¿En qué consiste la reforma tributaria que se viene?

La carga impositiva saltó desde 19,9% hasta 34,9% entre los años 2003 y 2015, de modo que Mauricio Macri planteará modificaciones en la discusión del Presupuesto 2017.

Es un hecho: habrá reforma tributaria y los impuestos que incluye son Ganancias, Bienes Personales, IVA, monotributo, impuestos internos, renta financiera y un revalúo inmobiliario en el interior. ¿Sabés en que consiste en detalle?

El presidente Mauricio Macri adelantó que habría una reforma tributaria ya a principios de año: “en la Argentina nos debemos un profundo cambio en los gravámenes. Es un buen momento para empezar a plantearlo en la discusión del Presupuesto 2017”.

El Instituto Argentino de Análisis Financiero (IARAF) que asesora al Ejecutivo en la reforma ha sostenido que durante 2003, con Néstor Kirchner en el poder, la carga tributaria representó el 21,4% del PBI, mientras que en el 2015, ésta ya alcanza 34,9%, el mayor valor de la serie histórica.

El Ministerio de Hacienda y Finanzas muestra un salto más radical: en ese período la carga pasó de 19,9% a 34,9%.

¿Qué persigue la reforma tributaria?

Lo que busca es bajar la presión tributaria que aumentó al doble entre 2003 y 2015, a través de la reducción de impuestos como el IVA –se tomó un primer paso al excluir a jubilados de su cobro cuando se trata de satisfacer necesidades básicas-, o la eliminación de otros que son distorsivos como Bienes Personales o los ingresos brutos que cobran las provincias.

Otra modificación que se analiza es el pago a cuenta de Ganancias del Impuesto al Cheque y volver a las escalas del mínimo no imponible para los trabajadores de cuarta categoría de Ganancias que funcionaba antes del gobierno de Fernando De la Rúa, a comienzos del 2000.

Parte de la lista incluye la eliminación de la figura del Monotributo y que se paguen dos impuestos básicos como el IVA o Ganancias, pero con mayores niveles de mínimos no imponibles que sean actualizados automáticamente cada año.

Adiós a Bienes Personales

Bienes Personales tiene una incorregible tendencia a distorsionarse con el pasar del tiempo por efecto de la inflación.

Su última actualización fue en 2007 cuando se llevó el mínimo a 305.000 pesos, equivalentes a 100.000 dólares, pero durante el gobierno de Cristina Kirchner y el de Mauricio Macri hubo devaluaciones que sumamos a la inflación, con lo que el tipo de cambio ronda en torno a 14 pesos.

Así es como al 31 de diciembre de 2015, esos 305.000 pesos eran apenas 21.000 dólares. Cualquier persona con un pequeño departamento debe abonar este impuesto sin que implique riqueza necesariamente, de modo que se ha desnaturalizado por el efecto nocivo de la inflación.

Saludos al impuesto a la herencia

¿Qué hará la administración macrista en consecuencia?

Sustituirlo con el impuesto a la herencia. La idea es subir progresivamente el mínimo hasta 2019.

Para 2017, por ejemplo, subiría a 800.000 pesos. Luego se saltaría a 950.000 en 2018 y 1.050.000 en 2019, tras lo cual desaparecería.

El impuesto a la herencia es de común aplicación en Estados Unidos, Reino Unido, Japón, España, Francia o Suecia y otros más cercanos como Brasil, Uruguay y Chile. Argentina perteneció a este grupo de países hasta 1976 cuando fue derogado.

Un impuesto a la herencia es un gravamen a la transmisión gratuita de bienes, entre las cuales se incluyen: donaciones, legados, beneficios por fideicomiso, otros originados por cobro de seguros cuando quien los contrató no es el beneficiario.

Viejos y nuevos impuestos se suman

Para la recuperación de contribuyentes se evalúa el impuesto inmobiliario, una competencia de las provincias y sus legislaturas. En algunas, la valuación fiscal de las propiedades está desactualizada y miles de viviendas o campos se reinscribirían al valor de mercado y deberían tributar.

El impuesto a las Ganancias es otro conocido que vendrá con cambios. Macri anunció la suba de 15.000 a 30.000 pesos del mínimo no imponible y dijo que las escalas se reformarán en 2017, pese a su promesa a los sindicatos de que sería este año.

La suba del mínimo fue un primer paso y a lo largo del año se puede conversar en el Congreso para ordenar las escalas y el sistema impositivo en general.

Otra cuestión que se ha conversado es elevar el tope de facturación del monotributo, de 400.000 pesos. Quienes lo superen deberán pasar al régimen de autónomos y pagar IVA y Ganancias.

También se evalúa una suba en impuestos internos que se aplican al tabaco, bebidas alcohólicas, gaseosas, automóviles, telefonía celular, objetos suntuarios, embarcaciones y aeronaves, pero con cautela para no dañar las economías regionales.

¿De qué se encarga la comisión gubernamental?

El presidente Mauricio Macri conformó la “Comisión de Análisis para la Reforma Tributaria”, en aras de llevar adelante los cambios planteados. Este cuerpo funciona bajo las órdenes del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay y se encargará de presentar al Congreso todo el plan.

Esta comisión tiene previsto analizar la reforma del sistema de Coparticipación Federal de Impuestos que rige desde el Pacto Fiscal de 1992, pese a que la Reforma Constitucional de 1994 había establecido un plazo máximo de 10 años para concretar el cambio.

¿Querés saber cuántos impuestos se cobran en la Argentina? Te lo contamos en este Informe Especial, elaborado por el equipo de Inversor Global de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta