Esta es la traba que te impide comprarte un vehículo

El Gobierno congeló el impuesto a los autos con lo que tiraría abajo las ventas del sector automotriz, dejándolo imposibilitado de subir los precios a pesar de la inflación.

Una rebaja de los impuestos. Lo pedían automotrices y concesionarias como el único modo de lograr un incremento de las ventas, un beneficio que te habría alcanzado porque es sinónimo de precios más accesibles, pero no pudo ser.

Te hablamos de la prorroga que el Gobierno decidió sobre el impuesto a los autos que se aplica sobre los modelos que cuestan más de 350.000 pesos.

Esto quiere decir que cuando el vehículo alcanza ese piso, sus titulares pagan 10% de impuesto a los autos. En cambio, aquellos con un costo superior a 800.000 pesos abonan 20%.

Sí, hoy más que nunca te conviene analizar la nueva línea de créditos que lanzó el Gobierno.

Ventas por el piso

Es una situación que preocupa al sector industrial, en donde aseguran que con las proyecciones de aumentos en los precios que se esperan para los próximos meses, más vehículos abonarán el impuesto y esto repercutirá en mayores caídas en las ventas.

De hecho, en junio ya se registró una baja de 18% que terminó con la racha de tres subas consecutivas, y el semestre cerró con un crecimiento en las ventas de 5%, alrededor de 330.000  unidades.

¿Por qué insisten en el impuesto a los autos?

La historia es conocida, pero pertenecía, hasta ahora, a la gestión kirchnerista. En ese momento argumentaban que se aplicaba a los autos de lujo y se gravó con 30% y 50% a unidades con precios por encima de los 265.000 pesos.

Durante el segundo semestre, el Ford Focus Titanium podría aumentar sus precios en 40.000 pesos. Sucederá si la inflación sostiene su ritmo actual, los precios la acompañan y el Gobierno mantiene su decisión de no actualizar el impuesto a los autos pese a la devaluación y las alzas de costos en las empresas.

No es el único en esa situación…

Un cálculo de la consultora Abeceb estimó que si la inflación mensual del segundo semestre se mantiene en 2% y los precios de los autos se ajustan en línea con ese ritmo, seis modelos nacionales comenzarían a pagar la alícuota que se traduce en incrementos inmediatos de precio.

¿Conocés los planes para comprar autos en 2016?

Impuesto a los autos es menos competencia

Lo que las automotrices le debaten al Gobierno es que ese congelamiento dará menos posibilidad de competir a los autos nacionales contra los importados, lo que impactará en el empleo o la eliminación de las versiones más caras.

Pero Francisco Cabrera, ministro de Producción, sostuvo que la decisión se tomó porque el tipo de cambio no preserva variaciones significativas, por lo cual si se subiera el piso del impuesto a los autos, sería probable que los precios también suban, para permanecer por debajo.

En caso contrario, al mantener el impuesto a los autos, Cabrera considera que los precios se conservarán y, simultáneamente, se mantendrían los valores de los más baratos, para evitar superar la barrera.

Lo cierto es que con esta decisión, el Ejecutivo se asegura no perder recaudación, pero además sube el precio de vehículos importados de alta gama para que no compitan con los nacionales.

Los modelos por debajo de 200.000

Pero la realidad golpea de frente…

Los autos 0 km han aumentado 21,5% en cuatro meses y solo existen cinco modelos por debajo de los 200.000 pesos. Si se lo compara con el salario mínimo, se necesitarían 30 sueldos de 6.810 pesos para acceder a un nuevo vehículo.

El auto más barato del país hoy es, según datos actualizados, el Renault Clio Mio 3P Expression, que cuesta 173.100 pesos. Ese modelo tiene otras versiones: Dynamique en 196.900 pesos y Confort en 189.200 pesos.

Luego aparece el Cherry QQ Light Security en 183.040 pesos, que también tiene otras dos versiones: QQ Confort y Nuevo QQ por debajo de los 200.000 pesos.

También están el Volkswagen Gol Trend en 186.478 pesos y el Nissan March Active Pure Drive en 190.999 pesos. El Up! 1.0 take up! + AA3P de Volkswagen, que tiene un valor de 197.749 pesos.

¿Qué buscaban las automotrices?

Las automotrices negociaban para modificar ese piso hasta 400.000 pesos, lo que podría llevar a una rebaja en el precio de los automóviles de hasta el 20%. También se habló de llevar la escala más alta a un piso de 900.000 pesos.

En las deliberaciones del Ejecutivo, se acordó que aumentar estos valores convalidaba los incrementos de precios realizados a comienzo de año por parte de las terminales.

Lo cierto es que no se abandonó en el seno del oficialismo la idea de una modificación gradual de este impuesto. De hecho, Alfonso Prat Gay ha sostenido que podría eliminarse dado que no significa un aporte importante.

Ante la caída de las ventas, las automotrices han intentado seducir a sus clientes con descuentos de hasta 25% por pago de contado y 12 cuotas sin interés.

Si además querés saber cuánto te costará mantener tu auto, te presentamos el siguienteInforme Especialelaborado por el equipo de Inversor Global, que podés revisar de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta