¿En qué consisten los “Bonos Panda”?

La Argentina tomará deuda en yuanes para diversificar sus fuentes de financiamiento y así centrarse en el plan de expansión que tiene China para ganar participación en los mercados.

En el mundo de las finanzas internacionales es habitual encontrarnos con motes pintorescos. Los especuladores son osos o toros; existe una “hora bruja” y, como era de esperarse, los bonos también tienen nombres curiosos que pueden resultar interesantes.

No se trata únicamente de pasar el rato, sino que también nos sirve para aprender sobre bonos internacionales, que son bastante comunes y sirven como alternativas de inversión diversificada sin necesidad de acudir a la renta variable.

Por ejemplo, los bonos Bulldog son aquellos emitidos en libras esterlinas para el mercado británico por empresas extranjeras y alrededor del mundo, los títulos en renta fija con nombres curiosos se replican.

Tenemos bonos Canguro (en dólares australianos); bonos Arce (en dólares canadienses) o Bonos Panda (emitidos en yuanes y cada vez más habituales por la crecientes importaciones a escala mundial de las finanzas chinas.

¿Cómo funcionan los Bonos Panda?

En otras palabras, el Bono Panda es un título en yuanes que los países colocan a entidades chinas del sector financiero, como el Banco Popular, el Banco de China o el HSBC; y algunas agencias exteriores del mismo país.

Llamativamente, en cada acuerdo que selló el Gobierno chino con las respectivas nacionales para la colocación de estos bonos nunca se precisó la tasa de interés ni el vencimiento de la deuda que terminaría concretándose.

Una fuente de financiamiento

En ese contexto, el Ministro de Hacienda y  Finanzas, Alfonso Prat Gay, viajó a China y acordó que la Argentina tomaría deuda en yuanes durante los próximos meses para diversificar sus fuentes de financiamiento y así montarse en el plan de expansión que tiene China para ganar participación en los mercados.

El objetivo del Gobierno es obtener recursos chinos mediante la emisión de los llamados “Bonos Panda”, que son títulos nominados en yuanes que colocan las economías a entidades financieras china y que luego son vendidos en el mercado local.

De concretarse, empezaría con una colocación menor a los 500 millones de dólares, similar a la que ya se comprometieron a hacer con esa nación otros países del mundo.

El tamaño de esta colocación es el mismo que en los últimos meses han acordado países como el Reino Unido, Polonia, Nigeria, Corea, Rusia y Dubái.

La explosión del yuan

El beneficio que China ve a cambio en estas operaciones es lograr una mayor inserción internacional para su moneda en los mercados financieros globales y, al mismo tiempo, buscar que la Argentina empiece a usar el yuan como soporte para el comercio bilateral.

Un estudio del banco de inversión HSBC, realizado en todo el mundo, proyectó que espera que el yuan pase de representar el 20% al 50% de las transacciones de China en el exterior.

La Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial prevén que el mercado de los Bonos Panda superará los 320.000 millones de yuanes durante los próximos cinco años.

El acuerdo China-Argentina

Actualmente, el único compromiso financiero que tiene la Argentina con el Banco Popular de China es el swap de divisas que acordó con el Banco Central.

La línea, que llega a los 11.000 millones de dólares, fue un recurso de última instancia de Alejandro Vanoli para sumar reservas, en un momento de estrés cambiario, y disipar el riesgo de una devaluación, y fue parte de un acuerdo estratégico que concretó e incluyó simultáneamente inversiones directas, con facilidades de pago, para los proyectos de las represas Kirchner-Cepernic y del Belgrano.

Ese tema formó parte de la conversación que mantuvieron el ministro Prat Gay y el titular del Banco Central chino, Zhou Xaochuan, durante la reunión de ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G-20, realizada en la ciudad de Chengdu.

¿Cuál es el entramado de este acuerdo?

Básicamente optimizar la relación y confianza entre ambos países. La emisión de los Bonos Panda servirá así para diversificar las fuentes de financiamiento que tiene el país.

En principio, se pensó que el presidente Mauricio Macri daría marcha atrás a los acuerdos alcanzados entre China y Argentina durante los dos gobiernos kirchneristas, pero una vez en el poder fue diferente.

El mandatario sostuvo que el flujo inversor “debe crecer e invito a las empresas chinas a que vengan a la Argentina. “No solo las energéticas, también para construir puentes, trenes y rutas”.

Además, el Presidente pidió un intercambio comercial más balanceado en el que se puedan exportar más servicios y vender más productos con valor agregado.

En este sentido, expresó su deseo de ampliar los lazos bilaterales al ámbito del turismo, por ejemplo, con el aumento de la conectividad entre ambos países y de esta forma que la Argentina pueda recibir una mayor cantidad de visitantes de la nación asiática.

¿Sabés como invertir en bonos? Te presentamos todos los tips para entenderlos en este Informe Especial al que podés acceder de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta