Conocé la nueva moda entre los inversores

El coworking permite a independientes compartir un espacio que no solo están aprovechando emprendedores, sino también inversores. ¿Cómo?

La regla en el mundo de los negocios es evolucionar. Volvamos una década en el tiempo: dimos el paso para trabajar de manera independiente, “¿ahora a dónde vamos?”. El menú de opciones era bastante restringido: empezar en el departamento o hacerlo en un cibercafé, pero hay una nueva modalidad que no solo están aprovechando emprendedores, sino también inversores.

Se trata del coworking, una forma de trabajo que permite a profesionales independientes o emprendedores de distintos sectores, compartir un mismo espacio de trabajo para desarrollar proyectos independientes. El fin: generar un sentido de pertenencia a una comunidad.

Y es una tendencia en auge en la Argentina…

Coworking en auge

La razón es simple: los trabajadores independientes que utilizan plataformas web para sus tareas alcanza las 200.000 personas en la Argentina. Si contamos la cifra a escala mundial, entonces ascendería a 19 millones, según Freelancer.com, la web más grande del mundo de empleo independiente.

Esta modalidad es cada día más común porque ofrece la posibilidad de contar con una oficina con un contrato de alquiler más flexible que permite un ahorro hasta de 50%.

La estimación señala que en Buenos Aires existen más de 50 espacios de coworking y más de 2.000 trabajadores que escogen esta modalidad.

En Argentina, los freelancers viven generalmente en las grandes ciudades como por ejemplo Gran Buenos Aires (35%); Ciudad de Buenos Aires (15%); Córdoba (12%) y Rosario (7%).

El resto se desarrolla en el interior del país, principalmente en Mar del Plata, La Plata, Santa Fe, Mendoza, Tandil o Bahía Blanca, de acuerdo con datos de Frelancer.com.

Idea de negocios

No solo son escritores, cineastas o publicistas, también hay grandes empresas que vieron en esta modalidad una oportunidad para brindar un ámbito creativo.

La idea es que no trabajen desde casa, pero que estén más cerca de ella, como es el caso de compañías en la provincia con empleados en Capital Federal.

Más allá de pertenecer a una comunidad, otra de las ventajas para los que recién arrancan es que trabajar en estos espacios no requiere de inversión en equipamiento, debido a que ofrecen desde acceso a Internet hasta cocinas equipadas.

¿Cómo pueden los inversores aprovechar esta oportunidad?

Cualquier puede generar dinero con esta modalidad de negocios. Te contamos cómo funciona…

La desarrolladora Hoteles de Innovación & Trabajo (HIT) ha levantado tres oficinas  que ofrecen la modalidad arrendando un piso entero, con costos desde 3.000 pesos para un escritorio a 10.000 pesos para una oficina privada, con servicios incluidos.

Otro es el Distrito Tecnológico de Parque Patricios que proyecta unos 10 proyectos que implican una inversión de 500 millones de dólares.

Probablemente ya estés calculando el alcance de este negocio. Puede ser un boom en los próximos años. ¿Entonces cómo llegar a ser partícipe?

El crowdfunding

La mayoría de nosotros ha escuchado hablar del crowdfunding como una forma de lograr financiación para un proyecto. Es tan simple como conseguir un grupo de personas interesadas en una idea y aportar una pequeña parte cada uno.

Es un modo de escapar a métodos tradicionales como la financiación bancaria, la deuda con familiares, recursos propios o inversores privados…

Así nació el crowdfunding para real estate. Desde que esta idea llegó a la Argentina, cualquier inversor puede entrar a un proyecto inmobiliario de distinta envergadura a partir de los 10.000 pesos. Así entran al mercado de bienes raíces que antes estaba cerrado.

El formato es conocido como micro financiación colectiva porque permite a pequeños ahorristas comprar acciones en proyectos como edificios de departamentos. Lo que lo hace tan atractivo es que al término de 8 o 9 años, podés ser propietario de un departamento o una oficina de características similares a aquellos en los que has invertido.

Ganancias esperadas

La rentabilidad como inversor dependerá de la cartera de productos escogidos, su grado de alcance y el nivel de riesgo que tengan.

Lo más interesante es que podés realizar inversiones en pesos sobre activos valuados en dólares, alcanzando una rentabilidad con la capacidad de competir con productos financieros, pero sirviendo como un refugio para tus ahorros.

Las tasas esperadas al cabo de un ciclo de 4 años rondan entre 30% y 80% en dólares, aproximadamente.

¿Querés saber otro modo de ganar con micro inversiones inmobiliarias? Te lo contamos en este Informe Especial elaborado gratuitamente para vos.

Deja tu respuesta