Entender la economía para saber dónde invierto

InversorGlobal te acerca una herramienta introductoria para comenzar su camino en el mundo de las finanzas globales de la forma más instruida posible. El trayecto es largo, pero vale la pena.

Diego Martínez Burzaco

La historia de muchos grandes y pequeños inversores ha demostrado que no hace falta ser un economista para realizar buenos negocios en la Bolsa y hacer crecer los ahorros a lo largo del tiempo. Sin embargo, estoy seguro de que cualquier persona que tuvo éxito con sus inversiones o que lo tendrá en el futuro, lo hará habiendo comprendido el ABC del comportamiento de la economía en forma agregada.

Los tiempos actuales nos muestran una dinámica de cómo funcionan las cosas muy difícil de entender, sobre todo porque estamos evidenciando comportamientos extraordinarios, nunca antes vistos, por los principales hacedores de política económica en el mundo.

Ante esta situación incierta, sobre la que no se tiene registro comparativo alguno, lo mejor es volver a las bases y entender cómo funcionan los mecanismos de transmisión de la política monetaria en el precio de los activos financieros, sean bonos u acciones.

Mucho hemos escuchado hablar sobre si la Reserva Federal subirá o no las tasas de interés en lo inmediato, si comenzará a restringir su política monetaria o si el Gobierno de los Estados Unidos intentará suavizar la tendencia de su abultado déficit fiscal.

Si bien son temas recurrentes en cualquier medio de finanzas, el inversor debe conocer qué impacto tiene cada política para poder afrontar de la mejor manera los cambios de escenarios que vendrán.

En términos simples, los dos agentes hacedores de políticas económicas más relevantes son el Gobierno y el Banco Central.

El primero se ocupa de la política fiscal, ya sea haciéndola más expansiva o más restrictiva a través del manejo de dos variables centrales como ser el gasto público y los impuestos. Cuando quiere hacer una política fiscal expansiva puede aumentar el gasto público o disminuir los impuestos. Para el caso contrario, la política fiscal contractiva se realiza disminuyendo el gasto público o subiendo las alícuotas de los tributos.

En segundo lugar tenemos al Banco Central, encargado de la política monetaria a partir del manejo de la oferta monetaria (cantidad de dinero en la economía) y de la tasa de interés. Cuando esta entidad desea estimular la actividad, entonces realiza una política expansiva aumentando la cantidad de dinero (mayor emisión) o reduciendo la tasa de interés, mientras que para hacer la política opuesta -de contracción- lo que puede hacer es reducir la oferta monetaria o subir el costo del dinero.

Para algunos, los conceptos anteriores pueden resultar básicos, mientras que para otros seguramente son novedosos.

Luego, hay que medir el impacto de esas políticas sobre el precio de los activos financieros, sean acciones o bonos. En líneas generales, se supone que las políticas económicas expansivas favorecen más a los activos de renta variable que a los de renta fija, mientras que el impacto es el contrario con políticas económicas contractivas.

Sin embargo, la compleja estructura económica actual, en el marco de un mundo totalmente globalizado, deja abierta la posibilidad de múltiples impactos secundarios que son difíciles de explicar en un par de líneas y requieren de una dedicación mucho más abarcativa.

Esto se trata tan sólo del puntapié inicial y mucha más información y consejos tenemos para brindarle desde InversorGlobal. Nuestro Programa Acelerado para Invertir como un Experto lo llevará a descubrir todo lo necesario para ganar dinero, aun en el actual escenario económico global que presenta una gran carga de incertidumbre.

Deja tu respuesta