,5%, por lo que no queda duda de que invertir a partir de esta variable es una estrategia acertada y rentable.

Esto se debe principalmente a dos razones: en primer lugar, las acciones con mayor impulso en un momento dado suelen ser sumamente volátiles por lo que sus movimientos al alza o a la baja son bastante significativos. En esa línea, el inversor que se posiciona en estos papeles obtiene una recompensa importante por el riesgo asumido. 

Por otro lado, el comportamiento de los inversores influye en gran medida sobre el comportamiento de una acción que viene presentando cierto tipo de tendencia. Las expectativas del mercado impactan sobre el precio de los papeles provocando un mayor volumen de compra si existe optimismo en el marco del momentum, o de venta si sucede lo contrario.

Esta dinámica a su vez, condicional la escalada o desplome de las cotizaciones a futuro, validando de esa manera el momentum de los activos. Se trata de una especie de ciclo autosostenido.

Ahora que está claro como funciona el efecto momentum, podés pensar en establecer una estrategia financiera enfocada en este principio para obtener ganancias atractivas.

Según información de Tradingfloor,
para invertir en base a este fundamento se debe fijar una perspectiva de mediano plazo, en vista de que los resultados suelen ser más modestos cuando se trata de períodos de tiempo muy cortos o muy largos. En ese línea, en lapsos de tres, seis, nueve o doce meses, las estrategias de momentum muestran una gran efectividad.

Por el contrario, cuando los plazos son de un mes o inferiores, las variaciones de precios con frecuencia se revierten rápidamente. Lo mismo sucede cuando la estrategia se aplica a 3 años o más tiempo.

Otro aspecto de gran importancia al decidir cuál de los activos que presenta un buen momentum te conviene más tiene que ver con el resultado que arroja combinar el mometum absoluto y momentum relativo. El primero se refiere a los retornos del activo en sí, mientras que el segundo surge de comparar el rendimiento inicial con el del índice bursátil que agrupe a los papeles de la misma categoría. Cuando las cotizaciones muestran momentum positivo en ambos casos, la estrategia tiende a ser más efectiva.

La volatilidad también es un punto de referencia importante en este sentido. Si te topás con dos acciones que presentan momentums muy similares, te conviene elegir la que presente menos volatilidad, ya que en ese caso podés obtener una mejor combinación entre riesgo y retorno para la apuesta.


Las brechas entre precios son elementos a evitar. Los inversores cuya estrategia de momentum es acertada generalmente buscan instrumentos financieros que mantengan tendencias positivas continuas y estables. Si gran parte de las ganancias logradas por un título se producen de manera brusca y repentina, puede que se producto de un hecho aislado o momentáneo y no se trate de una tendencia de precios a mediano plazo.

Tené en cuenta que si bien este tipo de estrategia de inversión puede ayudarte a obtener ganancias, es importante analizar otros aspectos de una acción antes de invertir en ella. Los fundamentos financieros de la empresa vinculada al activo son clave para establecer proyecciones de su futuro, independientemente del momentum que esté viviendo el mismo.

Si te estás iniciando en el mundo de las finanzas, es posible que tengas un sinfín de interrogantes que van más allá de la estrategia que acabamos de presentarte. Si querés obtener las respuestas a las preguntas que pueden estar cruzando tu cabeza en términos de plata, ingresá a este Informe Especial, totalmente gratuito que Inversor Global preparó exclusivamente para vos.

Deja tu respuesta