El nuevo Procrear: todos los detalles sobre el relanzamiento

No habrá más sorteos y las familias no tendrán que construir su vivienda, sino que directamente podrán comprarla terminada a tasas que van del 2% al 17%.

El Programa de Crédito Argentino del Bicentenario para la Vivienda Única Familiar, mejor conocido como Procrear, renació. ¿Sabés cuál es el nuevo piso salarial para solicitarlos?, ¿dónde inscribirte? o ¿cómo se asignan los créditos? En seguida te lo contamos.

El plan Procrear fue originalmente implementado por Cristina Kirchner en junio de 2012. La idea era entregar créditos para la construcción de viviendas populares, mediante financiación proveniente del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS).

La iniciativa se dio ante la carencia de una política hipotecaria por parte de la banca privada, que a su vez se justificaba en el hecho de que financiar una vivienda a largo plazo es imposible por el peso de la inflación.

Ese mismo año se inició con Procrear a través de un sorteo de créditos, con transmisión en vivo por la Televisión Pública. Los candidatos debían contar con terreno propio para construir la vivienda y cumplir con la documentación exigida para abrir una cartera de crédito.

La meta era simple: 100.000 créditos al año, hasta llegar al 2016, cuando sumarían un total de 400.000 viviendas nuevas.

¿Cómo funcionaban los créditos de Procrear?

Los créditos Procear tenían un interés creciente, es decir, la tasa subía en la medida en que el aspirante tenía mayores ingresos. Iba del 2% al 17,65%. También se achicaba de 30 a 20 años el plazo de pago.

Los créditos iban de 200.000 a 350.000 pesos. A 3.000 pesos el metro, se podía construir una vivienda de 66 metros cuadrados.

Pero desde que llegó Mauricio Macri a la Presidencia, se reformuló el plan para incrementar drásticamente las tasas de interés y excluir a los sectores de bajos recursos al elevarse significativamente el ingreso mínimo requerido. ¿Querés conocer los detalles?

Procrear II: la fase macrista

La primera diferencia con el plan ideado por el kirchnerismo, es que las familias no tendrán que construir su vivienda, sino que directamente podrán comprarla ya terminada, de modo que compite con los planes hipotecarios que ofrece la banca.

Además, podés decir adiós a los sorteos. De acuerdo con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se apunta a que el aporte se dedique a quien realmente lo necesite, es decir, sectores con menos recursos, madres solteras o familias numerosas.

Otro dato clave que cambia a partir de ahora: el FGS no se encargará de financiar más los créditos. Será a través del Tesoro y fondos de organismos internacionales.

Por ejemplo, la semana pasada, el Gobierno dispuso la emisión de una Letra del Tesoro por 2.000 millones de pesos destinada a financiar el programa, con vencimiento en junio de 2018 y una tasa de interés de 17% nominal anual pagadero al vencimiento.

Si bien se iniciará con recursos previstos por más de 5.000 millones de pesos, desde la Casa Rosada, aspiran a que pueda incrementarse esta cifra con el correr del tiempo.

Lo que tenés que saber del nuevo Procrear

  1. El ingreso familiar debe sumar entre dos y cuatros salarios mínimos, lo que oscila entre 15.120 pesos y 30.240 pesos a partir de septiembre de 2016, para una vivienda única familiar, nueva o usada, de hasta 1.500.000 pesos.
  2. La asignación de créditos funciona mediante un sistema de puntaje transparente que prioriza a las familias que más lo necesitan, de acuerdo con su situación socioeconómica, vulnerabilidad del área donde viven y número de hijos menores o personas a cargo.
  3. Durante julio y agosto, las familias podrán completar una solicitud a través de la web de ANSES para inscribirse en el programa, pero no será hasta septiembre cuando sea la primera selección según el puntaje.

¿Quién otorga el crédito?

El sistema de Procrear selecciona a los subsidiados mientras que los créditos hipotecarios serán otorgados por una serie de bancos asociados al programa.

NSCRIPCION PROCREAR

¿Cómo son las tasas de Procrear?

El programa subsidia parte del monto de la vivienda, pero no la tasa de interés que estará denominada en Unidades de Vivienda (UVI), el índice creado por el Gobierno que se ajusta al ritmo de la inflación y permite reducir la cuota inicial, de modo que sea rentable para el prestador.

El objetivo de la administración macrista es que el valor de la cuota sea equivalente a lo que se cobra por alquiler.

Veámoslo en un ejemplo: una familia con hijos y un ingreso familiar de 16.000 pesos, podría acceder a un crédito hipotecario a 15 años para una vivienda de 900.000 pesos con una cuota inicial de 4.000 pesos.

De este modo, podés ingresar a una vivienda de hasta un millón de pesos.

Si en cambio los ingresos ascienden a 25.000 pesos en la familia y ahorás 175.000 pesos de cuota inicial, podrías acceder a una vivienda de hasta 1.165.725 pesos a través de un crédito a 15 años y una cuota de 6.250 pesos.

¿Cuál será el objetivo del nuevo Procrear?

El subsidio será progresivo: la bonificación es superior cuanto menor es el valor de la vivienda.

El nuevo tramo del Procrear establece que, en el caso de las familias sin hijos, la bonificación será de 200.000 pesos para viviendas de hasta 1.000.000 de pesos;  y de 100.000 pesos para las propiedades que excedan ese valor –el máximo es de 1.500.000 pesos-.

El compromiso que aseguran asumir en ANSES es terminar casi 25.000 viviendas en todo el país, otorgando subsidios a 20.000 familias con ingresos medios o bajos.

Procrear y el Plan Nacional de Viviendas

El relanzamiento de Procrear se suma al Plan Nacional de Viviendas de Mauricio Macri que tiene tres finalidades: reducir el déficit habitacional, reactivar al sector construcción como fuente generadora de empleo y contrarrestar medidas poco populares como la suba de tarifas.

El Plan Nacional de Viviendas aspira a crear 200.000 puestos de trabajo en cuatro años, al comenzar a atender la falta de un millón de viviendas y las deficiencias estructurales que afectan a otros 2,5 millones de hogares.

Además, busca responder a una creciente tendencia: en el año 2001, dos de cada tres ciudadanos tenían vivienda propia, pero ese número se redujo a uno de cada dos. ¿Por qué? La cantidad de inquilinos aumentó del 22% al 32% y de las personas que ocupan una vivienda de forma irregular, del 7,7% al 10,5%.

Si te preguntás si 2016 es el mejor momento para comprar una vivienda, te lo respondemos en el siguiente Informe Especial elaborado gratuitamente para vos.

Deja tu respuesta